Friday, 10 de July de 2020

Miércoles, 25 Noviembre 2015 03:00

Suman 23 personas consignadas por delito de feminicidio: PGJ

Así lo informó Enrique Flota Ocampo, fiscal general de Derechos Humanos y Atención a Víctimas de Delito de la procuraduría, el funcionario negó que sea necesario modificar el Código Penal de Puebla con respecto delos feminicidios para permitir que sea más fácil acreditar este delito dado el bajo número de consignaciones que se han ejecutado

  • Alberto Melchor Montero / @_BetoMM

El Fiscal general de Derechos Humanos y Atención a Víctimas de Delito de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), Enrique Flota Ocampo negó que sea necesario modificar el Código Penal de Puebla con respecto de los feminicidios para permitir que sea más fácil acreditar este delito dado el bajo número de consignaciones que se han ejecutado y que es considerablemente menor a lo que reportan organizaciones sociales y defensores de los derechos humanos.

 

En entrevista posterior a su participación en la Conmemoración del Día Internacional contra la Violencia a las Mujeres, Flota Ocampo indicó que en lo que va del 2015 ya suman  23 personas consignadas bajo el tipo penal feminicidio, cifra que dista de los 41 homicidios que el Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) ha contabilizado en el mismo periodo como crímenes de odio.

 

Al ser cuestionado sobre la necesidad de reformar el Código Penal para que las autoridades puedan considerar aspectos más evidentes que permitan consignar a un asesino como feminicida y no como un simple homicida, aseguró que no hay cabida para esa posibilidad dado que la legislación en Puebla es una de las "más avanzadas que hay en el país”.

 

“El feminicidio es una especie dentro del género del homicidio, o sea, es algo mucho más especializado, más característico y requiere elementos específicos de prueba (...) Como es muy difícil acreditar una acusación en razón de género, es decir, que la intención haya sido matarla porque era mujer, el Código dice en qué momentos existen elementos”, sostuvo.

 

Detalló que el grado de especificidad que debe haber en el homicidio de una mujer, debe  ser notable para que las autoridades puedan determinar que se trata de un crimen de odio, sin embargo, organizaciones como el Odesyr han expuesto a través de sus informes hemerográficos que muchos de los asesinatos cuentan con las características suficientes para ser considerados como tal.

 

El caso más reciente es el de Paulina Camargo, en el cual la PGJ mostró contradicciones al asegurar que su presunto homicida confesó haberla asesinado con alevosía y ventaja, sin embargo, al momento de consignar lo hizo por homicidio, e incluso, logró acreditar el ilícito pese a que no han logrado encontrar los restos de la joven que tenía 5 meses de gestación.

Last modified on Miércoles, 25 Noviembre 2015 03:19