Saturday, 27 de November de 2021

Martes, 01 Septiembre 2015 01:55

Descenso de Robles: descalabro para Lastiri




Written by  Javier Arellano Ramírez

Iba flotando sobre una alfombra persa.


Mas aún, llevaba cofres repletos, cual genio potentado.

 

Su futuro se veía promisorio.

 

Pero todo eso cambió en el momento de los enroques en el gabinete presidencial.

 

La semana pasada Enrique Peña Nieto anunció los cambios formales en su gabinete. Nada nuevo. Se trata de la aplicación del más frívolo de los barnices. Enroques que en nada van a paliar los graves y delicados problemas que tiene el país.

 

Tal vez la única acción seria, formal y prometedora, sea el nombramiento de Renato Sales Heredia como Comisionado Nacional de Seguridad, quien sucede a un vetusto Monte Alejandro Rubido García, que quedó rebasado, aplastado por el monstruo del crimen organizado.

 

De Aurelio Nuño Mayer, nuevo titular de la SEP, sólo se puede esperar el más grande despliegue propagandístico de que se tenga memoria. Hace unos días medios críticos exhibieron el aumento en el gasto publicitario de la Presidencia de la República, es decir, toda esta campaña mediática de miles de spots donde aparece Peña Nieto hablando sobre las bondades de sus reformas neoliberales.

 

El mismo aparato propagandístico ahora se usará para tratar de posicionar a Aurelio Nuño como el aspirante presidencial predilecto.

 

En esta Cúpula, describimos la entrada del joven Nuño a la Secretaría de Educación Pública como un junior con zapatos Florsheim de piel de cocodrilo, que llega a jugar fútbol llanero a un lote baldío de la delegación Iztapalapa.

 

Elba Esther seguirá en prisión, de lo contrario se comería vivo a este pequeño tecnócrata. De todas formas, son tan profundos, tan complejos y viciados los problemas que tiene la educación que Nuño Mayer rápidamente quedará despedazado por esos conflictos y por los engendros sindicalizados.

 

El nombramiento de José Antonio Meade Kuribreña al frente de Desarrollo Social,representa una simulación futurista. El tecnócrata no tiene los números para jugar en una contienda presidencial.Sólo está ahí para matizarel espectáculo sucesorio.

 

Pero al mismo tiempo, la designación de Meade tiene otro objetivo: meter un freno de mano a los proyectos de Rosario Robles Berlanga. Lo cierto es que la señora ya tenía un ajedrez muy bien orquestado en todo el país. Esto no le pareció al Grupo Atlacomulco; no iban a permitir que una ex perredista, ex crítica del priismo utilizara la estructura presidencial para su proyección personal. Por esta razón fue enviada a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), pero en esta jugada dejó en la indefensión a una serie de aspirantes.

 

En Puebla, en concreto, Juan Carlos Lastiri Quirós queda en una orfandad momentánea, mientras se coloca en una nueva posición. Lo mismo que Juan Manuel Vega Rayet. Ambos harán todo lo posible y hasta lo imposible para quedarse en la Sedesol. Pero esto es poco probable. La remoción de Rosario Robles radica precisamente en el objetivo de desmantelar su estructura, en la eliminación de un equipo que ya despertaba celo en el gabinete.

 

También están en capilla todo el resto de delegados federales que dependen del sistema de Desarrollo Social: Diconsa, Liconsa, Corett. Todos saben que tienen un pie fuera de la estructura oficial.

 

Pero sin duda el más afectado es Lastiri, quien pierde esa alfombra persa sobre la que flotaba, ya que no tendrá los millonarios recursos federales que le permitían moverse por toda la entidad, desde Xicotepec de Juárez hasta Ajalpan.

 

En la Sedatu, es poco lo que puede ofrecer a los presidentes municipales, a quienes antes seducía con una llamada.

 

Sin el cargo, sin el membrete de subsecretario de la Sedesol, ¿qué queda de Lastiri? ¿Cuál es su verdadera estatura sin el caballo de los programas federales? ¿Cuáles son sus números reales? ¿Cuántas canicas tiene para jugar contra Blanca Alcalá o Enrique Doger?

 

La remoción de Rosario Robles representa un serio descalabro para las aspiraciones de Juan Carlos. Nadie como él pierde con estos enroques.

 

En el tintero de Cúpula

 

Quienes esperan que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos actúe en la polémica jurídica contra la Ley AntiBronco, se van a quedar sentados.

 

El ombudsman Luis Raúl González Pérez es una pieza colocada por el doctor José Narro Robles. El búnker desde el que se proyectó al nuevo presidente de la CNDH fue la Fundación UNAM.Esta es la razón central, toral, de la abierta protección que el órgano le brinda al gobernador poblano.

 

Y si lo dudan, sólo revisen el papel reciente de la dependencia en el tema Chalchihuapan.

 

Como siempre, quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus