Tuesday, 20 de April de 2021

Martes, 21 Abril 2015 01:42

El grito desesperado de Alejandro Armenta




Written by  Javier Arellano Ramírez

Simplemente va más allá de lo común, incluso está en grado de ebullición.


Esa es su naturaleza.

 

Una campaña electoral puede considerarse un periodo altamente emocional.

 

Un experimentado coordinador y asesor de campañas tenía la costumbre de que durante el proceso electoral prohibía a los miembros de su equipo las bromas y los chistes entre ellos. Solía decir: “He visto casos en que por una simple broma terminan a golpes, esto es por el grado de estrés que se vive en una campaña”.

 

Efectivamente así ocurre.

 

Una contienda es una olla exprés que pocos, muy pocos pueden soportar. Y está claro que Alejandro Armenta Mier ya no aguanta la presión. Las expresiones que profirió contra la dirigencia de su partido son la evidencia inapelable, indiscutible de la desesperación que lo invade.

 

Armenta se está jugando el todo por el todo. Es del conocimiento de la clase política que Alejandro es el candidato del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y algunos de sus allegados. Eso es en Bucareli. Pero en Puebla, Armenta es el llanero solitario. Los principales interesados en verlo perder son, por supuesto, los mismos priistas.

 

Comenzando con la senadora Blanca Alcalá Ruíz, quien asiste a sus eventos pero ya se sabe del doble lenguaje de la señora; el diputado federal Javier López Zavala, y aunque se diga que Juan Carlos Lastiri lo está impulsando, lo cierto es que el subsecretario de Desarrollo Social quiere el menor número de obstáculos en su futuro.

 

Claro, Lastiri le puede decir a Armenta: “yo te apoyo”, pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Lastiri no va a impulsar a alguien que en dos meses puede convertirse en su adversario.

 

Y de la dirigencia estatal mejor ni hablar. Ni Ana Isabel Allende, ni Chedraui se han acercado a llenarse los zapatos de tierra en el distrito de Tepeaca. Ni en ningún otro.

 

Sobre la presencia de Chucho Morales Flores en actos priistas debe entenderse que es para hacerle las tarjetas informativas a su jefe político, el gobernador Moreno Valle.

 

- Cabrón ¿qué paso con la tarjeta que te pedí?

 

- Sí señor ya la tengo, ya voy para Casa Puebla.

 

De todos los delegados federales que operan en la entidad ninguno está haciendo labor en favor de Armenta.

 

En este contexto ocurre el desaire que Ivonne Ortega Pacheco hizo a Alejandro.

 

Aunque el candidato aseguraba la presencia de la Secretaria General del CEN del PRI en Amozoc, la yucateca nunca llegó y en su lugar prefirió asistir a un acto menor en San Martín Texmelucan. Pero sobre todo el gran agravio fue que Ivonne nunca se comunicó con Armenta, simplemente lo ignoró. Ante esto se desató la furia.

 

“Estoy muy encabronado con mi partido” estalló el colérico candidato.

 

Ahora está claro que no sólo Ivonne Ortega se está haciendo a un lado.

 

Alejandro Armenta está sufriendo el síndrome del abandono priista; la llamada “quintacolumna” que fracturó a Germán Sierra Sánchez en 1995, la nomenklatura que traicionó a López Zavala en 2010.

 

La cúpula tricolor esta simulando su apoyo, van a sus eventos sólo para guardar las formas (como hicieron con Zavala), pero no mueven un dedo en su favor.

 

Evidentemente Armenta tiene razones para estar desesperado.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus