Sunday, 20 de September de 2020


Guerra civil en el PAN




Written by 

El que en sus inicios fuera conocido como el“partido de la gente decente”y que desde 1939, año de su fundación, los propios dirigentes y militantes se asumieran como los salvadores de la patria, por su honestidad y su supuesta eficiencia en el arte de gobernar, están enfrascados en una virtual“guerra civil”, peleando por la dirigencia nacional de su partido.

 

Tres grandestribusluchan por esa dirigencia del Partido Acción Nacional: una encabezada por el actual dirigente Gustavo Madero, que busca la reelección; otra que encabeza la ex candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota, apoyada por un grupo de ex gobernadores y ex dirigentes panistas que se denomina “Panistas por México”, y la tercera que encabeza uno de los personeros del ex presidente Felipe Calderón, que está empeñado en controlar desde el otro lado del río Bravo, gozando de su dorado refugio, a su partido.

 

 

Estas tribus panistas han superado en ferocidad a las de sus congéneres del Partido de la Revolución Democrática. Sus intrigas y declaraciones superan en mucho a las de las tribus de sus adversarios ideológicos.

 

 

Los tiempos de su decencia, de su cristianismo a ultranza, de su pasión por la democracia, han quedado atrás. Con decirle que doña Josefina Vázquez Mota, “la señora del cuchi, cuchi” acaba de descubrir algo que todos los mexicanos sabíamos desde hace años, que los panistas en el poder, además de corruptos, incluso más que los priistas, fueron torpes e ineficientes en el desempeño de sus funciones. La señora atribuye a eso su derrota en su lucha por la presidencia de la República y en esto tiene razón.

 

 

Los grupos antagónicos a doña Josefina, especialmente la tribu calderonista que encabeza Ernesto Cordero, dicen que fue ella, doña “Chepina”, la culpable de su derrota, lo cual es de dudarse.

 

 

Si los señores Vicente Fox y la presidenta en funciones, Martha Sahagún, además de Felipe Calderón, hubieran hecho buenos gobiernos, tal vez la señora hubiera ganado con todo y su cursilería. Pero las dos administraciones: la de la “Pareja Presidencial” y la del “Hijo Desobediente”, fueron un auténtico desastre. Tuvieron que regresar al PRI a Los Pinos, entregándole un país hecho añicos, con más de la mitad de su población, 52 millones, en pobreza; con desempleo galopante, con elevadísimos índices de criminalidad, con millones de jóvenes sin ubicación ni en escuelas o universidades, ni en el mundo del trabajo; con una economía estancada por el desplome de los cinco principales pilares de nuestra economía; con un sistema educativo de muy baja calidad, pese a que ambos presidentes panistas fueron aliados y cómplices de la que fue considerada líder vitalicia del SNTE; y con decenas de miles de asesinatos en el norte, en el centro y en el sur del país.

 

 

Lo bueno es que doña Josefina ya se dio cuenta de cuál fue el problema real de su derrota. Ella fue funcionaria de Vicente Fox y de Calderón, y no vio nada. Todo lo descubrió después de su derrota. Más vale tarde que nunca.

 

 

En repetidas ocasiones hemos dicho en este espacio, que para el fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, los partidos políticos deberían serescuelas de política. Ningún partido político mexicano lo es y el que debería serlo, porque fue creado con ese fin, el PAN, es un fracaso rotundo, que en tan sólo 12 años en el poder federal, desdijo todo lo que predicó durante más de 60 años y quienes desempeñaron los más altos cargos del gobierno federal, dieron muestras de su total ignorancia en asuntos de administración pública y lo que es peor, en el desconocimiento de los principios y la doctrina de su propio partido. Por eso ahora son una mezcla del PRI y del PAN; al primero lo superaron en el tema de corrupción y al segundo, lo están superando en el tema de la división interna y de la guerra entre tribus.

 

 

Más burocracia en el PRI

 

 

Para que no se diga que el PRI no piensa, ha inventado una nueva secretaría dentro del comité nacional, que ya empezó a repetirse a nivel estados y municipios, en lo que Puebla es pionera.

 

 

La nueva invención priista se llama Secretaría Nacional de Vinculación con la Sociedad Civil. La preside doña Laura Elena Herrejón Caballero, que ayer estuvo en Puebla, para tomar protesta al dirigente estatal de esta secretaría, Héctor Sánchez Ruanova y a 16 comités municipales.

 

 

Lo anterior fue en un acto realizado en el salón de presidentes del comité estatal del PRI y ante los dirigentes de ese partido en Puebla.

 

 

Los oradores, doña Laura Elena, Pablo Fernández del Campo y Sánchez Ruanova, dijeron que con la protesta del dirigente nacional y de los 16 comités municipales, se consolida en Puebla esta nueva institución priista.

 

 

Su objetivo, como su nombre lo indica, es el de atender a la sociedad civil, en sus demandas, en la solución de problemas públicos. Y lo harán, dicen, sin interés por el voto o por la afiliación, sino porque tienen, como partido, la obligación de hacerlo.

 

 

Y uno se pregunta ¿y para qué carambas estarán los diputados locales y federales, los senadores, los regidores y presidentes municipales? Esas ya son palabras mayores. Ellos estarán dedicados a meditar sobre los grandes problemas de la patria y para tomar las decisiones que convengan para el bien de todos.

 

 

Pero para atender al populacho, habrá personal especializado. Es el nuevo PRI que surge de sus cenizas para estar cada vez más cerca del pueblo, para atender sus demandas, para apapacharlo en los tiempos difíciles. Es el brazo del partido tricolor que cumplirá con el cometido que tienen obligación de cumplir los funcionarios de elección popular, que para eso son electos, para atender a sus representados y ayudarlos en los engorrosos trámites para gestionar obras o para resolver problemas, ¿o no?

 

 

Bueno, en la toma de protesta del secretario estatal y de los 16 secretarios municipales de vinculación, estuvieron, como le hemos dicho, además de la secretaria nacional, el dirigente estatal priista, Pablo Fernández del Campo; la secretaria general del estado, Silvia Elena del Valle; el delegado nacional Fernando Moreno Peña; Armando Ramírez, secretario de Operación Política y Francisco Ayala, secretario de Organización.

 

 

Notas breves: las acusaciones contra el comportamiento del director del penal de San Pedro Cholula, Rómulo Margarito Ramírez Huerta, fueron tan serias, que el funcionario fue destituido la noche del miércoles, algo que habla bien de las autoridades, que mostraron sensibilidad, algo poco común entre los políticos nuestros y cortaron el mal de raíz… Las luchas internas entre las tribus perredistas, no cesan. Hemos dicho, líneas arriba, que el PAN ya entró en esa onda y que en sus furiosos ataques a sus adversarios internos, las tribus panistas muestran mayor odio y coraje que los de la presunta izquierda, pero no que se hayan acabado en el PRD. Don Eric Cotoñeto se ha lanzado contra la diputada federal de su partido, Roxana Luna Porquillo, acusándola de exigir el pago del “diezmo” a presidentes municipales. Esa acusación que se lanzan los grupos políticos de cada partido, no es nada nueva. No todos, pero del cobro de una cuota a los presidentes municipales, por parte de algunos representantes populares, de todos los partidos, es algo tan viejo o más, que los propios partidos. De todos modos hay que estar pendientes para saber el motivo de esos ataques o quién es el verdadero interesado en hacerlos y por qué.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus