Monday, 13 de July de 2020

Martes, 10 Marzo 2015 01:44

A sus 86 años, el PRI decepciona a militantes




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

EL VIERNES PASADO, LE HABLÉ EN ESTE ESPACIO de los 86 años del PRI y de la evolución que tuvo a la llegada de los tecnócratas al poder, dando un giro de 180 grados a sus principios, a su programa de acción y a sus objetivos.

No se han reformado los documentos básicos, pero la realidad en el partido surgido de la Revolución de 1910 es otra completamente distinta.

 


Pero lo importante no es lo que nosotros digamos o pensemos, sino lo que dice y piensa la militancia del partido, los priistas de a pie, los que no aspiran a cargos de elección popular, sino a algún empleo que les permita vivir o mantenerse en el que tienen, aunque eso ha sido cada día más difícil.

 

La militancia está resentida y diríamos que hasta enojada. Siguen siendo priistas, pero ya lo critican. Dicen que el PRI sigue siendo el partido formado por campesinos, obreros y clases medias populares y muchos millonarios enriquecidos en el poder, pero las políticas del PRI ya no benefician a las clases sociales que conforman la mayoría de la militancia.

 

Eso se vio desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, pues durante la asamblea nacional convocada por Ernesto Zedillo, los delegados de todo el país exigieron algo que los priistas no hacían nunca, que el futuro candidato a la presidencia de la República hubiera ocupado cargos de dirigencia en el partido y puestos de elección popular, con lo que se eliminaba a los tecnócratas que con sus doctorados bajo el brazo podían llegar al máximo poder en México, sin la experiencia ni la sensibilidad social y política necesarias. De alguna universidad gringa, directamente al poder total en México.

 

El sistema empleado por el PRI hasta hace 30 años para designar candidatos a puestos de elección popular era mucho más democrático que el de ahora, dicen, en que el PRI ha entrado según los dirigentes, a la “democracia formal”.

 

“Ahora hay imposiciones a rajatabla, ahora se da preferencia a familiares y amigos de ‘priistas distinguidos’, sistema con el que se está conformando una aristocracia política en detrimento del ciudadano común, del militante surgido del pueblo”.

 

Las posibilidades de llegar a ser candidato son para los familiares y amigos de los altos funcionarios o dirigentes, pero no para el militante sin relaciones, por mucho que se esfuerce en servir al partido.

 

Militantes priistas opinan que la corrupción siempre ha existido, pero que desde que llegaron los tecnócratas y luego los panistas, la corrupción se ha disparado a límites intolerables, sobre todos en las altas esferas del gobierno, donde se cobran comisiones millonarias a constructores o prestadores de servicios o se cobran “igualas” a gobiernos estatales o municipales.

“Antes, altos funcionarios de los tres niveles de gobierno salían moderadamente ricos, con dinero suficiente para llevar una vida sin problemas y para heredar a sus descendientes una fortuna que les permitiera lo mismo. Ahora su riqueza después de tres o de seis años en el poder, es inmensa, suficiente para dejar millonarios a sus hijos, a sus nietos, a sus bisnietos y a los que siguen”, nos decía con humor un militante.

 

SE ACABARON LAS CUOTAS DE PODER para los sectores que conformaban al PRI. Ya desde Carlos Salinas, se empezó a reducir la participación, con candidatos a diputados o senadores, y a representantes en los congresos locales, a miembros de las centrales obreras o del sector campesino. Se daba preferencia al sector popular, principalmente a profesionistas y si además habían estudiado en el extranjero y tenían un doctorado, la candidatura era suya, aunque desconocieran la realidad mexicana, la historia y no tuvieran la mínima sensibilidad política y social.

 

Tampoco es necesaria la ideología, ni en el PRI, ni en ningún otro partido. Cuando llegan a ocupar un puesto más o menos relevante, no tienen proyecto, no saben qué hacer. Su única ideología, su único proyecto, es el de avanzar en lo que llaman “su carrera política”. Por eso ahora a los políticos lo mismo les da militar en el PRI, en el PAN, en el PRD, en el Panal, en el Movimiento Ciudadano o en cualquier otro membrete. El objetivo que se han fijado, es el mismo: poder y dinero.

 

Claro que en todo esto hay excepciones, nos dice un priista de San Martín Texmelucan, pero prevalece el oportunismo.

“Las cúpulas del priismo no supieron aprovechar los 12 años que estuvieron fuera del gobierno federal para reestructurar su partido, para renovarlo, para rejuvenecerlo. Desperdiciaron el tiempo en idioteces pues ni siquiera supieron ser un buen partido de oposición”.

 

No usaron ese tiempo para revertir el grave daño que los tecnócratas le hicieron al PRI, al cambiar el modelo económico, que ha provocado graves problemas a nuestro país, pues es responsable de la galopante pobreza, del desempleo, de la concentración de la riqueza en pocas manos (tenemos al segundo más rico del mundo) y ese desbalance, esa desigualdad que se ahonda más ha provocado el alto índice de criminalidad, el narcotráfico, el crecimiento de la delincuencia, en fin, todo lo que estamos padeciendo actualmente.

 

El enojo de los priistas de base debería poner en alerta a los priistas de cúpula, pero desgraciadamente las cúpulas del partido han perdido el sentido del oído, el sentido de la vista y por eso, como dijera el neoliberal mayor Carlos Salinas, de los perredistas, ni los ven ni los oyen. Igualito que don Porfirio, ocupado en las fiestas del Centenario, cuando ya se escuchaba el clamor de los “jodidos”. El problema es que ahora no sólo son más, sino muchos más. La mitad de la población de más de 100 millones, están en la pobreza.

 

HAY CALMA POLÍTICA, TAL VEZ POR la cercanía de las celebraciones religiosas de Semana Santa.

 

En muchos pueblos de la provincia poblana las celebraciones religiosas de esta época, son sumamente importantes para los fieles católicos y cristianos y en vísperas de esa celebración lo que menos les importa es la política.

 

Pero los priistas ya andan organizando a sus compañeros de partido y lo mismo hacen los de Morena, los del PRD, los del PAN y de otros partidos.

 

Las campañas abiertas a toda la población se iniciarán en los primeros días de abril, es decir, después de la Semana Santa.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus