Thursday, 21 de November de 2019


Los maestros del SNTE 23 y 51 en pie de guerra




Written by 

El descontento generalizado del magisterio se incrementa por la falta de información sobre los efectos de la recentralización del gasto educativo. Por ejemplo, ¿qué va a pasar con el aguinaldo de 90 días, cuando la Federación solamente entrega 50? ¿Quién va a reponer el resto? ¿O con los 23 días de bonificación por el Día del Maestro?

Es una pesadilla. Y no me refiero al drama de los Ratones Verdes que tras su derrota ante Estados Unidos casi han perdido el boleto al Mundial de Brasil, sino al conflicto con el gremio magisterial que escala sin que nadie sepa a ciencia cierta en qué va a terminar. Ya no es sólo que la CNTE continúe con la toma de la ciudad de México, e incluso ya se calcule que no abandonará el campamento del zócalo para que Peña Nieto pueda dar el tradicional Grito de Independencia desde el balcón de palacio nacional. El problema es que el efecto contagio en todo el país ya es una realidad. Antes la coordinadora tenía sus acciones focalizadas en Oaxaca, Guerrero y Michoacán. Ahora, su presencia se reporta en 22 entidades federativas. Lugares en donde antes no había rastro de la CNTE, de pronto empieza a ganar simpatías y multiplicar sus fuerzas en entidades como Quintana Roo, donde los docentes impidieron que el gobernador Borge Angulo pudiera rendir su segundo informe.

 

 

Como señalamos en este espacio hace una semana, la CNTEpierde la batalla ante la opinión pública nacional pero la gana ante las bases del magisterio que observan con incredulidad cómo la dirigencia del SNTE no mete las manos en la defensa de sus derechos gremiales que sin duda serán trastocados con el servicio profesional docente, así como el cuasi hecho consumado de que la Federación volverá a centralizar los pagos al magisterio, ya no transferirá los recursos a los estados y concluirá las dobles negociaciones con la que se obtenían privilegios superiores a las prestaciones federales.

 

 

La rebelión ya se encendió en varias entidades donde antes no había rastros de disidencia. En Chiapas tomaron inmuebles gubernamentales, plazas comerciales así como la caseta de cobro de la carretera de cuota Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal de las Casas. Los reportes extraoficiales del la SEP señalan paros en Jalisco, Veracruz, Campeche, Yucatán y Baja California. Reportes de inteligencia señalan que a la mega marcha convocada para hoy asistirán maestros de 37 de las 60 secciones que el SNTE tiene en todo el país.

 

 

El caso de Puebla puede ser paradigmático. Desde hace mucho que la CNTE busca infiltrarse en el estado, pero el gobierno morenovallista contuvo el contagio con excelentes negociaciones salariales en las que se privilegió la capacitación de los docentes. Pero luego de la detención del Elba Esther Gordillo, nada ha vuelto a ser igual. Juan Díaz Torre, el sustituto de Elba, no tiene una relación fluida con Moreno Valle, tanto que nunca hizo acto de presencia en la campaña. Luis Maldonado sigue manejando el tema educativo porque (el embajador) Lozoya no tiene media idea del tema. Pero el problema fundamental es que Emilio Salgado Néstor y Jorge Barrera de la Rosa ya no pueden contener el descontento de las bases.

 

 

La semana pasado ocurrió la primera tentativa cuando el BINE paró actividades, pero los dirigentes tendieron una cortina de humo. Pero para hoy las cosas arderán porque docentes de los centros escolares —la mayoría federalizados del SNTE 51— anunciaron a los padres de familia mediante volantes el cese de actividades para sumarse al paro nacional de actividades convocado por la CNTE. La SEP ya se encargó de amenazar a los posibles participantes amenazado con descontar el día, pero por la mañana de hoy nos enteraremos si la convocatoria tuvo éxito o fue desactivada.

 

 

El descontento generalizado del magisterio se incrementa por la falta de información sobre los efectos de la recentralización del gasto educativo en las conquistas del magisterio poblano. Por ejemplo, ¿qué va a pasar con el aguinaldo de 90 días, cuando la Federación solamente entrega 50? ¿Quién va a reponer el resto? O con los 23 días de bonificación por el Día del Maestro, una prestación que la SEP federal no reconoce. ¿Van a perder los maestros?

 

 

Las preguntas son muchas y el escenario, así como los actores, se reconfiguran rápidamente con la mezcla perversa que provoca el activismo de la CNTE, así como la pasividad del SNTE, especialmente Juan Díaz Torre, quien no se mueve un milímetro por miedo a que le den el mismo trato carcelario que a Elba Esther Gordillo. El mismo pánico que mueve a líderes de las secciones 23 y 51, Emilio Salgado y Jorge Luis Barrera de la Rosa, que no podrán contener el paro que dejaría sin actividades a 30 mil estudiantes de los centros escolares.

 

 

El monstruo del magisterio ruge y se organiza para resistir, aún sin el apoyo gremial de su sindicato, paralizado por sus propios excesos en la etapa de Elba Esther. La CNTE quiere incrementar su presencia en todo el país para, en un futuro hipotético, poder desbancar al SNTE de la titularidad del contrato colectivo.

 

 

¿Hasta dónde llegarán los coletazos de la rebelión que amenaza con volverse nacional?

 

 

 

 

Rate this item
(2 votes)
comments powered by Disqus