Tuesday, 19 de November de 2019


El morenovallismo pierde tres ventajas competitivas con la #ReformaPolítica




Written by 

Si el objetivo de la #ReformaPolítica era quitarle a los gobernadores el control de los órganos electorales en sus estados para eliminar ventajas hegemónicas, puede afirmarse que de alguna medida lo lograrán. El caso de Puebla es un ejemplo: el régimen morenovallista pierde al IEE que impuso en 2012, asícomo a sus magistrados, además de dejar atrás su figura favorita de “candidaturas comunes”

Excepto a la partidocracia, a nadie dejósatisfecho el bodrio de #ReformaPolítica aprobada ya en sus términos básicos por ambas cámaras del Congreso con el voto del PRIAN. La ruptura del candado histórico a la no reelección, uno de los puntos torales de la Revolución Mexicana, no modificarálos términos de la relación entre representantes y sus electores, una vez que entre ellos seguirámediando los partidos políticos. A todas luces es insuficiente que un legislador pueda presentarse por otra organización si rompiócon la original antes de la mitad de su mandato: al fin y al cabo, el poder sigue en manos de la partidocracia y no de los ciudadanos.

 

 

Los politólogos esperaban con ansia la institución de la reelección como el mecanismo para darle incentivos a legisladores y alcaldes para ejercer su representación en términos de los intereses ciudadanos, asícomo una vía indirecta para promover la rendición de cuentas. Sin embargo, esos objetivos no podrán ser conseguidos con esta #ReformaPolítica: nuestros políticos seguirán con los incentivos de siempre para obedecer a las cúpulas de podery no al mandato de los ciudadanos.

 

 

Pero nada tan malo como la desaparición del Instituto Federal Electoral para sustituirlo por un monstruo que no tiene pies ni cabeza. El razonamiento es simplemente estúpido: lo que da poder fáctico a los gobernadores es la mayoría en los congresos locales,lo que le permite controlar no sólo a los consejeros y magistrados electorales, sino a magistrados del TSJ, comisionados de Acceso a la Información Pública, presidentes de comisiones de Derechos Humanos, y tantas posiciones más.¿La solución es que la Federación también se haga cargo de estos nombramientos?

 

 

Pero nada importo: los nueve consejeros, electos en octubre de 2012, asícomo los tres integrantes del Tribunal Estatal Electoral, se van al desempleo. Su remoción ocurrirápor ahíde mediados de 2014. Armando Guerrero y compañía no conducirán la elección de minigobernador en 2016,con lo que el morenovallismo pierde uno de sus enclaves. Tampoco contarácon la mayoría en el Tribunal Estatal Electoral, aunque en éste caso su operación no era fundamental para mantener la hegemonía del régimen de Moreno Valle.

 

 

Formalmente desaparece el Instituto Electoral del Estado (IEE) para transformarse en un ente denominado Organismo Público Local en Materia Electoral—integrado por siete miembros que serán electos por el Consejo General del INE—. A su vez, los integrantes de ese INE provendrán de un mecanismo complicadísimo del que participan la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el IFAI.

 

 

Respecto de los tres magistrados del TEEP, de los que dos responden a los intereses del morenovallismo, también se irán a su casa y sus sustitutos serán designados en el Senado.

 

 

Un dato que pasódesapercibido para el morenovallismo es que la #ReformaPolítica oculta un golpe de mucha magnitud: en virtud de que deberáexpedirse una Ley de Partidos Políticos que haráde sustituto de los Códigos Electorales Locales, en esta se regularán todos los tipos de coaliciones, pero de acuerdo al dictamen, desaparecen el instrumento favorito que usóel régimen para ganar las elecciones intermedias de 2013: las candidaturas comunes.

 

 

En efecto, la nueva Ley de Partidos regularálas coaliciones totales, parciales y flexibles, pero no aparece a la figura de candidatura común. En la primera —totales—refiere al cien por ciento de los cargos; en las parciales al cincuenta por ciento, y en las flexibles al veinticinco por ciento de ellos, siempre bajo una misma plataforma. Alguien podráafirmar que las coaliciones flexibles son los mismo que las candidaturas comunes, pero no queda claro cómo se organizaráen las boletas, además de la sumatoria de votos.

 

 

Si el objetivo de la #ReformaPolítica era quitarle a los gobernadores el control de los órganos electorales en sus estados para eliminar ventajas hegemónicas, puede afirmarse que de alguna medida lo lograrán. El caso de Puebla es un ejemplo: el régimen morenovallista pierde al IEE que impuso en 2012, asícomo a sus magistrados, además de dejar atrás su figura favorita de candidaturas comunes.

 

 

De esta forma, cuando se concreten todos estos cambios para mediados de 2014, la cancha de la minigubernatura estarámás pareja: de entrada, ya no podrán recurrir a todo tipo de argucias para promoverse en espectaculares y revistas. El morenovallismo, pues, pierde tres ventajas competitivas rumbo a la elección de minigobernador.

 

 

Aunque ya veremos: con la capacidad de operación de Moreno Valle, nadie podría dudar que el próximo órgano público en materia electoral, asícomo el nuevo TEEP, respondan a sus intereses.

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(2 votes)
comments powered by Disqus