Sunday, 20 de September de 2020


Estefan y Lastiri: objetivos comunes, estrategias diferentes




Written by 

Estefan deberá negociar con Juan Díaz de la Torre y el comité nacional del SNTE, así como los 60 líderes seccionales, el número de los docentes que recibirán el beneficio en todo el país, el monto del refinanciamiento, las Sofoles con las que se hará la negociación con la autorización directa del presidente Peña Nieto y de Luis Videgaray

Incrustados en altos niveles del gobierno federal, y con el objetivo de convertirse en opciones viables para recuperar Casa Puebla, Juan Carlos Lastiri y Jorge Estefan Chidiac tienen estrategias diametralmente diferentes para avanzar. El zacatleco pegando golpes a diestra y siniestra contra el régimen morenovallista, aprovechando todos los resquicios posibles de las delegaciones federales y con una táctica agresiva para colocar incondicionales en los sectores del PRI estatal. El titular de Bansefi, por su parte, tras varios meses de bajo perfil en los que ha viajado a varios lugares del mundo a analizar el funcionamiento de bancas sociales, regresa por la puerta grande para operar el regreso del ejército magisterial a los brazos del PRI a través de aquello que el diario Reforma identificó como el “Profeproa”: el rescate de créditos magisteriales por un monto de 5 mil millones. ¿Cuál tendrá más probabilidades de éxito?

 

 

El subsecretario Lastiri, aliado con el poderoso Oficial Mayor de Hacienda, Jorge Márquez, dedica sus horas de trabajo en la Sedeso a pensar en el PRI, así como en la construcción de su candidatura al gobierno poblano en 2018, que a su propia chamba. No en balde el Coneval le dio un tremendo coscorrón al señalar las grandes deficiencias del diseño de la Cruzada contra el Hambre, el programa social estrella de Peña Nieto que cada vez luce más estrellado. Aunque el zacatleco quiso quitarse el golpe de varias formas, quedó retratado ante el gabinete federal por los errores mayúsculos en el diseño del programa, para el disgusto de Ernesto Nemer y Rosario Robles.

 

 

Lastiri es el “todas mías” del PRI poblano: en todas las decisiones quiere incidir, en todas las posiciones quiere colocar incondicionales para incrementar su estructura. Su ejemplo más burdo en el intento de imponer a Lenchito Rivera en el Frente Juvenil Revolucionario pese a su evidente novatez. Por supuesto, maniobra a todos niveles para que Pepe Chedraui no sea el coordinador de la minibancada tricolor en la próxima legislatura del Congreso. Y claro, a toda costa quiere que el próximo presidente del PRI poblano esté en su nómina, pese el fracaso de haber impulsado al mediocre Pablito Fernández del Campo.

 

 

Pero el subsecretario de Sedeso también tiene argumentos seductores. Su última adquisición es el arzobispo Víctor Sánchez, incorporado como personal de planta de la Cruzada contra el Hambre. El jefe de la Iglesia católica en Puebla ya es uno más de sus operadores y no tiene empacho en aparecer con él por cualquier pretexto. ¿El último? Recibir la donación de 40 mil latitas de atún Dolores en el marco de la Cruzada que, por medio de la grey católica, sean repartidas por los 14 municipios prioritarios a través de la Fundación Cáritas. ¿Así o más alianza? Lo único que falta que lleven estampadas las caritas de Lastiri.

 

 

Jorge Estefan, por el contrario, conoce el valor de la paciencia. Para muchos, la posición de Bansefi fue un premio pequeño a los favores prestados en la campaña presidencial puesto que se le había visualizado en una Subsecretaría de Hacienda, en el IMSS o el SAT. Pero quienes apostaron lo hicieron sin entender el contexto político del momento, marcado por las investigaciones de la periodista de ficción Carmen Aristegui —retratada así por Marco Levario— sobre el financimiento de la campaña a través de Monex, Soriana y etcétera. Aunque nadie ha podido probar nada, el caso continúa abierto en el IFE, y hasta que no sea cerrado, Estefan no puede volver con toda la fuerza al escenario, por lo que prefirió bajar el perfil y concentrarse en la operación de la Banca Social.

 

 

Pero Estefan tiene grandes virtudes para la operación financiera. Así que con todo y caso Monex, fue reactivado para una misión vital para los intereses del PRI en 2015 y 2018: consumar el regreso del SNTE a la órbita tricolor. El instrumento es un acuerdo entre Bansefi y el sindicato magisterial para refinanciar créditos por 5 mil millones de pesos que serán repartidos entre las 60 secciones sindicales. Por ejemplo, en Puebla habrá alrededor de 3 mil beneficiarios que podrán transferir sus adeudos a la banca social del gobierno federal para tener nuevos plazos y menores tasas de interés.

 

 

Para ello, Estefan deberá negociar con Juan Díaz de la Torre y el comité nacional del SNTE, así como los 60 líderes seccionales, el número de los docentes que recibirán el beneficio en todo el país, el monto del refinanciamiento, las Sofoles con las que se hará la negociación. En otras palabras, con la autorización directa del presidente Peña Nieto y de Luis Videgaray, le pondrá cemento al nuevo maridaje que sentará las bases electorales del 2015 y 2018.

 

 

Los viejos sabios solían decir que en la política, como en el golf, gana quien tira menos golpes. En este caso, rumbo a la disputa de Casa Puebla, ¿va ganando Estefan o Lastiri?

 

 

*** La delegación del CEN tricolor en China. La encabeza Guillermo Deloya Cobián por delegación directa de César Camacho Quiroz. Viajan al Imperio del Sol Naciente con un grupo de jóvenes para analizar los casos de éxito y desarrollo, así como la transformación del Partido Comunista que gobierna una nación de altísimos tintes capitalistas. Su figura sigue creciendo a ojos de la dirigencia nacional del partido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus