Saturday, 29 de February de 2020

Martes, 07 Abril 2015 02:10

Coincidencia casi total




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

TODOS O CASI TODOS LOS MEDIOS IMPRESOS del país coincidieron ayer: se inician las campañas electorales más frías, flojas y desangeladas de la historia reciente de este país.


Como bien dijo en su mini editorial La Jornada de Oriente, sección Tlaxcala, “sin definición ideológica, sin proyecto político, todo depende del encanto de los candidatos y las candidatas”.

 

Eso quiere decir que ya caímos en la trampa de la cultura política yanqui en la que las ideologías han muerto y el trabajo político se realiza no con base en propuestas para el mejoramiento general de la población, sino en la imagen que candidatos y candidatas proyecten.

 

Y como los candidatos de ahora no proyectan una imagen carismática, atractiva, entonces caemos en lo que también en La Cornada dice La Jornada de Oriente, sección Puebla, “ayer empezaron las campañas y la verdad no dan ganas de votar por nadie”.

 

Bueno, esa es la versión pesimista de la historia, pero también hay optimistas, son los que dicen que las campañas políticas, como la vida misma, constituyen un reto y ese reto en este caso, debe ser asumido por los partidos y sus abanderados para representar a los ciudadanos en el Congreso federal, es decir, de su trabajo, de su ingenio, de su sinceridad, dependerá que puedan sacudir un poco, sólo un poco siquiera, la modorra ciudadana que se aprecia por todos lados.

 

En este mundo todos los inicios son difíciles. Una campaña política no es la excepción. Hay dificultades que ahora parecen ser más serias que en otras ocasiones, por la situación general que se vive en el país y en el mundo.

 

Como comentábamos ayer, la situación económica difícil, el desempleo, la inseguridad, el alto índice de criminalidad que observamos por todas partes, por fortuna esto último no es grave aun en Puebla, inhiben la participación ciudadana en el proceso electoral que se avecina.

 

LOS CANDIDATOS NO PUEDEN REMEDIAR lo que ha estado pasando en el país desde hace años, pero sí pueden despertar confianza, la esperanza en un porvenir mejor. De eso se trata, de que los candidatos alienten la esperanza de los ciudadanos de poder llegar a una meta real que permita mejorar las cosas. Ojalá y puedan, porque el otro problema es la novatez de la mayor parte de los aspirantes y del oportunismo de otros.

 

La falta de oficio político, la falta de proyecto, la carencia de ideología política, es casi general.

 

Tampoco se trata de boicotear las elecciones o de impedirlas, como se está planteando en algunos estados, como Oaxaca y Guerrero. Eso sería peor que llevarlas a cabo con la mediocridad imperante en casi todos los partidos y en una gran cantidad de candidatos. Hay que participar y luego exigir a los electos como representantes populares, que asuman con seriedad su trabajo.

 

ANTE EL INCREMENTO DE LA POBREZA y del desempleo, las familias están sufriendo por los enormes gastos que representa la atención médica.

 

Las instituciones de salud oficiales están en declive: la gente se queja de la falta de medicamentos, de la tardanza para lograr análisis clínicos y luego de la atención de un especialista. Todo lleva un proceso lento y difícil, que desespera a los enfermos y sobre todo a sus familiares.

 

Recurrir a la medicina privada es sumamente oneroso: las consultas son caras, las medicinas también y los análisis clínicos no se diga.

 

Las alternativas que hay y que están siendo aprovechadas por muchas personas son los consultorios, las farmacias y los laboratorios del doctor Simi y los consultorios gratuitos de las farmacias del Ahorro, pero eso no es suficiente.

 

Urge una reestructuración en serio de las instituciones de salud tradicionales como el IMSS, el ISSSTE y el nuevo Seguro Popular, que por lo visto no aprovecha bien los recursos de que dispone, pues su servicio tiene las características negativas que las instituciones anteriores han acumulado durante décadas.

 

EN LOS PRIMEROS DÍAS DE ABRIL UN GRUPO numeroso de familiares, amigos y ex colaboradores del doctor Alfredo Toxqui Fernández de Lara, se reunió en la plaza de la Concordia de la vecina y milenaria ciudad de Cholula, para rendir homenaje a quien fue uno de los hijos más ilustres de esa ciudad, al ex gobernador poblano que cumplió 11 años de haber fallecido.

 

El presidente municipal, numerosos funcionarios y regidores del Ayuntamiento estuvieron presentes en el acto, en el que el orador oficial fue el licenciado Luis Cubillas Tellechea, quien fuera el director de comunicación del ex gobernante poblano.

 

Fue una remembranza de lo que fue el gobierno de alguien que a pesar del tiempo que tiene de fallecido, sigue siendo recordado por muchos poblanos con respeto, cariño y admiración.

 

Le tocaron momentos difíciles, pues todavía se resentía la división de los poblanos, provocada por las luchas universitarias de los años sesenta que provocaron inestabilidad política y atraso general.

 

En seis años de gobierno, el doctor Toxqui logró lo que se propuso al inicio de su gobierno: cancelar odios y rencores, iniciando una etapa de paz y progreso, que todavía disfrutamos.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus