Wednesday, 08 de December de 2021

Lunes, 30 Marzo 2015 02:30

Ejecutan a dos hombres en camino a Nealtican

 Los cuerpos fueron hallados al interior de un automóvil, atados de pies y manos, debido a la forma en que fueron encontrados y las versiones de los familiares, se presume una venganza en su contra

  • Alberto Melchor Montero / @_BetoMM

Baleados y atados de pies y manos fueron hallados dos sujetos al interior de un automóvil abandonado en la carretera Camino Nacional que conduce a Nealtican. Debido a la forma en la que fueron ultimados y a los antecedentes expresados por los familiares de uno de ellos, la Policía ministerial sigue como principal línea de investigación el homicidio por venganza.

 

El hallazgo tuvo lugar cerca del mediodía del pasado viernes en un paraje de terracería de la vialidad conocida como Camino Nacional, entre Acuexcomac y Nealtican, donde al interior de un vehículo Nissan Tsuru, con placas TYY8642 de Puebla, color azul, fueron hallados dos cuerpos, uno en el asiento trasero y otro en la cajuela.

 

El cadáver encajuelado se encontraba atado de las muñecas y los tobillos, además de que presentaba varios disparos con arma de fuego, destacando el que presentaba en el cráneo y la sangre que le había cubierto el rostro.

 

Del segundo sujeto, sus restos fueron hallados en la parte trasera del vehículo, a diferencia del primero no estaba atado de ninguna extremidad, pero presentaba al menos dos tiros en la cabeza, los cuales podrían ser de un arma calibre 9 milímetros con base en los cartuchos percutidos hallados en la escena.

 

Investigan móvil por venganza

 

Aunque de manera inicial ambos quedaron registrados como desconocidos 3 y 4, el sábado por la mañana uno de los cuerpos fue reconocido por su familia bajo el nombre de Antonio Ortega Ramírez, de 31 años, quien además era el propietario del automóvil que hasta hace poco era usado como taxi.

 

Según las indagatorias tras conocer la identidad del occiso, se sabe que estaba vinculado al robo, además de que presentaba cierto miedo desde semanas previas, por lo que los policías ministeriales no descartan que se haya tratado de una ejecución por algún tipo de deuda o venganza.