Wednesday, 21 de April de 2021

Martes, 19 Mayo 2015 02:27

Los Rafafóbicos y su canción de protesta




Written by  Javier Arellano Ramírez

Recurrieron a los reflectores.


Siempre han sido devotos, apasionados, adictos a los micrófonos y los “flashes”.

 

En horas recientes hizo su aparición pública un grupo antagonista al gobernador Rafael Moreno Valle;  en la misma mesa se presentaron Ana Teresa Aranda Orozco, José Juan Espinosa Torres y Jorge Méndez Spíndola. Y aunque el discurso asegura, promete, augura defender los altos y nobles intereses de los poblanos, lo cierto es que sólo son una visceral expresión de su propia Rafafobia.

 

En el mensaje se afirma que “Es urgente que recuperemos la normalidad democrática, necesitamos ungir a los partidos políticos para que cada uno retome sus orígenes e identidad y se pongan a luchar por sus principios. Mientras no exista normalidad democrática, no habrá respeto a los derechos humanos ni podremos hablar de estado de derecho”.

 

Esa es la envoltura que utiliza el naciente bloque Rafafóbico. Pero vayamos a hacer un análisis de las posibilidades reales que tiene este grupo.

 

¿Pueden modificar la ruta, el rumbo del gobierno morenovallista?, es decir ¿cuáles son las posibilidades reales de influir en este gobierno?

 

Para responder a esta pregunta sólo tenemos que revisar cuál fue el papel de estos tres agentes políticos durante la más dura crisis que tuvo el gobierno de Moreno Valle.

 

Es decir, ¿cuál fue el papel de Ana Tere Aranda, de José Juan Espinosa, de Jorge Méndez Spíndola durante la crisis de Chalchihuapan?

 

¿Cuántos de estos personajes realmente sostuvieron un diálogo, una agenda de apoyo, una postura permanente con los habitantes de Chalchihuapan?

 

¿Quiénes de estos Rafafóbicos acompañaron de manera constante a la señora Elia Tamayo, madre de José Luis, el pequeño que perdió la vida en la trifulca de Chalchihuapan?

 

Salvo el papel protagónico que Elia Tamayo desarrolló durante unos días, los demás fueron mudos testigos de ese episodio.

 

Pero hoy aparecen en céntrica rueda de prensa y se erigen como “vigilantes de la normalidad democrática” y acusan la línea “dictatorial” de este gobierno.

 

¿Con cuántas familias de los presos políticos se ha sentado José Juan?

 

¿A cuántas diligencias judiciales ha asistido Jorge Méndez?

 

¿Cuándo Ana Tere ha visitado en prisión a esos procesados?

 

La respuesta a todas estas preguntas es cero.

 

No les interesa instaurar la “normalidad democrática”, porque no saben cómo hacerlo. En su momento sólo fueron figuras políticas de papel maché, sin base, sin piso social, sin estructura.

 

Y podemos seguir con las preguntas sobre este bloque crítico.

 

¿Van a afectar los juegos sucesorios de Casa Puebla?

 

¿Pueden trastocar las aspiraciones futuristas de Moreno Valle?

 

Nada de eso.

 

El grupo de Rafafóbicos no representa posibilidad alguna de cambio democrático; no va a mermar, ni a menguar la naturaleza del morenovallismo. Tampoco va a descarrilar los procesos sucesorios que están en puerta; mucho menos va a incidir en la ruta futurista que ha trazado el ejecutivo.

 

Los Rafafóbicos  seguirán haciendo sus presentaciones públicas en los portales de Puebla, aprovecharán cualquier incidente para señalar a Moreno Valle, dirán que son una “corriente crítica” que busca la “verdadera transformación”.

 

Pero la realidad es que estos Rafafóbicos  son como aquellos cantantes de protesta de los sesenta y setenta que querían cambiar a los países de América Latina con una guitarra, mientras los dueños del poder económico enviaban a sus hijos a Harvard.

 

Ya sabemos quién ganó la partida.

 

La verdadera amenaza para Rafael Moreno Valle la representan las voces de los sacerdotes Alejandro Solalinde y Raúl Vera. Pero las luchas de estos religiosos son de fondo, al ras del piso, en el campo de batalla, en lo que Edgardo Buscaglia llama “el estado fallido” y Luis Estrada nombra “el infierno”.

 

Y lo que ahí sucede ni Ana Tere, ni Jorge y mucho menos José Juan pueden entender.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx. 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus