Friday, 07 de May de 2021


Peña Nieto y Moreno Valle, gladiadores que morirán por sus alianzas obesas y estáticas




Written by 

La impresión que dan tanto el PRI-Verde como el PAN-PRD a propósito de las elecciones de este año es que ambas alianzas parecen ver en Enrique Peña Nieto y Rafael Moreno Valle a dos bravos gladiadores desenvainando sus espadas a mitad del Coliseo Poblano; uno, con una profunda cicatriz en el rostro y dos toronjas por bíceps; y el otro, contoneando los músculos del tórax y tomando tierra del suelo al modo de Rusell Crowe.  

 

Confiar tanto en sus talentos, sin privilegiar el trabajo de partido y el entreteje de estructuras políticas, puede ser perjudicial, incluso conformista. En efecto sus intromisiones en los comicios del 7 de julio tendrán cierto peso específico, pero los ejemplos vivos de elecciones pasadas nos han demostrado que no siempre se salen con la suya por muy presidentes y gobernadores que sean.

 

 

Independientemente de la inyección de dinero que apliquen de manera intramuscular a la causa de sus candidatos y del aceleramiento que hagan de sus respectivas maquinarias burocráticas y de programas sociales, creo que los triunfos y derrotas dependerán en mayor medida de los partidos políticos que de sus auténticos líderes.

 

 

Una estructura bien aceitada, perfectamente trabajada y eficazmente apta para una jornada comicial puede compensar tanto la escases de recursos financieros como las ineptitudes de un candidato; de ahí la importancia, de que las alianzas arriba citadas no se confíen en lo que sus gladiadores puedan hacer por ellas sino lo que ellas mismas elaboren por cuenta propia.

 

 

Sería un desatino que el PRI apostara a la imagen bonita de Peña Nieto cuando sus logros están en entredicho y todavía no se aprecia el cómo y el cuándo pueda cambiar a un país devorado por el monstruo de la inseguridad y económicamente inactivo en el bolsillo familiar. Y si a eso le agregamos que su ola ya pasó y que esta vez no será candidato el priismo poblano tendría mucho que valorar.

 

 

Vista la elección con los ojos del PAN-PRD la cosa no es distinta. Primero, porque Moreno Valle no será candidato como lo fue en 2010; segundo, porque la calificación y la impresión que tiene la gente de su gobernador no es homogénea en todos los distritos y municipios del estado; y tercero, porque su lucha no será contra Mario Marín sino contra Peña Nieto.

 

 

Desde mi pequeño banquillo lo que veo es un PRI-Verde estático y tieso, unas siglas gordas y obesas esperanzada al Presidente de la República; también, veo a un PAN-PRD bostezantes, echando siestas en la hamaca y rascándose el ombligo creyendo que el gobernador los sacará del apuro. Eso es vida. Pura tranquilidad. ¿Qué sabrán ellos de sus gladiadores para estar tan confiados de ganar? 

 

 

Rate this item
(3 votes)
comments powered by Disqus