Tuesday, 20 de April de 2021

Martes, 02 Junio 2015 00:58

Antorcha: el negocio familiar agoniza




Written by  Javier Arellano Ramírez

Lo que está sucediendo en Ajalpan es sintomático.


Merece una mención especial.

 

Durante años se mostró como un muro infranqueable, como el gran bloque que nadie podía derrotar. Pero en los últimos meses ha manifestado signos, síntomas de una inocultable debilidad.

 

Lo que ocurre en el distrito electoral de Ajalpan es descriptivo.

 

Desde las elecciones federales de 2012 el Comité Directivo Estatal del PRI entregó a la organización Antorcha Campesina el distrito de Ajalpan. Esta demarcación electoral básicamente entraña la Sierra Negra poblana: los municipios de Ajalpan, Coxcatlán, Vicente Guerrero, Coyomeapan, Zoquitlán, Tlacotepec de Porfirio Díaz y San Miguel Eloxochitlán. Todos estos municipios enclavados en zonas agrestes, tierras de abundante vegetación y ancestrales rezagos.

 

Por su naturaleza política, la Sierra Negra fue un bastión priísta durante 80 años, pero esa hegemonía está en riesgo de desaparecer en 2015.

 

Hace tres años, en 2012, el distrito le fue entregado a Lisandro Campos Córdova, primo de Aquiles. En ese momento sólo unos cuantos pudieron ver que ese gesto de nepotismo era un indicio de extrema debilidad. La diputación de Lisandro fue gris, opaca, carente de todo atisbo de intelecto político. Quedaba claro que Campos sólo tenía un mérito: ser primo del cacique de Antorcha y nada más.

 

Pasaron más de dos años de letargo político. Se esperaba que Antorcha desplegara sus estructuras, pero eso nunca ocurrió. Sólo fue un espectáculo de pasividad e indolencia.

 

En la antesala de este proceso electoral de 2015, los auténticos grupos priistas de Ajalpan pidieron recuperar el distrito para quienes tienen el arraigo. Conminaron a Ana Isabel Allende a no volver a entregar la región a Antorcha Campesina. Todos los grupos oriundos lo pidieron una y otra, y otra vez.  En todas esas ocasiones se encontraron con una absoluta cerrazón.

 

El PRI de Allende volvió a entregar la candidatura a otra figura de Antorcha. En un principio, se mencionó a Hersilia Córdova Morán como probable candidata.

 

Pero no, la cúpula decidió enviar a Edith Villa, una figura menor en la estructura antorchista, con una insípida trayectoria en el Estado de México y completamente ajena al distrito de Ajalpan.

 

El coordinador de la campaña de Edith Villa, es el actual diputado federal Lisandro Campos. Y ambos caminan sobre un terreno fangoso. No hay comités municipales, ni seccionales, ni sectores del tricolor. Toda la maquinaria priista de la región se diluyó bajo el fallido liderazgo de Lisandro.

 

Y lo que quedaba se fue al Partido Nueva Alianza, que en Ajalpan es un proyecto personal del gobernador Rafael Moreno Valle.

 

El partido turquesa postuló como candidato propietario a Ignacio “Nacho” Salvador, ex edil de Ajalpan, quien lleva como suplente a David Celestino Rosas, ex munícipe de Coyomeapan.

 

El coordinador de la campaña es Samuel Olivier también ex alcalde de Ajalpan y el financiero es Gustavo Lara, actual presidente municipal del mismo lugar. Un grupo de priistas rudos que fueron convencidos para abandonar al tricolor y enfrentarlo desde Nueva Alianza.

 

¿Qué les ofrecieron a estos ex priistas para que formaran un aguerrido bloque turquesa. Muy simple: el ofrecimiento estriba en agilizar la aprobación de sus cuentas públicas.

 

Lo cierto es que estos ex priistas están a punto de descarrilar a Antorcha Campesina en toda la región de Ajalpan.

 

A estas alturas es claro que la agrupación de Aquiles Córdova ya no representa lo que era. Ya muestra claros síntomas de debilidad, de agotamiento. El mismo líder ya no aparece con la frecuencia, con la constancia que lo hacía. Y entregar un distrito como Ajalpan a Lisandro Campos Córdova y a Edith Villa es la prueba palpable, contundente, de que Antorcha atraviesa por una crisis de cuadros.

 

Ahora se vislumbra que el negocio familiar comienza a fenecer, a agonizar. El gran cacique paulatinamente pierde la fuerza. Y no hay quien lo sustituya.

 

Mientras Aquiles viva, Antorcha Campesina se mantendrá con altas y bajas, pero al fallecer, la agrupación se va a atomizar en pequeños grupúsculos regionales o municipales. Y esto es claramente perceptible desde este momento.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.  

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus