Friday, 04 de December de 2020

Cuidado con el esperado recalentado

Miércoles, 25 Diciembre 2013 08:49
Antes de volver a comer lo que preparó para la Nochebuena mida las cantidades y combinaciones



Cuando se trata de las fiestas decembrinas hay un punto en común que ni siquiera aquellos a los que les disgusta la Navidad se niegan a disfrutar y ésos son los diversos platillos típicos disponibles en la víspera de Navidad y año nuevo.



Respecto a las cenas decembrinas hay una pregunta cuya respuesta siempre divide opiniones: ¿qué se disfruta más: la cena del festejo nocturno o el recalentado? Al parecer la segunda opción es la preferida de muchos comensales mexicanos.



Y es que pocos niegan que unos romeritos se disfrutan más entre un bolillo o que la pasta con salsa de pavo, sentados frente al televisor y en pijama sabe mejor que en la presentación separada y muy elegante que sirven los anfitriones de la cena navideña del día anterior.



Sin embargo, engullir estas delicias en sus diferentes presentaciones los días subsecuentes a la Nochebuena puede generar riesgos en la salud como dolor estomacal, inflamación e incluso intoxicación severa.



Los expertos recomiendan que lo primero que se debe hacer para no experimentar problemas estomacales a causa del recalentado es asegurarse que la noche anterior los alimentos se enfríen a temperatura ambiente y, una hora más tarde que hayan perdido todo el calor, colocarlos en el refrigerador.



Lo anterior es importante porque los alimentos calientes, pueden descomponerse, además de afectar a otros productos que ya se encuentran en el refrigerador. Pero ése no es el único efecto negativo si se introducen platillos calientes al frigorífico, puesto que este electrodoméstico gasta más electricidad de lo normal bajo estas circunstancias.



Refrigerar la cena navideña ayuda a que elementos típicos de estos alimentos como el camarón, puerco, crema y frutas que son sensibles a los cambios bruscos de temperatura, no se descompongan a pocas horas de su preparación.



Una vez que se disponga a comer lo que quedó del lomo enchilado o el relleno del pavo de la noche anterior, debe tomar en cuenta que cuando se colocan los alimentos al fuego éstos deben soltar el hervor o lo que es lo mismo esperar a que el platillo hierva.



Otro punto importante es: recalantar sólo la porción de comida que se va a ingerir, esto por comodidad, pero también porque entre más oscilé la temperatura de estos platillos, su descomposición se acelera.



Diversos nutriólogos coinciden en que cada vez que se recalientan los alimentos se pierden nutrientes debido a que las vitaminas y minerales son elementos muy sensibles al calor.



Un consejo más antes de que llene su plato con todos los alimentos de la cena de ayer: no se exceda. Recuerde que sobrecargar su estómago con el exceso de ingesta puede provocar diversos padecimientos estomacales como dolor abdominal, agruras y pesadez, por mencionar algunos.



Fuente: Excelsior

Rate this item
(0 votes)