Sunday, 18 de April de 2021

Jueves, 16 Julio 2015 02:08

Facundo: los negros capítulos de un siniestro policía




Written by  Javier Arellano Ramírez

Pocos como él han sido señalados tantas veces.


Las acusaciones, las versiones, las leyendas que se tejen en torno a su quehacer se cuentan por decenas y decenas.

 

Es, sin duda, un personaje siniestro. Para entenderlo no hay que buscar en sus escasas palabras, sino analizar sus significativos silencios.

 

Facundo Rosas Rosas actual secretario de Seguridad Pública en el estado, es un hombre de aspecto y pasado sombríos. Para acercarnos un poco a su historial repleto de oscuros capítulos se hace obligado repasar el libro Los Señores del Narco de la periodista Anabel Hernández. Las referencias a su persona son constantes, frecuentes, reiteradas.El libro es la investigación testimonial y documental más completa sobre el crimen organizado en nuestro país.

 

Facundo es un personaje cuya turbia historia va de la mano de su amigo Genaro García Luna, el omnímodo y omnipresente policía durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón.

 

En el libro de 588 páginas se señala a Rosas por sus turbios nexos con la camarilla de policías dirigidos por Genaro. En las páginas 452 a 459 se abunda sobre Lorena González Hernández alias “La Comandante Lore”, agente de la Policía Federal, quien resultó ser una consumada protectora de grupos de secuestradores, entre ellos la temible banda de “La Flor”.

 

La autora, a la letra señala: “Lorena era la subdirectora de la Unidad Antisecuestros de la Policía Federal Preventiva PFP, el día que montó un retén para secuestrar a Fernando Martí (hijo del empresario Alejandro Martí) y hasta el instante en que fue aprehendida”.

 

¿Cuál era el nexo de “La Comandante Lore” con Facundo?

 

El mismo libro lo detalla: “Lorena González trabajaba con Cárdenas Palomino desde la AFI, era miembro del selecto grupo, participaba en fiestas y comidas por su relación sentimental con Facundo Rosas Rosas, quien era subsecretario de la SSP federal, en aquel tiempo.”

 

Aunque el funcionario siempre lo negó.

 

Rosas perteneció a la élite policiaca del país. En la página 432 de Los Señores del Narco se enfatiza:  “Los chicos de García Luna parecían tener licencia para proteger a La Federación (organización criminal). De cada uno de ellos hay una historia negra que contar”

 

“Narcopolicías”.

 

“Como los más cercanos están Luis Cárdenas Palomino, Edgar Eusebio Millán Gómez, Francisco Javier Garza Palacios, Igor Labastida Calderón, Facundo Rosas Rosas y Gerardo Garay Cadena… ‘Ellos no son policías, son delincuentes’, afirman quienes los conocen bien, pero sobre todo quienes han trabajado con ellos. Lo dicen con sobrada razón. La delegación Iztapalapa, la más poblada e insegura de toda la capital mexicana, tristemente célebre por ser guarida de secuestradores, narcomenudistas, robacoches y otros parásitos, fue el lugar donde se gestó gran parte del clan de Genaro García Luna.”

 

Esta historia de negros capítulos viene a cuenta por la detención que realizó el Ejército Mexicano la madrugada del pasado martes 14 en Tepeaca, Puebla.

 

Los aprehendidos forman parte de la burbuja de Facundo Rosas; se trata de Marco Antonio Estrada López director general de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y Tomás Mendoza Lozano alias “el intenso” responsable del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), considerado el círculo élite de la corporación.Ambos están involucrados en el tráfico y distribución de hidrocarburos robados en ductos de Pemex. Pero aún más, el ex director Estrada López cobraba una cuota mensual por protección al crimen organizado.

 

Frente a esta nota la gran mayoría de los medios poblanos han olvidado las preguntas de rigor:

 

¿Ignoraba Facundo las actividades delictivas en que estaban involucrados sus más cercanos colaboradores?

 

¿Acaso este experto en inteligencia policiaca nunca se percató de que sus cuadros de élite estaban coludidos con el crimen organizado?

 

¿Es Facundo ajeno a estos turbios nexos con los traficantes de hidrocarburos?

 

¿Por qué aún después de la detención de estos mandos el Secretario de Seguridad Pública utilizó las facultades de su dependencia para tratar de liberarlos?

 

¿Cuál era la premura, la urgencia? ¿Acaso no quieren que se revelen mayores detalles?

 

De acuerdo a los conocedores del entramado policiaco, esto apenas representa la punta de la madeja. Habrá más agentes que aparecerán como cómplices de la estructura criminal. Hace unos días el periodista Alfonso Ponce de León publicó en el diario Intolerancia datos de un policía ministerial que hace las veces de “informante” de la delincuencia organizada.

 

El gobernador Rafael Moreno Valle debe sacudir fuertemente las ramas del aparato policiaco, limpiar hasta sus últimas consecuencias, caiga quien caiga. De lo contrario este tipo de sorpresas se harán frecuentes en su administración.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus