Monday, 09 de December de 2019


Yunquismo + morenovallismo + Chuchos + magisterio + marinismo




Written by 

La mezcla final de Puebla Unida es un pastiche de extraño sabor, por no decir un batidillo que nadie en su sano juicio se bebería. Yunquismo + morenovallismo + Los Chuchos + izquierda + magisterio + Elba Esther. Y para darle un sabor poco más extraño, una pizca de marinismo.

En tiempos de incertidumbre y especulación, solamente el buen periodismo se confirma en el tiempo. El viernes 15 de febrero, hace más de un mes, anuncié en exclusiva que el PRD le había dado el sí definitivo a Moreno Valle y con ello daba vida a la segunda megacoalición. Son cinco semanas en los que ha pasado de todo, incluido la detención de Elba Esther Gordillo, y la palabra del dirigente nacional Jesús Zambrano, así como la del senador Luis Miguel Barbosa, se mantuvo inalterable pese a las presiones de Los Pinos. La hoja de ruta delineada en el desayuno del miércoles 13 de febrero entre ambos perredistas y el gobernador Moreno Valle también se cumplió puntualmente, al grado que la alianza se registrará en el límite legal previsto para hoy. Nadie podrá negar que “Los Chuchos”, así como Barbosa, tuvieron palabra, y que una vez más Moreno Valle consiguió lo que parecía imposible ante el embate de Peña Nieto.

 

 

La nueva megacoalición, sin embargo, tiene un nuevo ingrediente, por demás inesperado: la incorporación parcial del Partido Social Marinista recién registrado por orden del TEPJF. No sé qué pueda aportarle Carlos Navarro al morenovallismo, puesto que no pudo mantener el registro en 2007 con Esperanza Ciudadana. Simplemente creo que se trata de birlarle la cartera al PRI: un acto con el que Moreno Valle demuestra que aún tiene poder para comprar lo que esté a su alcance, y que además, tiene mejores reflejos que el delegado Fernando Moreno Peña y el dirigente Pablo Fernández del Campo.

 

 

Pero ya a la hora de la competencia real, además de que el Partido Social Marinista no aporta mucho en votos, creo que la coalición parcial, también llamadas candidaturas comunes, solamente moverá a confusión a los electores del morenovallismo. Un fenómeno parecido al que le ocurrió al PRI y el Partido Verde en 2012, cuando firmaron para ir juntos en 270 distritos federales y separados en los 30 restantes. Como la publicidad dominante fue la de la Alianza por México, los electores votaron por ambos en los 30 distritos en los que cada uno iba por su lado. Consecuencia: esos votos se anularon, el PRI perdió esos distritos y se quedó muy cerca de la mayoría en la Cámara de Diputados. La confusión mató al tricolor.

 

 

Lo mismo le puede ocurrir al morenovallismo en su genial ideal de incorporar al PSI en una alianza parcial: confusión entre los electores. ¿Cómo? Veamos: hasta donde avanzaba la negociación, PSI se sumará a la megacoalición en 198 municipios, mientras que irá solo en las 19 cabeceras distritales y los 26 distritos electorales. Entonces, el elector poco informado puede creer que la coalición es total y marcar todos los logos en la boleta, de tal forma que al final, en los distritos en los que cada uno va por su lado, los votos se anulen. Se trata de un riesgo real que quizá no fue evaluado.

 

 

La mezcla final de Puebla Unida es un pastiche de extraño sabor, por no decir un batidillo que nadie en su sano juicio se bebería. Yunquismo + morenovallismo + Los Chuchos + izquierda + magisterio + Elba Esther. Y para darle un sabor poco más extraño, una pizca de marinismo.

 

 

Guácala de pollo. Yo paso.

 

 

*** ¿Cómo se concretó la nueva megacoalición?Esto escribí el 15 de febrero. “En medio de la tormenta, Moreno Valle se ha quitado un peso de encima: el Partido de la Revolución Democrática le ha dado el sí definitivo para conformar la nueva megacoalición morenovallista que pretende reeditar el éxito de 2010. Tras una intensa semana de negociaciones que concluyó la noche del miércoles con Jesús Zambrano y Luis Miguel Barbosa, destrabaron algunas de las dificultades principales de la alianza y fijaron la hoja de ruta que culminará el jueves 21 de marzo cuando la Comisión Política Nacional del Sol Azteca faculte a su presidente a firmar el convenio de coalición para la fecha límite del 22 de marzo. El mecanismo de selección de candidatos en los principales municipios serán las encuestas que se levantarán a lo largo del mes de marzo. La reedición de Compromiso por Puebla es un hecho.

 

 

”Cuatro partidos volverán a hacer frente común contra el tricolor: PAN, PRD, Nueva Alianza y el partido estatal Compromiso por Puebla. Además de las exigencias económicas de ‘Los Chuchos’, Moreno Valle aceptó resolver las candidaturas por aplicación de encuestas con el objetivo de dejar satisfechos a todas las tribus del partido y dejar pasar a los mejores perfiles no importando aquellas que sean críticas con el gobierno estatal. Por ejemplo, Roxana Luna Porquillo que desea ir por San Pedro Cholula se va a medir ante Lorenzini sin que haya vetos de por medio.

 

 

Si el PRD ha aceptado las encuestas como método de selección de candidatos, al igual que ya lo hizo el PAN, dado que Nueva Alianza y CPP dirán a todo que sí, en realidad se trata de la oficialización de que el gobernador será el gran repartidor de candidaturas, quien en su amplio pragmatismo, elegirá perfiles más competitivos. Pero más que eso, directamente los construirá y conducirá como lo hizo con Gali Fayad. Por si le faltare algún poder, dispondrá de sus encuestadores favoritos para arreglar lo que falte por arreglar. ¡Faltaba más!

 

 

”Barbosa fue invitado por el gobernador Moreno Valle a Tehuacán el martes pasado para asistir a la inauguración del Centro Integral de Servicios, construido en el segundo municipio en importancia del estado. Los últimos flecos de la negociación se cerraron ahí y el gobernador cedió en lo que tenía que ceder. En otras palabras, ganó la subasta del Sol Azteca. Posteriormente, el miércoles, amarró la pinza con Jesús Zambrano que se comprometió a lograr la paz entre las tribus a cambio de que todos tuvieran espacios en candidaturas a alcaldías, diputaciones y regidurías. Por supuesto, el que parte y reparte se queda con la mayor parte, por lo que “Los Chuchos” serán los ganones.

 

 

”¿Qué sigue? Conforme a la hoja de ruta trazada por Zambrano y Barbosa, mañana vence el registro de aspirantes perredistas a puestos de elección popular. Luego, el próximo sábado 23 de febrero sesionará el consejo estatal en donde se cuenta con la mayoría suficiente para sacarla adelante en caso de una batalla de tribus. Luego se procederá a la medición de aspirantes y al reparto de candidaturas entre los cuatro partidos, para que la Comisión Política Nacional autorice y dé facultades a Zambrano para la firma de la nueva alianza en la fecha límite establecida en el Coipep del 23 de marzo”.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus