Thursday, 05 de December de 2019

Jueves, 03 Diciembre 2015 02:00

Alianzas anti natural




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

La crisis de los partidos políticos, queda evidenciada con esas alianzas antinaturales protagonizadas por el PAN y el PRD.


Dos partidos antagónicos, uno de derecha y otro de izquierda, corrientes políticas que nunca han coincidido en algo y que a lo largo de la historia moderna de nuestro país, se han combatido siempre.

 

Baste recordar la Puebla de los años sesenta y setenta, cuando surgió un movimiento llamado de Reforma Universitaria en la entonces Universidad Autónoma de Puebla, el cual dio origen a una lucha que llegó por momentos a la violencia verbal y física.

 

Esa lucha fue inicialmente entre la derecha y grupos liberales, que al final, en 1972, habían sido sustituidos por grupos formados en el Partido Comunista Mexicano, encabezado por el ingeniero Luis Rivera Terrazas.

 

Fue una lucha enmarcada en la Guerra Fría que sostenían Estados Unidos y países del llamado “mundo occidental”, por un lado, y la Unión Soviética de Repúblicas Socialistas, por el otro.

 

A nivel local, la derecha estuvo conformada por los grupos y organismos empresariales, el clero y las escuelas de tipo confesional; del lado de la izquierda, estaban la mayoría de los estudiantes y maestros de la UAP, organizaciones liberales, logias masónicas, maestros de escuelas oficiales y algunas organizaciones obreras.

 

En 1972 ganó la batalla la izquierda poblana y asumió la rectoría de la UAP el químico Sergio Flores, quien en su discurso de toma de posesión dijo ser miembro del Partido Comunista Mexicano.

 

Esa lucha se inició en 1961. Los liberales habían desbancado a la derecha que estaba en el poder dentro de la UAP, pero los problemas continuaron hasta que la izquierda sacó a los liberales y se adueñó de la situación.

 

A través de desplegados en la prensa local, volantes, declaraciones de uno y otro grupo y enfrentamientos también, trascurrieron varios años. Los maestros y estudiantes de la derecha crearon su propia universidad y los liberales e izquierdistas se quedaron con la UAP.

 

Bueno, pues todas esas luchas entre dos corrientes ideológicas antagónicas fueron hechas a un lado para dar paso a alianzas entre los dos partidos políticos representantes de dichas corrientes, con el pretexto de vencer al PRI electoralmente.

 

La alianza PRD-PAN ha dado lugar al desplome electoral del partido de la izquierda y a la división interna del partido de la derecha.

 

Y si van aliados a una elección, ya en la práctica se dividen sobre todo en el seno del Congreso de la Unión, donde adoptan posiciones diferentes.

 

El cambio de la dirigencia nacional perredista que ahora preside unex priista relevante, el académico universitario don Agustín Basave, hizo pensar a muchos que las cosas cambiarían y que una vez que “Los Chuchos” salieran del poder en el partido, las alianzas del partido del sol azteca sólo serían con otros de izquierda y grupos progresistas, pero se equivocaron.

 

El PRD ha anunciado ya su intención de continuar con esas alianzas. La dirigente estatal, Socorro Quezada Tiempo, ha dicho que la alianza entre PRD y PAN, parece inminente, que no se ha escuchado a la militancia y que se hará pese al descontento que provocará en las filas perredistas.

 

El PRD, que estuvo considerado en Puebla y en todo el país como la tercera fuerza política más importante, ha tenido que dejar ir a cientos de militantes que no aceptan alianzas con el partido representante de la tradicional derecha mexicana. Y en el PAN, hay grupos importantes de panistas que se oponen a las alianzas con el que fue su tradicional adversario de otros tiempos.

 

Ya en el poder, el PRD ha dado muestras de corrupción e ineficiencia.

 

El último caso ha sido el de el Estado de Guerrero, donde surgió, en un ayuntamiento perredista y durante un gobierno estatal perredista, el problema de los 43 desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

 

Al igual que el PAN, en el PRD se han infiltrado muchos oportunistas sin ideología, sin trayectoria social o política, pero que buscan enriquecerse fácilmente y de gozar del poder que les daría un puesto de elección popular.

 

Mañana le platicaremos sobre la debacle del PRI.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus