Tuesday, 04 de August de 2020


El mobbing laboral en las delegaciones federales




Written by 

El objetivo de los nuevos delegados, todos ellos personajes eminentes del tricolor, es obtener la firma de renuncias voluntarias, ya que de acuerdo con la Ley del Servicio Civil de Carrera aprobado en los sexenios panistas, los burócratas federales que aprobaron las evaluaciones son, simplemente, inamovibles

En casi todas las delegaciones federales ocurre el mismo fenómeno: una persecución contra los trabajadores con antigüedad de uno o dos sexenios que se traduce en diferentes modalidades de intimidación. Desde las más leves, como el levamiento de actas de abandono de empleo, irregularidades administrativas, hasta acusaciones de quebrantos financieros y amenazas de denuncias penales. Todo un acoso laboral, o como se le conoce por su término anglosajón, un mobbing que busca a mediano o corto plazo que abandonen sus plazas de trabajo.

 

 

El objetivo de los nuevos delegados, todos ellos personajes eminentes del tricolor, es obtener la firma de renuncias voluntarias, ya que de acuerdo con la Ley del Servicio Civil de Carrera aprobado en los sexenios panistas, los burócratas federales que aprobaron las evaluaciones son, simplemente, inamovibles. Es decir, su estabilidad laboral se encuentra garantizada como condición de profesionalización de la administración pública federal.

 

 

Pero eso a los delegados priistas les importa poco: quieren las renuncias del personal de confianza para colocar ahí a sus cuates en una prolongación de la política laboral del amiguismo, no de la experiencia en sus áreas. Acusan que la mayoría de los funcionarios federales de las delegaciones, casualmente, son panistas, y que fueron los gobiernos panistas los que aprobaron el estatuto del Servicio Civil para protegerse entre ellos mismos. Y que no pueden trabajar con ellos porque no les tienen confianza dada su filiación con un partido.

 

 

Lo más sencillo, e incluso lo legal, sería pagarles su liquidación a los burócratas con los que no quieren trabajar, así como todas sus prestaciones legales. Pero desde las dependencias federales no se han autorizado los recursos necesarios, y en algunos casos, se les ha pedido prudencia para aguantarlos hasta que se aprueben las reformas energética y fiscal para no revelar el verdadero rostro troglodita del nuevo-viejo PRI. Sin dinero para liquidaciones, el mobbing laboral ha sido la estrategia para deshacerse de los burócratas incómodos.

 

 

Claro que cada delegado tiene su propio estilo para comerse el taco.

 

 

Previo a las elecciones locales, en el mes de abril, Nancy de la Sierra decidió “echar la carne al asador” y presentar 120 denuncias penales y administrativas en contra de igual número de trabajadores del programa Oportunidades bajo el cargo de manipular el padrón de beneficiarios o condicionar la entrega de los apoyos para beneficiar electoralmente al PAN. El escándalo a nivel nacional tras el caso Veracruz hizo que bajara el perfil de las denuncias, pero desde Oportunidades se sigue denunciado el mobbing laboral que sufren los trabajadores de esa delegación.

 

 

Uno de los peores casos es el de la Comisión Nacional del Agua. Germán Sierra Sánchez, viejo lobo de mar, ha puesto en marcha las peores estrategias de acoso para aislar a aquellos burócratas que considera incómodos. Su puesta en escena ha incluido raptos por parte de supuestos policías judiciales, desaparición de expedientes, aislamiento en las áreas donde laboran y un trabajo de policía chino para impedir que los trabajadores platiquen entre ellos. Cualquier semejanza con regímenes totalitarios, es pura coincidencia.

 

 

Nancy de la Sierra, Germán Sierra Sánchez y los delegados federales practicantes del mobbing, sin embargo, pueden enfrentar denuncias penales ya que el acoso laboral ha sido tipificado en los códigos penales local y federal, así como en la propia Ley de Servicio Civil de Carrera. Pero, dicen los delegados, las denuncias les hacen lo que el viento a Juárez y seguirán su política de exterminio ya que los panistas se encuentran en estado de indefensión.

 

 

¿En serio no habrá quién los detenga?

 

 

**** 20 aniversario de las licenciaturas del CIDE.El próximo 5 y 6 de septiembre, el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el centro de estudios superiores en ciencias sociales más importante del país, celebra los 20 años de haber abierto sus programas de licenciaturas con un ciclo de conferencias que reunirá a sus ex alumnos más destacados.

 

 

Uno de los invitados es el Mario Riestra Piña, presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso local. El diputado panista egresó de la Licenciatura en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Se codeará con los economistas, politólogos y abogados más importantes del país en el panel de alumni en el sector público.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus