Thursday, 26 de November de 2020

Jueves, 09 Abril 2015 02:32

Rafael Micalco: el show de la desesperación




Written by  Javier Arellano Ramírez

Nunca antes se quejaron de sus métodos.


Jamás protestaron ante su carácter firme y severo.

 

Y en su momento aceptaron todas las condiciones impuestas.

 

Mientras Rafael Moreno Valle ofreció llevar sus siglas a la gubernatura los panistas gustosos, presurosos decían: “sí Rafa, sí… todo lo que tú quieras”.

 

Ahí estaban en la primera fila del entreguismo y el servilismo albiazules Juan Carlos Mondragón Quintana y, por supuesto, Rafael Micalco Méndez. El panismo poblano se arrodilló ante quien les prometía una nueva era en Puebla. Abyectos se postraron, dispuestos a satisfacer su sed de poder.

 

Pero todos los pactos tienen un precio. Y a los panistas ese acuerdo les ha resultado muy caro.

 

A cuatro años de gobierno el hiper-pragmatismo político del gobernador ha colocado a la militancia albiazul en el sitio que verdaderamente le corresponde: como representantes de casilla el día de la jornada.

 

En los círculos del morenovallismo se señala la incapacidad, la pereza operativa de los panistas. Sólo les gusta hacer campaña en los fraccionamientos clasemedieros, pero nunca han aprendido a llenarse los zapatos de lodo, a hacer política en la base.

 

Por esto Moreno Valle los ha hecho a un lado, los ha desplazado, como elimina todo lo que no le funciona.

 

Fue por esta misma razón que desde la cúpula del poder destituyó a pre-candidatos que ya estaban a punto de registrarse. Micalco montó en cólera, no por el hecho de que los apuntados fueran borrados, sino porque a él ni siquiera le informaron.

 

Los casos en específico fueron Atlixco y Tehuacán: Salvador Escobedo y Mercedes Bulás fueron borrados y de un solo golpe enviados al ostracismo político;en su lugar fueron elegidos Julieta Camacho y Sergio Gómez Olivier.

 

Y Micalco, enfurecido, encolerizado porque nunca fue consultado, envió agresivos, hostiles mensajes vía BBM a los nuevos abanderados. Ninguno le contestó y esto lo irritó aún más.

 

Fue entonces cuando sacó su hipótesis de los cuatros distritos “pactados”: Atlixco, Tehuacán, Izúcar de Matamoros y Ajalpan.

 

Micalco debería recordar que en toda la historia el PAN jamás ha ganado una diputación en Ajalpan. En los otros tres distritos no existe pacto o acuerdo alguno.

 

Las declaraciones del yunquista solo deben verse como un golpe desesperado en contra de su gobernador. Ya no sabe cómo llamar la atención, cómo gritar su indignación ante el líder político que lo ha sobajado, como nunca imaginó.

 

El PAN de Micalco ya es un cadáver político; su raquítico grupo ya nada representa. Está rodeado de una camarilla insulsa que es incapaz de responder al alto grado de competividad política.

 

Sus expresiones, sus declaraciones incendiarias son el último aliento de un desahuciado.

 

Ellos pactaron con Moreno Valle y les salió mal el juego.

 

Y a estas alturas sus declaraciones sólo pueden leerse como un desahogo.

 

Como siempre estamos a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus