Tuesday, 04 de August de 2020


La primera reunión de Moreno Valle con sus diputados electos




Written by 

Se equivoca quien quiere calentar desde hoy la designación de coordinadores en la próxima Legislatura del Congreso local. Aunque Micalco tiene la designación como facultad estatutaria, el dedo divino de Moreno Valle será quien defina quién sí y quién no. Lo único que queda claro es que elegirá de entre los diputados de mayoría

Poco a poco fueron ingresando a Casa Puebla por el anexo. Discretos pero despreocupados, ya sin la sombra de provocar un conflicto electoral. Exactamente un mes después de las elecciones, el pasado 8 de agosto, Moreno Valle se reunió con los 23 diputados electos que ganaron igual número de distritos y conformarán el núcleo de la toma de decisiones en la próxima Legislatura. A la reunión no fueron convocados los plurinominales Socorro Quezada ni Fernando Manzanilla Prieto, así como el gran perdedor por el distrito de Tehuacán Sur. El gobernador quería reunirse con los ganadores, festejar con ellos, apapacharlos y agradecerles por el esfuerzo de sostener al morenovallismo como fuerza dominante en el estado con votos y más votos, lo único que vale en la política.

 

 

El encuentro fue, por supuesto, más que cordial y festivo. Flanqueando al gobernador estuvieron sus hombres de más confianza: Luis Maldonado Venegas, Eukid Castañón, Roberto Moya Clemente y Cabalán Macari. El alcalde electo Antonio Gali no asistió porque ya había arrancado su periodo vacacional. Los diputados electos, solos, sin asistentes ni celulares, hicieron piña necesariamente alrededor de aquellos que fueron funcionarios de gabinete, especialmente Jorge Aguilar Chedraui y Patricia Leal. Y todos, todos, buscaron un momento para acercarse a Eukid Castañón, el gran operador de la elección, para agradecerle los apoyos que les hizo llegar en las semanas críticas.

 

 

La plática no tuvo mayores formalismos. Después de saludar uno a uno a sus 23 diputados, Moreno Valle los instó a que tomaran la palabra y le platicaran las condiciones de campaña en sus distritos, los compromisos que habían hecho, así como las necesidades prioritarias que habían detectado. La mayoría de los 23 convocados fueron prudentes, no hicieron gala de triunfalismos, y atribuyeron su victoria al trabajo del gobierno estatal, así como al gran posicionamiento del mandatario.

 

 

Claro que siempre hay un negrito en el arroz. En este caso fue el ganador del distrito de Tehuacán Norte, el empresario Sergio Gómez Olivier, quien hasta en cuatro ocasiones hizo uso de la palabra, siempre con el mismo tema: un museo de historia natural para albergar los fósiles que han sido encontrados en la zona. Al principio el gobernador tomó bien la propuesta y le dio indicaciones a Maldonado Venegas de contactar a los expertos que los ayudan en el proyecto del Museo Internacional Barroco. Pero tras la segunda, tercera y cuarta intervención, ya todos estaban hartos del tema.

 

 

Tras la ronda de comentarios de los diputados electos, Moreno Valle procedió a enviar el mensaje político. Les agradeció su esfuerzo y dedicación en la campaña para conseguir el triunfo electoral en la decisiva elección intermedia, y les recordó la valiosa oportunidad de llegar al Congreso por 4 años 8 meses. Como grupo político, les dijo, el morenovallismo tiene muchos retos y ejemplificó a los rankings de pobreza del Coneval como uno de los indicadores a superar. Sin el apoyo del Congreso, afirmó, será imposible lograrlo y les pidió toda su colaboración. A cambio, habrá respeto a su investidura, y prometió un acercamiento con los secretarios para empezar a elaborar una agenda para que ellos cumplieran compromisos en sus distritos.

 

 

 Aquí viene lo interesante: el gobernador señaló que conocía la inquietud de ellos mismos por conocer quién sería el coordinador del PAN, así como del PRD, y sobre todo, quién se haría cargo de la Junta de Coordinación Política. El gobernador no dio nombre, pero sí hizo descartes. Moreno Valle les dijo que cada uno de ellos era tan valioso como el que más, porque todos habían dado la cara, habían salido a pedir el voto y los habían conseguido. Que no había favoritos ni por amistad, ni porque previamente hubieran estado en su gabinete. Por tanto, que todos eran iguales, y que no habría diputados ni de primera ni de segunda. Claro, entre los de mayoría, los que habían ganado con votos.

 

 

Tal expresión viene a descartar por completo a Fernando Manzanilla, quien es plurinominal. De los 26 diputados que tendrá el morenovallismo, los 23 electos de mayoría ya tienen el aval para buscar las posiciones más importantes. Quizá, por eso, Manzanilla aceptó a Tony Gali coordinar los trabajos de transición del gobierno municipal, ya que en caso de confirmarse que tendrá un papel secundario, ha preferido abrir la puerta de irse a Charlie Hall.

 

 

Por eso se equivoca quien quiere calentar desde hoy la designación de coordinadores en la próxima Legislatura del Congreso local. Aunque Micalco tiene la designación como facultad estatutaria, el dedo divino de Moreno Valle será quien defina quién sí y quién no. Lo único que queda claro es que elegirá de entre los diputados de mayoría, lo que descarta a Manzanilla, quien tendrá que redefinir el papel que jugará.

 

 

Por supuesto, Jorge Aguilar Chedraui tiene todos los números, e incluso se tiene contemplada su afiliación al PAN para antes de que termine enero. Pero lo dice en entrevista el propio representante del distrito XV de la capital: la designación tiene que pasar por los consensos de toda la bancada. ¿Y quién mejor que Moreno Valle para lograr esos consensos?

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus