Monday, 24 de June de 2024


Moreno Valle: siempre en el punto sin retorno




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
El gobernador Rafael Moreno Valle tuvo un lunes complicado.

Los medios críticos de Puebla, entre ellos “Cambio” documentan profusa, detalladamente los hechos ocurridos en San Bernardino Chalchihuapan. Las víctimas, los lesionados, las armas, los procesos penales que se han iniciado.

 

La magnitud de lo ocurrido en Chalchihuapan ha encontrado eco en medios nacionales.

 

 

El columnista Ricardo Raphael(autor del libro “Los Socios de Elba Esther”) dedicó su entrega de “El Universal” a la Puebla de Moreno Valle y cita al doctor Arturo Rueda como fuente.

 

 

Álvaro Delgado de “Proceso” también escribe sobre la entidady todo apunta que la bola de nieve mediática seguirá creciendo.

 

 

Pareciera que fue un lunes fatídico, pero uno de los mayores críticos del morenovallismoel consumado periodista Valentín Varillas escribió en su columna “La Tempestad” que las acciones del mandatario poblano son una actitud deliberadamente preparada para ofertarse como un “gobernante de mano dura”, en contraste con figuras débiles, como es el caso del jefe de gobierno del Distrito Federal.

 

 

Empero el asunto es extremadamente delicado. Moreno Valle puede ofertarse como un mandatario de extrema firmeza, pero los hechos pueden rebasar esa percepción.

 

 

En las calles el asunto puede desbordarse más allá de lo que el propio gobierno quiera proyectar.

 

 

La hipótesis de Varillas es interesante, sin embargo lo más probable es que Rafael Moreno Valle esté actuando de la única forma en que sabe hacerlo: hacia adelante, solo hacia adelante.

 

 

El morenovallismo es un auto que no tiene reversa. Y eso ha quedado más que demostrado.

 

 

Si, indiscutiblemente Rafael está caminando sobre una cuerda floja. Pero lo que podemos asegurar es que ni se va a bajar, nise va a regresar.

 

 

Crimen infrahumano conmociona a Tehuacán

 

 

La noche del domingo 13 el pequeño Carlos Gabriel de tan solo 9 años de edad, se encontraba jugando con sus hermanas en el pequeño parque del fraccionamiento Santa María, de Tehuacán. Su padre estaba a unos metros de distancia.

 

 

Cerca de las ocho de la noche con treinta minutos la familia decidió regresar a su domicilio queesta a unas cuantas cuadras. El pequeño Carlos Gabriel tomó su bicicleta y avanzó rápidamente para llegar antes a su domicilio.

 

 

Pero nunca llegó.

 

 

En escasas dos cuadras el niño desapareció junto con su bicicleta.

 

 

Los padres dieron aviso a la Policía Municipal de Tehuacán e hicieron un público llamado en las redes sociales. Durante la noche del domingo corporaciones de seguridad buscaron al menor en toda la zona, sin éxito.

 

 

La mañana del lunes 14 un campesino de edad avanzada caminaba junto con su burro por las orillas de Tehuacán cuando vio un cuerpo ensangrentado.

 

 

El anciano narra que amarró su burro a un árbol para caminar a la colonia más cercana y dar aviso a las autoridades.

 

 

La escena fue dantesca.

 

 

El cuerpo sin vida era el del pequeño Carlos Gabriel que fue víctima de un bestial asesinato.

 

 

Los seres que le quitaron la vida usaron una roca de gran tamaño para golpear su cabeza.

 

 

Las primeras indagatorias forenses señalan que el menor pudo ser objeto de un ataque sexual y posteriormente asesinado con la piedra.

 

 

El abominable, aberrante crimen conmociona a Tehuacán y puede desencadenar un fuerte, un grave conflicto social.

 

 

La saña inhumana, infrahumana con la que se cometió el crimen nos habla de seres desquiciados que representan una alta, altísima peligrosidad social.

 

 

El asunto ya está en manos de la Procuraduría de Justicia del estado y de su titular Víctor Antonio CarrancáBourget quien debe asignar a sus agentes investigadores de élite, antes de que Tehuacán se convierta en un infierno.

 

 

Descanse en Paz el pequeño Carlos Gabriel.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus