Friday, 07 de May de 2021


Un artista crea arte, un político urde trampas




Written by 

En las bardas del partido Compromiso por Puebla se lee el eslogan “Para seguir transformando Puebla”. La idea, además de tendenciosa, es malsana, pues lo asocia con las acciones del gobierno estatal sin rubores ni moral. Su diseñador, quien haya sido, fue poco ético, y entiéndase por falto de ética aquél que obra con maldad y vileza.  

 

Ser vil y perverso en la política es una constante. Los políticos con esas cualidades son numerosos en Puebla y en el país, aunque siendo optimistas debe haber sus contadas excepciones, como esos especímenes raros de la naturaleza que de repente son descubiertos y mostrados al mundo por biólogos y científicos.

 

 

Apostarle a la trampa es la conjugación del verbo “inequitativo” si de búsquedas de espacios de poder se trata. Se entiende que “Para seguir transformando Puebla” y la frase gubernamental “Acciones que transforman” son parte de lo mismo. Son formas indirectas de decirse cómplices y aliados.

 

 

En reiteradas ocasiones se ha denunciado que el partido Compromiso por Puebla es un ente maligno del laboratorio morenovallista. Algo así como una cosa de tres patas y dos cabezas. No lo creo. No creo que se hayan atrevido a crear un monstruo. Se necesita ser agresor de la democracia para hacerlo. Sin embargo, también hay que decir que frases tan cercanas como las suyas alimenta la vacilación y la duda.

 

 

Seamos objetivos, Compromiso por Puebla no es el único que elabora y exhibe frases tendenciosas de batalla para sacar ventaja, hay más. Con recordar las portadas de revistas montadas en espectaculares con imágenes de Fernando Manzanilla, Tony Gali, Jorge Aguilar Chedraui y Pepe Chedraui nos damos cuenta que la cultura política nacional no tiene ganas de cambiar ni de conducirse con rectitud.

 

 

Un científico se quiebra la cabeza en pos de la ciencia y de la humanidad. Un músico dedica tiempo a componer una canción hermosa, un artista plástico a elaborar arte a partir de diversos materiales, un pintor a plasmar una imagen armoniosa, un chef a crear un platillo delicioso, y un político a darle la vuelta a la ley para burlarse de ella.

 

 

Cuánta falta le hace a este país ser distinto. La dignificación y rectitud de la política se ve distante. Nuestros políticos no tienen ganas de cambiar. La frase “Para seguir transformando Puebla” demuestra que los llamados partidos nuevos no son distintos a los que ya estaban; empezar por la trampa es un mal inicio, e indicio.

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus