Tuesday, 04 de August de 2020


¡Es el Presupuesto Federal 2014, estúpidos!




Written by 

La negociación presupuestal es la primera y más importante causa de que a pesar de su militancia en el PAN, sea el gobernador más peñanietista entre los peñanietistas. Cercanía con el Presidente, y en especial con el titular de Hacienda Luis Videgaray, es lo único que puede amortiguar las inminentes vacas flacas

No es una tormenta tropical, sino económica. La recesión que vive el país —apenas llega al 1 por ciento del PIB la previsión de crecimiento— comienza a pegar fuerte en los bolsillos de los mexicanos, pero también en las arcas gubernamentales. La mayoría de los indicadores presenta alerta roja: empleo, informalidad, pobreza y recaudación. Los analistas coinciden en adjudicar a Luis Videgaray la mayor parte de la culpa por su desastroso manejo del ciclo económico del gasto federal. Por supuesto, al desplome de la actividad económica le sigue una caída de la recaudación del IVA, y por tanto, recortes en la entrega de participaciones. La crisis a Puebla ya le costó 51 millones de pesos al mes de julio. Pero el 2014 pinta peor en la negociación del presupuesto.

 

 

En 2010, el último año de Mario Marín, la entidad recibió 52 mil millones de pesos de presupuesto federal. Pero ya en 2011, el primer año de Moreno Valle, hubo un salto a los 57 mil millones, y para 2012 todavía hubo mejores resultados: 61 mil millones. Ya para 2013 creció hasta los 63 mil millones. Es decir, en tres años ha habido un aumento neto de 11 mil millones de pesos en recursos provenientes de la Federación. La estrategia morenovallista de cabildeo en San Lázaro le ha dado tres años de bonanza al presupuesto poblano.

 

 

El crecimiento del gasto federal ha ido aparejado al excelente trabajo de Roberto Moya en la generación de ingresos propios. En 2011 se alcanzaron 3 mil 656 millones de pesos, mil más que en el último año del marinismo. En 2012 se alcanzó un techo impresionante de recursos propios,4 mil 500 millones, gracias a la concesión de las autopistas poblanas a la firma Opervite. Para 2013 se habrá superado fácilmente la barrera de los 4 mil millones. La renegociación de la deuda no sólo ha permitido la reducción del saldo absoluto, sino también mejores condiciones para el pago de los intereses.

 

 

Pero la bonanza presupuestal morenovallista amenaza con llegar a su fin. De entrada, los nubarrones económicos para el 2014 provocan un escenario pesimista en la negociación del presupuesto. De acuerdo con el diputado federal Néstor Gordillo, la primera tarea será mantener los mismos 62 mil millones de pesos asignados, y de acuerdo al cabildeo y los proyectos aprobados en Hacienda, ir escalando poco a poco. Pero no hay que ser optimistas. Una circunstancia política se cruza: Puebla es unos de los estados gobernados por la oposición al PRI. Y eso naturalmente, nos pone en desventaja frente a los 21 estados que sí gobierna el tricolor.

 

 

¿Llegaron los años de las vacas flacas? La lógica indica que sí, aunque el gobernador no se rinde a ella. La negociación presupuestal 2014 es la primera y más importante causa de que a pesar de su militancia en el PAN, sea el gobernador más peñanietista entre los peñanietistas. Cercanía con el Presidente, y en especial con el titular de Hacienda Luis Videgaray, es lo único que puede amortiguar las inminentes vacas flacas presupuestales.

 

 

No en balde, en su labor como presidente de la Conago, ha sido insistente en que el bloque de mandatarios, sin importar filiación partidista, debe apoyar la reforma hacendaria a cambio de modificar el reparto del pastel en los fondos para educación y pobreza. También el apoyo a la reforma energética. Y es que como el propio Peña Nieto lo definió en su Primer Informe, en 120 días se juega la transformación del país, y por supuesto, el futuro de su sexenio.

 

 

Un trato generoso de Hacienda para Puebla en el Presupuesto 2014 bien vale que en esos 120 días Moreno Valle sea el más ferviente aliado del gobierno federal en su proyecto de reformas. O como diría Bill Clinton: es el Presupuesto 2014, estúpidos, y no la candidatura presidencial de 2018 lo que se juega en estos días.

 

 

Las cifras indican que en San Lázaro apenas se reasigna el .5 por ciento de los 3 mil billones de pesos que integran el Proyecto de Presupuesto. Es decir, antes que el cabildeo con los diputados, será más importante que el paquete económico que Videgaray entregará el 8 de septiembre ya se hayan incluido los proyectos de obra prioritarios de acuerdo con el banco de propuestas catalogado por el gobierno federal.

 

 

Y no hay forma de que haya un trato generoso a Puebla si su gobernador es un enemigo del presidente. Por eso, y por muchas cosas más, es que Moreno Valle ha decidido ser el mejor aliado de Peña Nieto entre los gobernadores de oposición. Ya veremos si pagan bien.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus