Monday, 29 de November de 2021

Jueves, 10 Septiembre 2015 02:42

AMLO versus RMV: la cerrazón contra el hiperpragmatismo




Written by  Javier Arellano Ramírez

Son dos formas radicalmente distintas de hacer política.


Incluso se trata de enfoques encontrados, irreconciliables.

 

Las personalidades de ambos son así. Uno es hiperpragmático, dado a combinar el agua con el aceite; el otro se niega a contaminar su esencia y por esto navega en un proyecto unipersonal.

 

Nunca antes los números le favorecieron de esta manera. El gobernador Rafael Moreno Valle se coloca en la primera línea de la pre-contienda presidencial. La encuesta publicada en El Universal lo muestra como el panista mejor posicionado del país, arriba de Margarita Zavala y muy por encima del resto de la vieja clase albiazul. En este escenario de figuras creadas por la mercadotecnia política los panistas tradicionales quedan completamente desdibujados, opacados.

 

En este contexto, el gobernador poblano hará lo que siempre ha hecho, armar un rehilete multicolor para obtener el resultado deseado. Hoy Moreno Valle es el operador del PAN en los Pinos. Está en una posición de enlace estratégico que supera a los coordinadores de las bancadas azules en San Lázaro o el Senado. No hay otro gobernador panista con su presencia. Podemos asegurar que es el operador albiazul preferido en los Pinos. Y al mismo tiempo es el interlocutor de ese panismo con la presidencia de la República.

 

Siempre le ha gustado tener ambos teléfonos en las manos.

 

Pero eso no es todo; además tiene una especial ascendencia e influencia en las filas del Partido del Sol Azteca. Los líderes amarillos Jesús Zambrano y Miguel Barbosa Huerta son agasajados con especial deferencia en Casa Puebla.

 

Sus nexos con el Partido Nueva Alianza son de sobra conocidos. Su autoridad en el partido creado por “la maestra” es preponderante. Gabriel Quadri sólo es un producto para spots de televisión; la palabra que influye en el partido turquesa es la de Moreno Valle.

 

En la acera de enfrente encontramos a Andrés Manuel López Obrador, con números que rebasan a todos los aspirantes presidenciales. Su amplio liderazgo social es inapelable, indiscutible. Pero esto no es algo nuevo. Esto ya sucedió en 2006 cuando “El Peje” estaba muy por encima de Felipe Calderón y de Roberto Madrazo.

 

Pero hoy, en 2015, de la misma forma que ocurrió en 2006, AMLO se niega a un diálogo, es renuente a los pactos, rechaza cualquier tipo de concordancia con otras fuerzas o corrientes.

 

El aspirante considera que tender la mano o colocar un puente representa contaminar su esencia; por eso no quiere lazos de tipo alguno. Para el tabasqueño no existe el concepto de propios y extraños, para él todos son extraños.Estamos nuevamente ante el espectáculo de la cerrazón.

 

Es lo mismo que ocurrió en 2006. López Obrador se encerró en una burbuja de drástica terquedad, mientras que Elba Esther Gordillo, en unas cuantas horas, así, en horas, tejió una alianza de gobernadores y fuerzas panistas y priistas, con el único fin de detenerlo.

 

En Cúpula siempre lo hemos subrayado, somos seres de hábitos, de costumbres, de querencias. Moreno Valle tiene el hábito de tender puentes hiperpragmáticos, para él no existen ideologías, ni colores, sólo importa ganar al precio que sea. Comprar o pagar lo que se deba. No le importa sentarse con quien sea con tal de consumar sus objetivos.

 

Andrés Manuel es todo lo contrario; evita las coaliciones, las alianzas, los lazos. Magnifica las diferencias y borra las coincidencias.

 

Todo indica que estas dos formas antagónicas de hacer política se van a encontrar una frente a la otra en el año 2018.

 

Por supuesto, aún falta un largo trecho. Los enemigos de Moreno Valle son formidables. Todos ellos colocados en la Cúpula del poder nacional. Desde este momento puede considerarse que hay un frente para detener al gobernador poblano. Los más interesados en descarrilar su proyecto son los cuatro jinetes del tricolor: Manlio Fabio Beltrones, Eruviel Ávila Villegas, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño Mayer.

 

Pero el malabarista azul no se va a detener. Seguirá caminando en la cuerda floja a 100 metros de altura. Como siempre lo ha hecho.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus