Friday, 14 de August de 2020


El PRI: nervioso, ignorante y cínico




Written by 

Bien dice el senador Javier Lozano, vocero de la coalición Puebla Unida para el proceso electoral local, que los priístas están actuando últimamente bajo tres premisas fundamentales: nerviosismo, ignorancia y cinismo. Lo anterior, ante las más recientes manifestaciones de los actores políticos del tricolor en las que acusan una supuesta elección de Estado a cargo del gobernador Rafael Moreno Valle.

 

Vaya que hay que ser ridículos para lanzar semejante acusación, a todas lucen sin fundamento. Como dirían coloquialmente: el burro hablando de orejas. Y con el perdón que nos merecen los cuadrúpedos en comento, pero que gente como Fernando Moreno Peña venga a denunciar que en Puebla se están utilizando recursos públicos para favorecer a los candidatos de Puebla Unida es un auténtico acto de desvergüenza. Y además hacerlo en un evento institucional como lo era la firma del ADENDUM del Pacto por México en Puebla, deja mal parados a los propios tricolores, quienes mancharon el esfuerzo del gobierno de la república por mantener condiciones mínimas de gobernabilidad en pleno proceso electoral en diversas entidades federativas. Por si fuera poco, el ADENDUM surge a partir de la denuncia que diversos partidos –entre ellos el PAN- formularon contra el gobierno federal y el gobierno de Veracruz por la utilización de recursos públicos para fines electorales. En otras palabras: si hay ADENDUM al Pacto por México es por culpa del PRI, y ahora resulta que ellos quieren denunciar al PAN y los partidos aliancistas con una acusación sin fundamento, ridícula e irrisoria, mediante la presentación de fotografías de eventos en los que el gobernador participa en eventos de corte personal –una fiesta de cumpleaños-, o bien de índole institucional –al inaugurar una obra junto con el que fuera su Secretario de Infraestructura-.

 

 

Por eso señalamos líneas arriba, en alusión a las palabras del senador Lozano: el PRI está nervioso, ignora la ley y es cínico. Primer factor: el PRI está nervioso porque no le salen las cuentas. A 18 días de haber comenzado las campañas, el PRI se ha percatado que sus propuestas no permean entre la sociedad y que las encuestas o mediciones que se han levantado ya comienzan a reflejar una tendencia favorable a Puebla Unida. El PRI ha manifestado una absoluta carencia de estrategia político- electoral y no hace mas que seguir a Tony Gali en el denominado ritmo de la campaña: nosotros colocamos pendones, ellos los colocan después; Puebla Unida formula una propuesta, ellos la copian al día siguiente; nuestro candidato propone debates, su candidato tiene que aceptarlos, más obligado que convencido de ello. Por eso están nerviosos los priístas, porque su campaña es de reacción y no de acción estratégica.

 

 

Segundo factor, el PRI ignora la ley y eso lo ha demostrado desde el inicio de la contienda hasta alcanzar grados alarmantes, porque a estas alturas ya deberían haber entendido la legislación vigente en materia electoral. La autoridad electoral primero desechó el nombre de su coalición, luego rechazó los juicios en contra de los partidos coaligados y de la forma en que el nombre de nuestro candidato aparecerá en la boleta. En el tema de la colocación de pendones en la ciudad, primero dijeron que estaban fuera de la ley y luego procedieron a colocar los suyos. En fin: no sabemos si pretenden aplicar el Código de Colima (otra vez Moreno Peña) o bien, acaso creen que aplicar leyes que ya no están vigentes está permitido en nuestro sistema jurídico, pero de que el PRI ha hecho el ridículo en materia jurídica no hay duda. Ya hasta les regalamos códigos electorales en el Cabildo para que los lean, entiendan y apliquen…si les da tiempo de aquí al 7 de julio.

 

 

Por último, los priístas son cínicos: de este factor poco hay que decir, pues el historial de corrupción y fraude electoral del tricolor es interminable, con la salvedad que ahora ellos acusan sin pruebas –o bien, con pruebas ridículas e insostenibles- a pesar de tener los dedos machucados por el caso Veracruz o Tabasco. Acusan y en ese momento escupen hacia arriba, provocando la risa de propios y extraños.

 

 

En Puebla hay un proceso electoral en marcha. Hay un Instituto Estatal Electoral que rige el propio proceso al amparo de los principios de legalidad, imparcialidad, objetividad y certeza. Candidatos que deben dedicarse a la propuesta y acercamiento ciudadano. Y un gobernador, Rafael Moreno Valle, que ha sido respetuoso de la imparcialidad y legalidad a la que está obligado como servidor público, y que por cierto en sus tiempos libres –conforme a la ley- participa como cualquier ciudadano en actos políticos y esperamos que siga haciéndolo, pues es un gobernador al cual podemos presumir gracias a los grandes logros en favor de Puebla al cabo de dos años y medio de su administración. Otros no pueden decir lo mismo, pues se avergüenzan de Mario Marín, lo ocultan, lo niegan. Les da pena y ahí si, les conferimos la razón.

 

 

 

Rate this item
(2 votes)
comments powered by Disqus