Monday, 19 de April de 2021

Jueves, 03 Septiembre 2015 03:02

Manzanilla y los juegos de la desmemoria




Written by  Javier Arellano Ramírez

Siempre fue la figura omnipresente.


Para hablar del morenovallismo eran obligadas las referencias a su persona.

 

Se le consideraba el cerebro, la conciencia del grupo.

 

Pero paulatinamente todo eso fue quedando en el pasado.

 

Llegó a Puebla en aquellos tiempos gloriosos de Melquiades Morales Flores, cuando en las urnas logró demostrar su superioridad, su preeminencia sobre José Luis Flores Hernández y un comedido Germán Sierra Sánchez que le levantaba el brazo.

 

Por esos meses conocimos a Fernando Manzanilla Prieto, afable, atento, accesible. Siempre con la mirada aguda y la mano extendida. Junto con Rafael Moreno Valle acompañaron a Melquiades por buena parte del estado en una contienda electoral que solo era de cajón, de mero formalismo.

 

Una vez instalado el gobierno, el llamado “Grupo Finanzas” ya mostraba las características que los harían singulares; una cofradía elitista, hermética, xenofóbica, con un profundo desprecio por lo auténticamente poblano.

 

Ahí estuvo Manzanilla, en ese edificio de la colonia Azcárate convertido en búnker. Sus palabras y opiniones eran reverenciadas, altamente consideradas. Era frecuente que el Secretario de Finanzas Rafael Moreno Valle dijera una cosa, pero las resoluciones definitivas siempre eran las dictadas por Fernando.

 

Luego se dio un alejamiento físico de Puebla. Pero, Manzanilla desde algún punto del Distrito Federal, desde Nueva York o Madrid, ni por un momento dejó de monitorear, observar, evaluar la temperatura política de la entidad.

 

En la contienda de 2010 Fernando volvió a Puebla como parte de una necesidad imperiosa: darle orden, estructura, rumbo a la campaña de Rafael Moreno Valle, que por momentos parecía sucumbir en medio de revoltijos y caos. Para ese entonces ya era público que la amistad entre ambos se convertiría en parentesco.

 

El asesor omnipresente cumplió con creces su cometido. Organizó los apoyos que llegaban desde la presidencia de la República, encarnada en Felipe Calderón que entonces era un enfebrecido y apasionado promotor de Moreno Valle. También encabezaba las reuniones con los asesores electorales enviados por Elba Esther Gordillo.

 

Sin empacho, sin poses “democráticas”, aceptó y operó los recursos políticos que llegaron desde los Pinos. En ese momento no le importó que una injerencia antidemocrática entrara abiertamente al juego sucesorio por Casa Puebla.

 

En ese 2010 nunca se opuso a que la rapaz y voraz cacique de la educación impulsara la contienda. Nunca la señaló, jamás la descalificó. Frente a aquella frase de que “Elba Esther cogobernará en Puebla” simplemente sonrió.

 

Una vez iniciado el gobierno de la “transformación” Fernando se convirtió “en el orgullo del nepotismo” morenovallista. La Secretaría de Gobernación cambió su nombre a Secretaría General de Gobierno, todo un trámite legislativo, sólo para que el cuñado del gobernador pudiera operar a sus anchas.

 

¿Acaso fue una decisión “plural” imponer al cuñado como brazo político? ¿Dónde estaba en 2011 el espíritu “demócrata”, “ciudadano” de Fernando Manzanilla?

 

Esa legislatura no solo creó la Secretaría General de Gobierno. De igual manera en sesiones fast track y por una mayoría absoluta impuso, en innumerables ocasiones, la voluntad del Ejecutivo.

 

Y frente a todas esas arbitrariedades legislativas, Manzanilla jamás se opuso.

 

Cuando Ardelio Vargas Fosado fue llamado para encabezar la Secretaría de Seguridad Pública, comenzaron los actos de represión social. Fiel a su estilo caciquil Ardelio cumplía presuroso las órdenes que salían desde la Dirección General de Gobierno: desalojar manifestaciones, plantones, y marchas ciudadanas.

 

Esas acciones ordenadas por Manzanilla y ejecutadas por Ardelio fueron el preámbulo, el embrión de la #LeyBala, que tendría su momento de crisis en Chalchihuapan.

 

Ante esto tenemos que preguntarnos ¿dónde estaba entonces la “vocación ciudadana” de Manzanilla? ¿Cuándo salió de Casa Aguayo para atender directamente un reclamo ciudadano? ¿Cuándo le extendió la mano a la protesta social?

 

Nunca. Todas las órdenes las enviaba a Ardelio vía BlackberryMessenger.

 

Luego vendría el rompimiento. El Senador Miguel Barbosa, tan cercano a Casa Puebla, ya lo confiaba: “Manzanilla está rebasado”. Nuestro director, Arturo Rueda, describió la fractura como un “drama shakespereano”.

 

Su salida representó un parteaguas en el gobierno. Fernando se fue a atender sus negocios familiares en la torre que tienen en las Lomas. Y nuevamente como hace años, puntualmente observaba a Puebla a la distancia.

 

En días recientes regresó para declararle la guerra a su otrora aliado. Pasó de ser la conciencia del morenovallismo a convertirse en su némesis. Era el ángel custodio del gobernador y ahora es uno más de los rafafóbicos.

 

Hoy Manzanilla no puede tomar la bandera de la “democracia” y las “causas ciudadanas” porque nunca las enarboló, nunca le importaron.

 

Fernando hablando de “candidaturas ciudadanas” y “procesos democráticos” es como Manuel Bartlett defendiendo la “pulcritud” de las jornadas electorales. Se olvidan de que la sociedad tiene memoria.

 

Hoy nadie puede creer que la verdadera motivación del ex Secretario General de Gobierno sea defender “la democracia”. Nadie.

 

En realidad lo que estamos viendo es otro episodio de un pleito familiar. Está claro que en la próxima Navidad Rafael y Fernando no se van a enviar regalos.

 

Está utilizando a la “democracia” como un pretexto para sus rencillas personales.

 

Hay que decirlo con precisión; Fernando Manzanilla es amigo de este columnista. En varias ocasiones nos hemos reunido a conversar sobre los tiempos que corren en Puebla. Quizá luego de leer esta columna nos envié un correo. Desde este momento nos permitimos contestar: Fernando, nada personal; sólo es periodismo. No puedes acusar a Cúpula de ser portavoz del gobernador.

 

Sólo es periodismo.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus