Thursday, 03 de December de 2020


¿Bartlett le pagará a Javier Lozano?




Written by 

No es un tema menor.

Está en juego la credibilidad de ambos.

 

 

Javier Lozano Alarcón demandó por daño moral a Manuel Bartlett Díaz.

 

 

Y el ex gobernador no se va a rendir tan fácil. Nunca lo ha hecho. Y no lo hará ahora.

 

 

En juicios mucho más graves y delicados ha volcado sus recursos jurídicos y políticos y hasta el momento siempre ha salido bien librado.

 

 

Por su parte Lozano es una temible fiera de caza. Tampoco soltará a su presa.

 

 

Esto apenas está por iniciar.

 

 

Es la primera escena de una obra que apenas levanta telón.

 

 

Un juzgado de primera instancia da la razón a Lozano. Pero habrá que esperar los recursos, los amparos y ver hasta adonde llega esto. Es posible que sea el inicio de una puja que desemboque en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

 

Sí. Será un litigio de pronóstico reservado.

 

 

Estaremos atentos.

 

 

¿Qué pasa en los hospitales de Tehuacán?

 

 

En las últimas semanas se han registrado hechos graves en hospitales de Tehuacán. Tanto el multi publicitado video como un presunto, un supuesto caso más de negligencia médica registrado en las últimas horas.

 

 

La Secretaríade Salud en el estado tiene dos nosocomios en Tehuacán: el veterano Hospital General de “El Riego” construido en la última parte del gobierno de Mariano Piña Olaya y el “Hospital de la Mujer” creado este año como parte del proyecto morenovallista.

 

 

En uno y otro se han registrado casos delicados.

 

 

Ante estos hechos surge la pregunta ¿qué está pasando en los hospitales de Tehuacán?

 

 

Lo que ocurre en estos nosocomios no es nuevo.

 

 

La insensible actitud de los servidores público se fue gestando durante años. Por lo menos durante los últimos dos sexenios. Pero sin duda se agudizó durante la pasada administración estatal.

 

 

En su momento Roberto Morales Flores fue un secretario lejano, distante del nosocomio tehuacanero y por su parte José Alfredo Arango García aunque nació en Tehuacán nunca manifestó apego o interés alguno en su ciudad natal. Al contrario, siempre vio con desdén a la otrora ciudad de las granadas.

 

 

En política no hay vacíos y ante la lejanía de los responsables, el que fue tomando autoridad en el Hospital General de Tehuacán fue el “Sindicato de Trabajadores de la Salud” que en la actualidad aglutina a cerca de 600 trabajadores.

 

 

Como en todo sindicato hay personas atingentes, conscientes. Pero también existe el otro lado de la moneda, la faceta oscura en la que se fueron enquistando sujetos de la peor ralea.

 

 

Mujeres y hombres que eran despedidos de otras dependencias públicas o empresas privadas, personas sin capacidad, sin sentido de compromiso social y que encontraron en el sector salud un acomodo. Así se fueron apoderándose del hospital.

 

 

Revisando los años recientes se hace evidente que la indolencia es provocada por sujetos amparados en un oscuro sindicato.

 

 

A través de las redes sociales son frecuentes, constantes las quejas, los señalamientos, las denuncias públicas en contra del personal. La negligencia y la incompetencia médica se han vuelto rutinarias.

 

 

Son los propios usuarios de estos hospitales quienes opinan que debe crearse una “ventanilla de atención ciudadana”, pero que no sea solo un buzón de quejas, sino una instancia de respuesta inmediata.

 

 

Una ventanilla con un representante de la Secretaría de Servicios Legales y Defensoría Pública y otro funcionario de la Secretaría de la Contraloría.

 

 

Esto con la finalidad de que en cuanto estén ocurriendo los hechos de negligencia o incompetencia médica de inmediato se levante el acta administrativa correspondiente.

 

 

No se trata de esperar a que aparezcan los videos o las fotografías en las redes sociales.

 

 

Los usuarios de los servicios de salud esperan una respuesta pronta, inmediata. Si en el momento en que ocurren los hechos existe una ventanilla, en los momentos posteriores deben realizarse los expedientes correspondientes.

 

 

Y en caso de que se encuentren los elementos deben levantarse las rigurosas actas administrativas, que inevitablemente derivarán en suspensiones e inhabilitaciones.

 

 

Solo así se detendrá la sub cultura de la negligencia, la indolencia y el burocratismo.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en [email protected], sin mx.

 

 

 

 

Rate this item
(2 votes)
comments powered by Disqus