Saturday, 08 de August de 2020

Indicador Político
Si México llega tarde al debate de la reorganización de la industria energética, dos datos operan en su contra: la declinación de la exportación petrolera y la estrategia energética de los Estados Unidos que apunta a la autosuficiencia petrolera en el 2025.
Al interior del PRI se ha desatado un debate que recoge resabios de las reformas constitucionales del gobierno de Carlos Salinas de Gortari: la privatización no detonó el nuevo modelo de desarrollo y se agotó sólo en la consolidación del poder empresarial.
El trasfondo de la reforma energética que nadie se ha atrevido a encarar como debate tiene que ver con el hecho de que el proyecto nacional del PRI tronó con la crisis 1973-1982 y que el petróleo se ha dilapidado en corruptelas.
La legalización de la marihuana para usos recreativos en los estados de Colorado y Washington despertó más preocupaciones que tranquilidades, aún entre sus promotores.
Los promotores de la legalización de la marihuana, con Vicente Fox como el capo del grupo de ex funcionarios, han querido vender la idea de que sólo así se terminaría con la violencia asociada a los cárteles. Sin embargo, todos ellos están mintiendo.
Como una herencia del gobierno de Felipe Calderón y al frente de la presidencia de la Bolsa Mexicana de valores luego de una salida judicial de la Secretaría de Comunicaciones, Luis Téllez Kuenzler sigue enfrentando revelaciones en su contra.
Del 2005 al 2013, Michoacán fue una plaza abandonada por los gobiernos estatales y los liderazgos políticos; hoy se cosecha lo que se sembró de descuidos.
Si el argumento para legalizar las drogas ha sido que la autorización del alcohol en los años veinte en los Estados Unidos había terminado con la violencia, el saldo a largo plazo fue más negativo: el alcoholismo es una de las principales causas de muerte y ha habido más fallecidos por consumo legal que por la violencia criminal.
Con un abrazo a Pedro Sol y a la memoria de Xavier Sol la Lande Tardán
Como secretario de Gobernación designado de López Obrador, Marcelo Ebrard hizo ya el primer movimiento estratégico para alinear al PRD en la candidatura presidencial de las tribus neopopulistas para el 2018: la formalización de la tribu Movimiento Progresista.
Si las grandes soluciones surgen de pequeñas aportaciones, Morelos contribuyó la semana pasada a ofrecer un debate ya no de crítica contra la inseguridad y la violencia sino sobre las salidas posibles al laberinto sociopolítico de la estrategia de seguridad del Estado.
Sin regatear las victorias, dos casos podrían ejemplificar que las cifras tienen consideraciones más frías: en las capitales de Oaxaca y Puebla hubo un reacomodo de votos a favor del PRI, en uno como aviso y en otro como amenaza.
Al margen de los autoelogios que suenan a vituperio, el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, debe de hacer un corte de caja basado en la realidad. Su saldo del pasado 7 de julio fue insuficiente:
El saldo político final de la elección de gobernador en Baja California despertó a los demonios de la concertacesión de 1989: el PAN, entonces y ahora, pactó el gobierno estatal con el gobierno federal a cambio del apoyo panista a las iniciativas priístas.
Cuando apenas el año pasado se comenzó una campaña para poner en la lista de relevos a su gobernador por las malas cuentas electorales en las presidenciales, ahora el estado de Tamaulipas repuntó para colocarse como la sorpresa del PRI en el noreste como lo fue Puebla para el PAN.
A nivel estatal, las recientes elecciones ofrecen panoramas específicos de reorganización de las élites políticas y de redistribución del poder. En Coahuila el PRI hubo de pagar la factura de Humberto Moreira y su enfrentamiento con el PAN, aunque vio la consolidación del poder empresarial del PAN.