Monday, 24 de June de 2024


El informe del Yunque o el maniqueísmo desbordado




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
No busquemos eufemismos.

Las cosas hay que llamarlas por su nombre. Sin matices, ni maquillaje.

 

 

Fue la fiesta del Yunque, el sueño acariciado tantas décadas por las familias custodias.

 

 

El anhelo de estos sinarquistas de ver convertida a Puebla en la “Ciudad de Dios” de San Agustín.

 

 

Eduardo Rivera Pérez festejó con la cofradía a la que pertenece y a la que se debe.

 

 

Rivera dice: “Trabajé por Puebla, nunca por el poder”. Falso.

 

 

Lalo trabajó para la oligarquía yunquista que lo cobijó. A ellos les prodigó beneficios y canonjías. Sin duda el Yunque está más que satisfecho con su gestión.

 

 

Pero aparte queda la realidad que viven los poblanos.

 

 

Rivera no fue un gran alcalde, ni siquiera un edil responsable.

 

 

Para medir la gestión basta con salir a cualquier calle de Puebla, subirse a un taxi o a un microbús y hablar con la gente. Con la gente que no tiene intereses en la política.

 

 

Hablar con las víctimas de los asaltos, los robos, con aquellos poblanos que saben lo que significa que tres maleantes se metan a su casa y amordacen a su familia.

 

 

Nunca antes se había visto esta violencia en Puebla capital, nunca antes los poblanos vivieron con tanto miedo.

 

 

La mejor opinión sobre la gestión de Rivera la tienen los ciudadanos de a pie. Las verdaderas víctimas de su indolencia para garantizar la seguridad de las familias poblanas.

 

 

Políticamente fue un Ayuntamiento más frívolo que el de Blanca Alcalá y más irresponsable que el de Luis Paredes Moctezuma.

 

 

Pero para la base social fue una gestión ausente y omisa.

 

 

No podemos caer en el maniqueísmo de presentar a un Lalo bondadoso, frente a un Moreno Valle reacio.

 

 

La realidad de la Puebla insegura, desborda cualquier interpretación política.

 

 

No, Lalo no es el nuevo santo del Yunque poblano, aunque así lo quieran presentar.

 

 

En realidad fue el alcalde más irresponsable e insensible en la historia. La lectura más certera de la realidad está en las calles de Puebla. Son los poblanos de a pie los que tienen la verdadera evaluación.

 

 

El rey de la simulación Samuel Olivier espera al gobernador RMV

 

 

El presidente municipal de Ajalpan Samuel Olivier, rey de la simulación y príncipe del nepotismo, asegura que el gobernador Rafael Moreno Valle estará presente en su tercer y último informe de gobierno.

 

 

El edil conocido en la comunidad por tener a numerosos miembros de su familia en la nómina municipal, confía en contar con el apoyo irrestricto del ejecutivo estatal.

 

 

Sin embargo como hemos abundado Olivier le da una cara al gobernador Moreno Valle, pero actúa con otra.

 

 

El mandatario estatal esperaba que algunos ediles procedieran de manera imparcial durante la pasada contienda.

 

 

No les pidió apoyar a los candidatos de “Puebla Unida”, únicamente los exhortó a no meter las manos, a mantenerse imparciales y a dejar que el proceso electoral siguiera su curso.

 

 

Ese fue el llamado para Samuel Olivier.

 

 

Empero en la realidad no fue así.

 

 

El caso ejemplar es Ajalpan, donde el edil Samuel Olivier le dijo que si al gobernador Moreno Valle, pero solo de forma, ya que en realidad siguió la línea de Pablo Fernández del Campo y por debajo de la mesa dinamitó el proceso en contra de Agustín Gil Toribio, candidato de “Puebla Unida”.

 

 

Y aunque su partido, el Revolucionario Institucional ganó el proceso, su relación con el alcalde electo Gustavo Lara no es buena.

 

 

A unos días de que Samuel Olivier rinda su tercer informe en el que –dice--, recibirá la visita del gobernador, conviene recordar que el munícipe metió la mano, fue tendencioso y parcial.Pero sobre todo nunca cumplió con el compromiso que hizo con Moreno Valle de mantenerse al margen.

 

 

Al gobernador le dio otra cara y no cumplió los acuerdos.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus