Domingo, 14 de Abril del 2024
Cúpula
Martes, 04 Julio 2017 02:54

Huachicárteles: la violencia no cede

Si hoy se permite que la industria del huachicol siga creciendo, el día de mañana se van a extender a otras áreas y ramas. El crimen organizado es como un holding empresarial; se diseminarán a la extorsión, el cobro de piso, el secuestro, la trata de personas, el narcomenudeo, la piratería, hasta llegar a extremos inconcebibles, como sucede en Tamaulipas o Veracruz donde su control es absoluto. 

Este es el otro rostro de Puebla; el de los habitantes que no pertenecen al círculo rojo de la política; que no son clientes de las grandes tiendas departamentales; los poblanos cuyos hijos jamás conocerán las mega universidades privadas. Son los poblanos que diariamente deben tomar una colectiva, un microbús para llegar a su trabajo o escuela. Es el rostro de la otra Puebla.

Como si fuera un juego de Pronósticos Deportivos cada quien trae su propia quiniela de acuerdo a su perspectiva y apreciación personal. Pero la realidad es una sola. Ni Fernando Manzanilla Prieto, Alejandro Armenta y mucho menos José Juan Espinosa tienen la estatura, ni los números para contender por la próxima gubernatura de Puebla.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo en la población de Río Bravo, Tamaulipas. Fuerzas Federales le marcaron el alto a una pipa sospechosa de transportar huachicol; el conductor al verse rodeado emprendió una desesperada huida, pero sólo logró impactarse con un inmueble causando una inmediata explosión que en unos segundos quemó 10 casas y 16 vehículos.  

La noche del martes 13, el noticiero de Televisa que conduce Denise Maerker presentó una nota sobre la presencia de la Marina Armada de México en la zona del Triángulo Rojo. Al final, un elemento de la institución revela un dato que a su parecer representa una victoria; cuando comenzó la expansión de la industria del huachicol el litro costaba seis pesos, hoy cuesta 12 o 14 pesos. Como una manera de evidenciar el encarecimiento del productor ilegal a causa del cerco de las instituciones de seguridad.

Puebla es una de las entidades con mayor diversidad geográfica, étnica y social. No es solamente la urbe de los edificios, los centros comerciales, las mega-universidades. Puebla es también sus sierras norte, nororiental y negra; sus comunidades y grupos indígenas poseedores de tradiciones ancestrales. Pretender ver la política desde una visión centralista siempre ha llevado a fracasos políticos.

Las calles de Xalapa tienen una belleza singular, sus colinas, su vegetación abundante, sus lagos son el marco majestuoso para una vida cultural y artística que pocas ciudades podían ofrecer. La Orquesta Sinfónica de Xalapa es un espectáculo soberbio; un recorrido por su Museo de Arqueología es único. Pero todo eso se acabó cuando comenzaron las balaceras a las 10 de la mañana; los levantones de empresarios y profesionistas; las ejecuciones de taxistas. Con el gobierno de Fidel Herrera Beltrán se desató el infierno.

El debate está más allá de los números ofrecidos por Reforma, El Universal o por cualquier otro medio o casa encuestadora. La realidad es que ninguna empresa puede medir la entrega masiva de dádivas y menos aún calcular la tergiversación electrónica de los resultados electorales.

Puebla vive una era oscura. Una deuda de proporciones históricas cuyo verdadero calado se desconoce; notarías entregadas en la absoluta ilegalidad y completa opacidad; una región que abarca por lo menos 14 municipios completamente incendiada y penetrada por la delincuencia organizada; una obra pública que colapsa frente a los vehículos de los poblanos; un clima de inseguridad y violencia urbana que era desconocido, inédito en la Angelópolis. La pregunta es inevitable, frente a todo esto ¿Quién levanta la voz? ¿Quién? ¿Quiénes?

Las palabras tienen una fuerte connotación y cargas emocionales. Ayer domingo 28, Alfredo del Mazo Maza pronunció un discurso electoral con tufo a responso luctuoso. El semblante del abanderado era propio de un agonizante. En el marco del cierre de campaña, del Mazo se mostró agobiado, visiblemente cansado. Sus palabras fueron reveladoras: “El PRI está ante el mayor desafío de su historia… de nuestro triunfo depende el futuro del priismo; depende el futuro de este país“. Es decir del Mazo afirma que están ante la última quimioterapia. Ante el todo o nada.

Los síntomas son inequívocos. Todo indica que la mancuerna entre Juan Carlos Lastiri Quirós y Enrique Doger Guerrero va viento en popa. El oriundo de Zacatlán buscará ser el candidato a gobernador, mientras que el ex rector contenderá por segunda ocasión para llegar al Charlie Hall.

El referido periodista es, desde siempre, una voz cercana a la cúpula del poder. Carlos Loret de Mola en los inmuebles cateados; el conductor del matutino mostrando la tina, los túneles, las habitaciones del otro gran capo mexicano y ahora mostrando la carpeta y los videos que sólo tienen los más altos funcionarios del gobierno federal. Siempre con derecho de picaporte ante las dependencias del gabinete de Seguridad Nacional.

La penetración de la industria criminal del huachicol en una treintena de presidencias municipales es un hecho inapelable. No sólo fue el caso de José Isaías Velázquez Reyes, el alcalde de Atzitzintla procesado por nexos con huachicoleros; como él hay por lo menos 30 presidentes municipales poblanos vinculados con el crimen organizado. Incluso en la Sierra Negra operan verdaderas estaciones gasolineras con la complacencia de los ediles.

No es algo nuevo; desde hace años tiene una inocultable inclinación, una predilección, incluso fascinación por los ‘candidatos lumpen’. Por una decisión personal y eminentemente emocional López Obrador tiene la costumbre de elegir a candidatos de bajísimo perfil; con escasa preparación académica; con raquítico oficio político; carentes de discurso y capacidad de debate. Eso queda de manifiesto desde Juanito hasta Delfina.

La óptica es una sola y debe verse de manera realista. Puebla se encuentra en estado de guerra. Los datos duros revelan la crudeza, la frialdad, la saña con la que se enfrentan tropas del Ejército Mexicano con miembros del crimen organizado; sicarios armados con fusiles de alto poder, que se transportan en camionetas de lujo blindadas. Pero también existen videos, irrefutables evidencias, de excesos en contra de civiles desarmados. 

Pocos espacios como Cúpula advirtieron oportunamente del grave y delicado riesgo que representaba traer a Puebla a uno de los lugartenientes de Genaro García Luna. Y es que las referencias de Facundo Rosas Rosas eran por si solas oscuras y alarmantes. Ahí están en la hemeroteca de DIARIO CAMBIO las entregas de Cúpula que anticipaban esta crisis sin antecedente, sin parangón.