Thursday, 12 de December de 2019

Jueves, 05 Noviembre 2015 02:24

Política poblana, tan cercana a la dramaturgia.




Written by  Javier Arellano Ramírez

El espectáculo es verdaderamente irrisorio.


Es como una obra de teatro, una comedia de aficionados.

 

El primer actor (Enrique Doger) interpreta en monólogo partes de la tercera escena; la actriz secundaria (Blanca Alcalá) apenas está leyendo el libreto; el actor de reparto (Juan Carlos Lastiri) siente que es el director de la obra; el guionista (Manlio Fabio Beltrones) aún no muestra evidencias de que la obra vaya a ser puesta en escena y el tramoyista (Mario Marín) ya siente que es el director del año.

 

Apenas ayer miércoles 4, los priistas interpretaron el galimatías en que se encuentran. En un extremo del escenario y por su lado Ana Isabel Allende Cano, Pepe Chedraui y el delegado del CEN del tricolor Rogelio Cerda declararon que impugnarán ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) los recientes nombramientos de los integrantes del Organismo Público Local Electoral (OPLE) de Puebla.

 

En el otro extremo del escenario y como parte de su monólogo, Enrique Doger acusó al gobernador Rafael Moreno Valle de amenazar a los alcaldes para que apoyen a Tony Gali Fayad. Lo ideal hubiera sido que el aspirante presentara los testimonios de por lo menos dos o tres de los 216 presidentes municipales que hay en el interior. Pero no, eso no podrá suceder. Recuerden que está haciendo un monólogo.

 

La actriz secundaria, Blanca Alcalá, desde el “show” que presentó en la explanada municipal de Tehuacán no aparece por algún lado. Tal parece que sigue leyendo el libreto mientras se pinta las uñas.

 

Los personajes del guionista Manlio Fabio Beltrones actúan papeles propios de una comedia en la que cada quien jala por su lado. ¿Así quieren derrotar al gobernador más combativo que ha tenido Puebla en las últimas décadas? ¿Así quieren recuperar Casa Puebla?  ¿De esta manera pretenden descarrilar a Tony Gali?

 

En realidad se trata de una tragedia para la incipiente democracia poblana, pero tales son los desatinos, los yerros, que esto se convierte en una verdadera comedia.

 

En el teatro de enfrente, el dramaturgo de Casa Puebla aplica el método Stanislavski, la más severa y cruda disciplina de la escuela rusa. Toda la maquinaria opera a tambor batiente para la puesta en escena de la obra “Tony candidato” o “gobernador si pone gobernador”, trama en tres actos, con un reparto que trabaja con rigor marcial; nadie puede expresar una palabra fuera del guion; nadie puede salirse un metro del trazado escénico;  la isóptica y la escenografía han sido celosamente evaluadas una y otra vez.

 

Se hará uso de todos los recursos musicales para que las partes del guion donde se menciona a “Chalchihuapan”, “fotomulta” o “Facundo” pasen inadvertidas para los espectadores. 

 

Estas son las dos ofertas que presenta el teatro poblano. Ni siquiera el entrañable maestro Héctor Azar podría haber escrito los diálogos, los desencuentros, las pasiones volcadas en el escenario que habremos de ver en los próximos meses.

 

Esa es la realidad de los poblanos, más cercana a una obra de la dramaturgia universitaria que a una auténtica democracia.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus