Wednesday, 24 de July de 2019


Tony Gali y las tropas de Elba Esther




Written by 

Los diagnósticos son cerrados, cerradísimos. Enrique Agüera y Tony Gali se encuentran en un empate técnico.

Simplemente en este momento no hay tendencia favorable para alguno de los dos.

Es un verdadero “volado” y la moneda sigue girando en el aire.

De personaje a personaje sin duda Agüera tiene mucha más presencia que Gali.

Pero el ex secretario de Infraestructura va cobijado por todo el aparato estatal.

Los recientes golpes mediáticos contra Tony Gali han sido severos, lo mismo el reportaje de Fátima Monterrosa en “Punto de Partida”, que la nota en “El Heraldo de Puebla” que evidencia los negocios con el Ayuntamiento de Eduardo Rivera.

Al cierre de esta columna ambos frentes de guerra preparan denuncias penales por “Enriquecimiento Ilícito”. Sin duda ambas tendrán suficiente material.

Manuel Espino volvió a Puebla, pero ya no para levantar la mano de Rafael Moreno Valle, sino para propinar severo golpe a su delfín municipal, anticipando acción legal en su contra.

En la otra esquina Javier “El Tornado” Lozano Alarcón anticipa denuncia equivalente contra Agüera.

Los golpes se suceden uno tras otro. La apoteosis de la puja electoral, en todo su esplendor.

Empero hay un factor que hasta el momento no ha sido valorado en columnas y editoriales: el factor Elba Esther.

Sí, “la maestra” está bajo un proceso.

Pero no está desaparecida, ni muerta. Y sus tropas tampoco.

De acuerdo a algunas fuentes nacionales es probable que la ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación entre y salga de la prisión con privilegios inéditos.

Pero aún bajo ese áspero proceso llamado el “Elbazo” la estructura de Gordillo no se ha desarmado, ni desarticulado.

Juan Díaz de la Torre es el nuevo rostro en el SNTE, pero los elbistas permanecen en cargos relevantes, en secciones destacadas, con privilegios políticos y económicos inmejorables.

Pero para los fines del proceso electoral debemos referirnos al ejército electoral de Elba Esther.

El destacado analista Ricardo Raphael escribió el libro “Los Socios de Elba Esther” que retrata la integración y operación de las tropas electorales de la “maestra”.

Beatriz Pages abundó sobre ese equipo llamado por la revista “Siempre!” las “abejas asesinas del PANAL”.

Se trata de un grupo de operadores electorales de élite, seleccionado, preparado y entrenado para entrar en cualquier sección del país, encontrar las fisuras y voltear un marcador en tan solo unas horas.

Elba Esther fue la artífice de ese grupo, pero la operadora es su hija la Senadora Mónica Arreola.

Las tropas electorales de Gordillo siguen vivas. No están procesadas, ni mucho menos son perseguidas.

Luego de la detención de la “profesora” los elbistas encontraron un refugio en Puebla, donde han sido cobijados y protegidos. Así como sucedió con los calderonistas luego de la debacle panista de 2012.

Hoy las tropas electorales de Elba Esther se preparan para hacer llegar a Tony Gali al Charlie Hall.

El ejército de las “abejas asesinas” se concentra en las estructuras de los candidatos a diputados, donde no se les percibe, no se hacen notar, no llaman la atención.

Desde 2010 operan en Puebla. No se han ido y han hecho de la Angelopolis su nuevo panal.

Hoy se preparan para operar a favor de Tony Gali.

La gran pregunta es: ¿el equipo de Enrique Agüera está preparado para esta embestida?

 

Tehuacán: el pacto de la impunidad firmado entre los Lezama

Se llama Paloma Novelo.

Vivía en Mazatlán, Sinaloa.

Era afecta, adicta al facebook. Por esa vía conoció a su novio que era regidor en un Ayuntamiento panista de Tehuacán. Luego de un tiempo Paloma y su ciber enamorado decidieron conocerse.

Así fue la historia de Paloma Novelo y Eliseo Lezama.

Eliseo tuvo mucha suerte en los sinuosos caminos de la política, pudo ser diputado local, Secretario General del Ayuntamiento de David Cuautli y gracias al fenómeno Moreno Valle, llegó a convertirse en presidente municipal de Tehuacán.

Aquella muchacha de Mazatlán que llegó a Tehuacán con cuatro mudas de ropa en una maleta, ahora se mueve por la otrora “ciudad de granadas” en una Suburban blanca, con dos guardaespaldas y poses de diva.

Hoy es la primera candidata a regidora en la planilla de “Puebla Unida” que encabeza René Lezama. Puede ser regidora de Hacienda o de Gobernación.

Pero ante todo Paloma es el símbolo de un acuerdo, un pacto de impunidad.

Paloma ha sido protagonista y testigo del Ayuntamiento de su esposo Eliseo Lezama, uno de los más corruptos en la historia tehuacana.

Pese a una atroz, salvaje corrupción, Eliseo Lezama nunca será tocado, vaya, ni siquiera molestado.

¿El motivo?

Eliseo Lezama y René Lezama candidato de “Puebla Unida” a la misma alcaldía firmaron un pacto de impunidad, que garantiza que el primero jamás será llamado a rendir cuentas.

Su cuenta pública atravesará sin retardos los pasillos burocráticos de la Auditoría Superior del Estado a cargo del flamante David Villanueva Lomelí y jamás encontrará obstáculos en el Congreso.

Eliseo nunca será investigado por inflar las facturas de la obra pública de “Imagen Urbana” en el centro de Tehuacán, mismas que fueron aumentadas hasta en un 200 por ciento.

Tampoco tendrá que demostrar el millonario gasto de cinco festivales culturales. En todos se ocultaron los pagos a los artistas invitados, se escondieron los gastos de logística, sistemas de iluminación y sonido, por la simple y sencilla razón de que Eliseo infló el presupuesto.

Apúntelo desde este momento. Conserve este ejemplar de CAMBIO para que dentro de dos o tres años vea como lo anticipamos.

Eliseo Lezama saldrá limpio, como ningún otro ex edil de Tehuacán, gracias a un pacto firmado en Casa Puebla.

Por supuesto, con testigo de honor.

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus