Wednesday, 24 de July de 2019


El baluarte de Rafael Moreno Valle




Written by 

Fue en la columna del consumado periodista Francisco “Pancho” Garfias donde se especuló sobre un presunto plan “B” del gobernador Rafael Moreno Valle en sus aspiraciones.

Se afirmó que el Ejecutivo prepara una nueva estrategia en caso de que en el 2018 no pueda alcanzar la nominación presidencial.

 

 

Y es que conocedor del arte y la técnica de los números Moreno Valle sabe que el gobierno de Peña Nieto sufre un desgaste gigantesco, enorme, pero que ni el PAN, ni el PRD han podido crecer. Pero ni en décimas de punto porcentual.

 

 

Pese a que tuvieron la oportunidad de enarbolar banderas históricas ni los albiazules, ni los amarillos pudieron sustraerse a la política estilo Corleone del grupo Atlacomulco y su versión neo salinista.

 

 

Simplemente les hicieron “una oferta que no pudieron rechazar”.

 

 

El PAN quiso montarse en la maquillada estrategia de rechazar nuevos impuestos, en particular el IVA a colegiaturas. Pero tuvo que guardar un ignominioso silencio frente a la reforma energética y la entrega del petróleo.

 

 

Por su parte el PRD y las fuerzas autodenominadas “progresistas” siguen movilizando a sus tropas en la Plaza de la Constitución con la bandera de la defensa del petróleo, pero las clases medias señalan que la “izquierda” ha callado ante la catarata de nuevos impuestos y los gasolinazos.

 

 

Ni el PAN, ni el PRD están creciendo. Al contrario, gozan del repudio y el desprecio de los grandes sectores.

 

 

Las fracturas internas albiazules, sus cruentas batallas, el papel de los calderonistas enfrentándose a todo el panismo hacen que ese instituto simplemente no evolucione, ni avance.

 

 

Y en el PRD es cada día más evidente que nunca terminarán de ponerse de acuerdo y seguirán siendo un mosaico de tribus con matices e intereses irreconciliables.

 

 

Ninguno de los dos partidos ha podido crecer pese al crítico y caótico gobierno peñista. Si, el gobierno del mexiquense es una catástrofe. A imagen y semejanza de su campaña.

 

 

Pero los partidos de oposición no están mejor. De ninguna manera.

 

 

Y el artista consumado de los números, las cifras, porcentajes y decimales Rafael Moreno Valle lo sabe mejor que nadie. Por eso no descarta que el PRI vuelva a repetir en el 2018. Aun con toda esa crisis sobre su tricolor espalda.

 

 

En este sentido las líneas de Pancho Garfias vienen a dar luz sobre el proyecto y las alternativas del proyecto morenovallista.

 

 

Como lo comentamos en una entrega anterior, cualquier análisis futurista, a favor o en contra resulta deplorablemente prematuro.

 

 

Pero si conviene insistir que en este momento y ante estas circunstancias (por increíble que parezca) aun no aparece otra fuerza que pueda sacar al PRI de Los Pinos.

 

 

Y esto ha sido sopesado y analizado fríamente en Casa Puebla.

 

 

La columna de Garfias y su alusión a la figura de Moreno Valle no tiene pierde:   

 

 

“Nos cuentan que Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, tiene un “plan B” para el 2018. Quiere ser candidato presidencial. Lo tiene claro. Pero si el PAN llega “débil” a la elección –por las broncas internas, su salida del gobierno federal y con pocos gobernadores—buscará coordinar la bancada del PAN en alguna de las dos cámaras y promoverse para el 2024, cuando tenga 54 años.

 

 

Es lo que ha comentado en corto a sus cuates el mandatario poblano, presidente de la Conago.

 

 

Moreno Valle cree que el tricolor “puede repetir” en la presidencia de la República, a pesar que el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto esta muy por debajo de las expectativas.

 

 

Hay diputados priistas, sin embargo,  que no ven al PAN débil. Amparados en el anonimato nos dicen que los azules “son muy pendejos para gobernar, pero son excelentes para hacer campañas”. Aseveran  también que   los impuestos recién aprobados “son veneno puro” para el tricolor en el 2015.”

 

 

Hasta aquí la cita.

 

 

Moreno Valle tiene un baluarte, un alcázar que no tienen ni Cordero, ni Videgaray y mucho menos López Obrador.

 

 

Ese fortín es su edad.

 

 

Sí, Rafael puede esperar un sexenio y mientras seguir creciendo.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en [email protected], sin mx.

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus