Thursday, 26 de November de 2020


Apuntes para formular hipótesis electorales




Written by 

Hace algunos años escribí que el senador de la República por el PAN, Rafael Moreno Valle, ganaría las elecciones a gobernador del estado de Puebla. Esta afirmación, tomada por muchos como poco seria, la hice en octubre de 2009, por lo menos nueve meses antes de dichas elecciones.  

 

La afirmación estaba sustentada en los resultados de encuestas publicadas por Mas Data, en las que dábamos cuenta del rechazo existente entre los poblanos a votar por un candidato emanado del grupo político del entonces gobernador Mario Marín Torres. Las campañas aún no comenzaban y la gente no tomaba conciencia del vínculo existente entre el delfín Javier López Zavala y el grupo gobernante, por ello sus niveles de aprobación se mantenían medianamente competitivos. Era cuestión de tiempo para que se rompiera el escudo protector de la ignorancia colectiva y el electorado viera en el candidato del PRI a la viva imagen de la continuidad de Mario Marín en el poder.

 

 

Han transcurrido más de tres años y creo que el marinismo, particularmente la figura del jefe del grupo, continúa siendo el principal lastre electoral del PRI en Puebla. Los grupos de enfoque nos dan visos de una explicación del rechazo al Revolucionario Institucional existente entre los ciudadanos sin partido, los cuales conforman más de la mitad de los electores. La respuesta común en este segmento es la corrupción, y su representante icónico es Mario Marín.

 

 

Es irresponsable desde el punto de vista técnico el asumir conclusiones con base en estudios cualitativos. Por eso las encuestas sirven para complementar la investigación al cuantificar la frecuencia de las percepciones extraídas de las sesiones de grupos focales. Sin embargo, recordemos que percepciones son realidades y no importa si el exgobernador merece o no el ocupar ese deshonroso sitio en la memoria de los poblanos, lo importante es que de comprobarse será un recurso disponible para atacar a la plataforma política tricolor.

 

 

En este orden de ideas, si la corrupción encarnada por Mario Marín es lo que más rechazan del PRI los ciudadanos independientes y son éstos quienes definen las elecciones, entonces aquellos personajes con antecedentes que los vinculen al marinismo, terminarán siendo más vulnerables en la refriega electoral que se avecina. Más aún si existen evidencias presentes en la mente de los ciudadanos que remitan a antecedentes de corrupción y frivolidad. En comunicación política no se trabaja para instalar ideas nuevas en los electores, eso exige mucho tiempo y dinero que por lo regular no se disponen, lo que se hace es estimular el recuerdo de información que ya existe y dirigir el sentido de las emociones que produce dicho recuerdo. Por eso afirmé a finales del 2010 que alguno de los hoy aspirantes a la presidencia municipal de Puebla estaba políticamente herido de muerte.

 

 

Los partidos políticos suelen seleccionar a sus candidatos utilizando diversos instrumentos, incluyendo encuestas que sin duda están bien hechas. Sin embrago, el PRI poblano suele sesgar la interpretación de las encuestas en el sentido que conviene al interés político, y muchas veces el sesgo es contrario a la racionalidad y al interés electoral del partido. Creo firmemente que los encuestadores del PRI son gente profesional y muy capaz, pero ellos preguntan lo que el cliente ordena y callan lo que el cliente desea ocultar. Por eso estos apuntes a manera de hipótesis de investigación que puedan resultar útiles a los tomadores de decisiones, ya que si el PRI desea ganar en Puebla se requiere de mucho más que considerar la fotografía del día, es necesario utilizar las herramientas de investigación para ver los probables escenarios del 7 de julio y no los del 7 de marzo.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus