Monday, 13 de July de 2020

Viernes, 08 Mayo 2015 01:11

La expansión estatal de CAMBIO




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

LA VOCACIÓN DE ESTE DIARIO HA SIDO SIEMPRE la de cubrir con información objetiva a todo el territorio de Puebla. Se hizo un intento con ediciones regionales, en los primeros años, proyecto que desgraciadamente no tuvo el éxito esperado. Ahora se reemprende dicho proyecto cubriendo inicialmente a tres importantes zonas del estado, como San Marín Texmelucan, que comprenderá a toda la zona conurbada de Puebla capital: Atlixco y las Cholulas; la zona Valsequillo, abarcando Tecamachalco, Tehuacán, Amozoc y Tepeaca; y la de San Juan de los Llanos-Teziutlán, que comprenderá los municipios de Teziutlán, Libres, Tlatlauquiltepec, Xiutetelco, Zacapoaxtla y otros.


CAMBIO tiene ya conformado un grupo de reporteros y fotógrafos y muy pronto entrarán en acción.

 

La información objetiva, veraz, puede cambiar la actitud de los habitantes de muchos pueblos que sin esa información estarían expuestos a seguir dependiendo de chismes y rumores, que muchas veces convierten a nuestras poblaciones de provincia en un verdadero infierno.

 

Un pueblo bien informado, está en condiciones de colaborar con sus autoridades en la solución de sus viejos y nuevos problemas y de ventilar sus inconformidades ante la opinión pública.

 

Estamos seguros de que las publicaciones regionales de CAMBIO contribuirán a esto.

 

APROVECHAMOS EL LARGO PUENTE del 1 y 5 de mayo para ir al estado de Guerrero, de donde este columnista es originario y concretamente a Chilapa, donde nací y crecí. Precisamente el día 5 se cumplían cinco años del fallecimiento de mi madre y eso, según la costumbre, me obligaba a estar presente en los actos religiosos en su memoria.

 

Bueno, pues llegamos en mal momento: el candidato del PRI a la presidencia municipal, Ulises Fabián, un joven de 32 años, acababa de ser asesinado por un grupo de sicarios que interceptaron al candidato y a sus acompañantes que iban a una acto de proselitismo, a una de las más de cien comunidades que forman el municipio.

 

Sólo el candidato era el objetivo. A los acompañantes, integrantes de su planilla, equipo de campaña e invitados, se les hizo descender de los autobuses, se les obligó, según dicen algunos, a permanecer tendidos en el suelo boca abajo, mientras el candidato era acribillado con armas de alto poder.

 

Estaba el velorio el día que llegamos. Ahí se encontraban el candidato a la gubernatura del Revolucionario Institucional, Héctor Astudillo; todo el comité estatal del PRI encabezado por su presidente Cuauhtémoc Salgado; el ex gobernador René Juárez Cisneros y otras figuras del priismo local. Ningún representante del comité nacional.

 

El sepelio del candidato fallecido, estuvo muy concurrido.

 

Dos días después, precisamente el martes 5 de mayo, después de las 5 de la tarde, salí a dar una vuelta por las calles que transité en mi niñez y adolescencia. De pronto vi que todos los comercios empezaron a bajar las cortinas, que había gente que corría y muchos más caminaban de prisa.

 

El zócalo y calles adyacentes quedaban completamente vacías, y como por arte de magia no había coches ni motonetas circulando por las calles. Regresé a la casa de una de mis hermanas donde estaba hospedado y con voz de alarma me preguntó dónde estaba. Le dije que había salido a dar una vuelta y su respuesta fue: “dicen que entraron los Ardillos a la ciudad”. Estos, según supe después, son una de las bandas delincuenciales que con frecuencia se enfrentan a los Rojos, otra banda que se disputa la plaza.

 

Total que minutos después un convoy de camionetas encabezadas por una Gran Cheroque, blindada, con gente con el rostro cubierto y armas de alto poder en las manos, circulaba por las calles. Eran los Rojos.

 

Hubo un tiroteo entre ambas bandas de jóvenes por la salida a Chilpancingo y el resultado fue de tres muertos, dos hombres y una mujer, los tres, según decía la gente, eran Ardillos.

 

Unos y otros desaparecieron en cosa de minutos y como 20 minutos o media hora después llegaron soldados y policías federales, que empezaron a recorrer las principales calles de la población perfectamente uniformados y esbozados y con las metralletas en las manos, como en una parada militar.

 

Al día siguiente, el día de mi regreso, todas las entradas y salidas de la población estaban custodiadas por elementos militares y policiacos y en el zócalo, había fuerzas de seguridad por decenas.

 

Para este tecleador, todo eso era desconocido. Nunca se vivieron situaciones como las que viví en unos cuantos días en la tranquila población del centro del estado de Guerrero, que durante más de cien años, fue para el resto de los guerrerenses una tierra de “mochos”, porque ahí radicaban los poderes eclesiásticos de la diócesis, que abarcaba a la totalidad de la entidad y que comprendían además de las oficinas del obispo y de la Curia, un seminario conciliar y colegios católicos para hombres y para mujeres, algo que no había en el resto del estado.

 

EN ESTE ESPACIO HEMOS COMENTADO el descuido que siempre se tuvo para las familias de los trabajadores migrantes, sobre todo de la región Mixteca, al sur del estado.

 

Miles de habitantes de esa zona tuvieron que buscar trabajo en otras latitudes, pues no lo había en su tierra de origen.

 

Dejaban esposas e hijos, pero poco después también fueron saliendo las mujeres, y los niños quedaban al cuidado de los abuelos.

 

Eso provocó muchos problemas sociales, como el incremento del alcoholismo entre los jóvenes, casos de drogadicción y abandono de la escuela. Los jóvenes, llegados a la mayoría de edad, sólo pensaban en irse “del otro lado”, para ganar dólares y ayudar a sus familias a tener una vida mejor.

 

El abandono de las autoridades e incluso de las iglesias a las familias que vivían verdaderos dramas, era evidente.

 

Qué bueno que se haya conformado un organismo de la sociedad civil, integrado por catedráticos e investigadores de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la BUAP, por la agrupación Iniciativa Ciudadana región-Puebla y por la Fundación Ayuda en Acción.

 

Estas agrupaciones desde el 2008 presentaron un proyecto de ley para mejorar las políticas, los programas y las prácticas, que garanticen los derechos humanos de los migrantes.

 

Nuevamente han presentado un proyecto de Ley Integral de Derechos y Protección de Migrantes del Estado de Puebla, a ver si ahora tienen mejor suerte y les hacen caso.

 

También presentaron un libro denominado Puebla y sus Migrantes, tendencias y retos de agenda pública, cuya autora es una académica e investigadora de la Facultad de Derecho de la BUAP, Adriana Ortega Ramírez.

 

Es lo que se debe hacer, nos dijo un amigo al conocer de este proyecto. “Si las autoridades se desentienden de un problema como son las consecuencias sociales de la emigración, pues la sociedad civil debe intervenir como tal, haciendo trabajos que obliguen a las autoridades a atender lo que no se está atendiendo”.

 

NUESTRO COLEGA Y AMIGO FERNANDO ALBERTO Crisanto Campos, que hace unos meses dejó la Dirección de Comunicación Social del gobierno del Estado, iniciará un programa radiofónico que se trasmitirá de 13 a 15 horas, a través de la XECD-11-70, de Radio Oro.

 

El es un hombre que se hizo en la radio y ha tenido un gusto especial por los noticieros radiofónicos, aunque ha desarrollado exitosamente el periodismo escrito en CAMBIO y otros medios.

 

Sinceramente le deseamos el mayor éxito en esta nueva empresa.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus