Thursday, 22 de April de 2021

Jueves, 11 Junio 2015 02:32

Izquierda atomizada o la patria potestad de la esperanza




Written by  Javier Arellano Ramírez

El hedor comienza a percibirse.


Todavía faltan tres años y la descomposición ya es inocultable.

 

El 2018 es la próxima gran batalla pero desde este momento se hace evidente que el proceso estará más que infectado de una terrible dolencia; la pandemia se llama soberbia y ya desde ahora está invadiendo todos los órganos de la izquierda.

 

Estos son dos ejemplos de la cerrazón, el hermetismo, la intolerancia que priva en la izquierda mexicana y que irremediablementela llevará a una catástrofe más en 2018.

 

Primero.- Solo Morena detenta la patria potestad de la esperanza.

 

El triunfo de Jaime Rodríguez “El Bronco” como gobernador electo de Nuevo León rápidamente ha sido descalificado por los agoreros de la izquierda, quienes ya lo señalan una nueva versión de Fox, de Pablo Salazar Mendiguchía, Moreno Valle, Malova, Cué, Mancera, Ángel Aguirre.

 

A priori, a unas cuantas horas del triunfo electoral, activistas de la izquierda como John M. Ackerman denuestan al “Bronco” y lo comparan con lo más rancio de la política mexicana.

 

En su videocomentario, Ackerman señala que el triunfo en Nuevo León es mera “alternancia sin cambio de fondo”.

 

¿Entonces cuál puede ser el camino para la refundación nacional?

 

Si de entrada descalifican a un candidato que choca de frente y derrota al bipartidismo; refutan a un hombre que sufrió en carne propia el embate del crimen organizado y que sus conciudadanos así lo reconocen; reprueban su discurso combativo, entonces, ¿cuál es el único camino para la izquierda?

 

Para ellos la única vía de cambio se llama Andrés Manuel López Obrador. No hay otra posibilidad, no existe otra vía; simplemente es impensable, inimaginable, imposible. Y aquí en este momento es cuando caen en el mesianismo.

 

Cualquier otro esfuerzo democrático, ya seade un agente independiente o de una organización rápidamente corre el riesgo de ser etiquetada como “parte de lo mismo”. Invalidada para ejercer un “cambio de fondo”.

 

La izquierda lopezobradorista piensa que detenta la patria potestad de la esperanza; que es un título que única y absolutamente les pertenece a ellos. Y quien ose usurparlo será señalado, denostado y comparado con lo más pútrido de la política mexicana.

 

Segundo.- “Con el PRD ni a la esquina” o la izquierda de siempre atomizada.

 

La contienda presidencial de 2018 es la única oportunidad que le queda al PRI de detentar el poder tal y como lo hizo en el siglo XX.

 

Por su parte el panismo, aunque fracturado y lesionado en la última contienda, tiene los cuadros y la estructura nacional para buscar la próxima presidencia.

 

En cualquiera que sea el caso, el PRI y el PAN han hecho alianzas en el pasado; son más grandes sus afinidades que sus diferencias. Ya en 2006 unieron fuerzas para detener un giro que pudo llevar al país a un régimen de centro izquierda.

 

Y en 2018 es muy probable que vuelvan a coincidir. Hay altas posibilidades de que así sea.

 

En contraparte, la izquierda se fractura, se fragmenta, se atomiza en viscerales rivalidades. La expresión queda acuñada en la frase de López Obrador “con el PRD ni a la esquina”. La respuesta la hizo Miguel Barbosa “Nadie le va a rogar”.

 

¿En qué condiciones puede llegar la izquierda mexicana al 2018?

 

Sin duda en las más deplorables y lastimosas.

 

El mismo Barbosa lo advierte: “Para ganar la presidencia, se necesita de todo el país, no solo del Distrito Federal”.Esta película ya la vimos en 2006, en 2012 y estamos por ver la tercera escena fatídica en 2018.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus