Monday, 24 de June de 2024


Chalchihuapan: dinamita para la candidatura común




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
En política no existen las casualidades. Nada pertenece al azar, todo es producto del plan de alguien. Lo que estamos viendo debe ser objeto de un severo análisis.

El tema de Chalchihuapan simplemente está desbordado. Va más allá de lo que los asesores, secretarios y equipo cercano al gobernador Moreno Valle pudieron pensar.

 

 

El tema ya llegó a San Lázaro y al Senado de la República. Los señalamientos se hacen diarios en la prensa nacional. La dedicatoria política es clara y obvia: “detengan a Moreno Valle para que no llegue al 2018”.

 

 

Ricardo Monreal, Alejandro Encinas, Gerardo Fernández Noroña, personajes emblemáticos de la izquierda nacional (más lo que se añadan en los próximos días) embisten al mandatario poblano. Y sin ambages señalan que debe acotarse su carrera por la presidencia de la República.

 

 

Hasta el momento el equipo del gobernador Moreno Valle se ha visto rebasado por las consecuencias mediáticas y políticas de los sucesos de Chalchihuapan. Simplemente fue algo que los tomó por sorpresa y aún no pueden dimensionar.

 

 

Las columnas “de gran calibre” en medios nacionales se suceden una tras otra. Y no hay operador que pueda contener esa avalancha mediática.

 

 

La dedicatoria es evidente, alguien está operando el primer golpe nacional contra Moreno Valle en sus aspiraciones presidenciales.

 

 

¿Quién? Por el momento sería anticipado señalar la mano que mece la crisis.

 

 

Pero el tenor de los discursos es sorprendentemente similar y coinciden en el mismo punto: detener su carrera rumbo al 2018. Buscaban un hueco, un subterfugio, un flanco para golpear al gobernador poblano y lo encontraron en Chalchihuapan.

 

 

No lo van a soltar fácilmente.

 

 

No. De ninguna manera.

 

 

Para los escribanos del régimen es muy fácil comparar al Chalchihuapan de Moreno Valle con el Acteal de Peña Nieto.

 

 

La comparación no cabe, por una simple y sencilla razón, Acteal fue una orden presidencial. El entonces gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto fue cobijado, protegido, solapado desde Los Pinos.

 

 

En Chalchihuapan, Moreno Valle va solo. Completamente solo.

 

 

No será fácil controlar esta crisis. Ni siquiera cayendo los secretarios responsables de la gobernanza y la seguridad pública.

 

 

Las fieras quieren la piel de Moreno Valle. Y no cesarán en sus ataques.

 

 

Empero Rafael es un auténtico zoon politikon y tampoco se va a doblar, mucho menos a replegar. Por las noches buscará la solución a esta crisis.

 

 

Dicen que todas las enfermedades dejan una cicatriz.

 

 

¿Dónde quedará la cicatriz de Chalchihuapan?

 

 

Quedará en el hecho de que dinamitó las posibilidades de una alianza electoral con la izquierda mexicana.

 

 

El Senador Miguel Barbosa Huerta y el mismo Jesús Zambrano trabajaban en ese sentido, en la construcción de una alianza, una coalición, una candidatura común como la del año 2010.

 

 

Juntos PAN y PRD, pero ahora a nivel presidencial.

 

 

Pero Chalchihuapan dinamitó esa posibilidad.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus