Friday, 07 de May de 2021


El de Gali y Agüera, un duelo con tiempo de sobra, incluso para cambiar de pistoleros




Written by 

Si se promociona es porque quiere. No existe antecedente alguno donde el rector de la Buap Enrique Agüera haya echado mano de su escudería para que lo promocionen como aspirante a la presidencia municipal de Puebla por el PRI. Por costumbre da golpecitos, escondiendo la mano, en cada proceso electoral, sin embargo lo de ahora pareciera ser cosa de hombres. Como que va de a de veras pues. Igual ya se animó.  

 

En meses pasados confieso que no lo veía. Acostumbrado a su peculiar forma de practicar la política creí que volvería a hacer lo de siempre: hacerse como el que no sabe ni quiere. Y que cuando le preguntan, lo rechaza categóricamente como si la prensa estuviera loca de remate por situarlo al nivel de los aspirantes a puestos de elección, siendo que él se consagra a su universidad. Incluso se irrita. Enfurece.

 

 

Veamos. Qué tiene Agüera que no tiene Enrique Doger ni Pepe Chedraui ni Tony Gali. Yo creo que más puntos. Más puntos si pero también mayor vulnerabilidad. Seamos sinceros, el rector es más vulnerable a una guerra sucia; a una guerra de lodo. A una batalla seria. Cualquiera puede ser víctima de ella, sin embargo habría que considerar que en campaña a algunos les afecta más la porquería que a otros. Y su caso, su caso podría ir por allí.

 

 

Ahora bien. Si el rector fuera el candidato del PRI-Verde y Tony Gali el del PAN y sus aliados qué significado tendría para los iniciados en estos menesteres; como se interpretaría. Lo fácil es decir que Enrique Peña Nieto y Rafael Moreno Valle no llegaron a ningún arreglo; que pelearán la capital poblana empleándose a fondo; y que incluso no escatimarán recursos ni trampas con tal de ganar; echarán toda la carne al asador, que se entiende.

 

 

En lo personal me gustaría que fuera así. Que Agüera y Gali fueran a la contienda con el riesgo de ganar o perder; de salir victoriosos o derrotados. Imagine a uno de ellos mordiendo el polvo. Cuál será su cara, su gesto. La vida definitivamente no se les acaba, pero si sus aspiraciones de ser gobernadores en lo futuro. Qué cosas no. A mí me parece que el rector tiene más que perder. ¿Por qué? Porque a Gali lo regresa Moreno Valle a lamerse las heridas a la administración estatal, pero el rector no creo que regrese a la Máxima Casa de Estudios.

 

 

Eso sería padre. Una batalla de a de veras. Un auténtico duelo electoral de uno contra otro a dónde tope. Lo que ya no se ve como quiera. Uno empuñando las armas que le dé Peña Nieto; y el otro sujetando las que le dé Moreno Valle; pero ojo, más valdría considerar un pequeño detalle. Uno insignificante aunque real; el gobernador y el Presidente tienen tiempo de sobra para cambiar de pistoleros o incluso para arreglar el duelo, y eso incluye por supuesto el día de las elecciones. Así se estila en la política de hoy.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus