Friday, 07 de May de 2021


Si la guerra fuera inminente, las alianzas se habrían consumado




Written by 

En la Antigüedad se preparaban para la guerra abasteciéndose de víveres y armas; cavaban trincheras, colocaban cercos de púas que contuvieran al enemigo y se pintaban las caras de colores.  

 

Hoy en Puebla ocurre lo mismo pero con un esquema de modernidad y de envíos de mensajes subliminales completamente distintos. En la fotografía donde aparecen Rafael Moreno Valle y Tony Gali nos dan a entender que uno será el estratega y el otro el general de la guerra si llegara a desatarse.

 

 

Sun Tzu y Napoleón eran coincidentes en el principio fundamental del combate. Pensaban que era mejor prepararse para él que disponerse para la paz. Así si ocurría lo primero estarían listos, mientras que si no lo hacían y se desenfundaban las armas estaban condenados a la derrota.

 

 

Las trincheras y armas de Moreno Valle y de Gali son sus obras y la transformación que, piensan, han hecho de Puebla, incluyendo por supuesto aquellas que planean concretar como la rueda de la fortuna, el teleférico y las que en adelante les surjan de su inteligencia de corto, mediano y largo plazo.

 

 

Por esa misma razón el tema de las alianzas del PAN y el PRD siguen en suspenso. No es que sus dirigentes no se hayan puesto de acuerdo en lo ideológico y partidista sino que están esperando la orden que les instruya lo que deben hacer: atacar sin exponerse, fuego a discreción o lanzarse a aniquilar al contrario.

 

 

He leído con atención a algunos analistas políticos asegurar que la confrontación de los dos ejecutivos –estatal y federal- es inevitable. Sin embargo me parece que aunque el gobernador y Gali se preparan para confrontar todavía esperan señales de paz; y no serán ellos quienes la declaren; de otra forma, insisto, la formalización de alianzas sería un hecho consumado.

 

 

La fotografía de Moreno Valle y del secretario de infraestructura tiene un mensaje en las entrañas. Sí. Y no es de cobijo político como algunos piensan. La decodificación dice que están listos para guerrear. Añade que uno es el jefe y el otro el general; sus rostros expresan ese dejo de preparación, y de seguridad, para el triunfo si les declararan el pleito.

 

 

¿Por qué tanta seguridad de ganar? Está claro. Una, porque la guerra tendría lugar en sus terrenos; dos, porque el gobernador debe tener números favorables en la prospectiva de desenlace electoral; y tres, porque no tiene problemas de dinero. Reitero, las lanzas y las pipas de la paz todavía siguen intactas, aunque eso sí con bastante presión.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus