Thursday, 22 de April de 2021

Jueves, 02 Julio 2015 01:43

El priismo poblano, echado para atrás




Written by  Julian Germán Molina

Después de los resultados obtenidos en las pasadas elecciones del 7 de junio, en el que la alianza del PRI-PVEM obtuvo nueve diputaciones y el PAN sólo siete de las dieciséis que estaban en disputa, lo que nadie esperaba, por lo menos en la capital del Estado


Después de los resultados obtenidos en las pasadas elecciones del 7 de junio, en el que la alianza del PRI-PVEM obtuvo nueve diputaciones y el PAN sólo siete de las dieciséis que estaban en disputa, lo que nadie esperaba, por lo menos en la capital del Estado, donde el voto urbano de los albiazules siempre ha sido consistente y en la última elección a Gobernador del Estado en 2010, con la alianza de los partidos que conformaron “Compromiso por Puebla” obtuvieron un triunfo inobjetable. Tal pareciera que el resultado del proceso aún no es creíble para los propios priistas, cuyas campañas fueron precarias y los apoyos de las viejas estructuras brillaron por su ausencia, ya que la gran mayoría de los liderazgos han sido cooptados por los operadores políticos del Gobierno del Estado.

 

Los tricolores, ni siquiera en el escenario más optimista llegaron a pensar que ganarían tres de las cuatro diputaciones de la capital, donde se han concentrado los proyectos más ambiciosos del actual Gobierno. Incluso en los casos de las candidatas de los Distritos 6 y 12 se mandaron candidatas con la etiqueta de perdedoras, a sabiendas que el voto panista en esos distritos es muy fuerte. Sin embargo, los triunfos que obtuvieron, más que a sus campañas, se debieron al malestar e inconformidad ciudadana que vio en el voto la oportunidad de manifestar su desacuerdo con las políticas públicas de la administración estatal que han afectado, de una u otra forma, sus recursos económicos y patrimonio.

 

Lo extraño del caso que aquí planteo es que para muchos militantes del PRI, desde su dirigencia estatal y municipal, incluida su bancada en el Congreso del Estado, tal pareciera que todo sigue igual. Esto significa que los diputados locales, recibiendo su cheque de 100 mil pesos mensuales que les proporciona el poder ejecutivo para sus gastos de gestión, y a cambio de ello apoyando las iniciativas de ley y reformas que impulsa la bancada del PAN y sus aliados; en otras palabras: no les ha importado ni interesado en lo más mínimo convertirse en una auténtica oposición, ni retomar los reclamos ciudadanos, ni demandas sociales que han llegado a plantearse en las oficinas gubernamentales y ante el propio Congreso. Mientras ellos estén bien, a los ciudadanos no hay quién los defienda, a pesar de que ellos viven del pago de nuestros impuestos.

 

Además de esto, llama la atención la falta de auténticos liderazgos al seno del Partido y su actitud de estar sólo a la expectativa de los acontecimientos, para buscar al final negociar sus propios beneficios y rentabilidad electoral. En otras palabras, ellos están metidos en sus negocios y en buscar quedar bien con el poder estatal y para muestra basta con mencionar la actitud asumida por diputados como Sergio Céspedes Peregrina, defendiendo a la Ley Bala y negándose a que la misma sea abrogada, a pesar de que el propio gobernador, desde el año pasado, propuso su abrogación.

 

Otro claro ejemplo es la ausencia de una postura firme de la diputada Silvia Tanús, líder de la bancada, ante la iniciativa presentada por los panistas para que sea el Gobierno del Estado quien asuma la prestación de los servicios públicos municipales, a través de organismos creados al efecto con la participación de los sectores social y privado, los servicios públicos de los municipios conurbados a la capital, tuvo que salir a dar una postura en contra de dicha iniciativa el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, Rafael Micalco, para descalificar la propuesta y, con el consenso de los demás partidos, para mandar el proyecto a su estudio en comisiones.

 

Con esas actitudes entreguistas y convenencieras, ¿creen poder recuperar la gubernatura en 2016?

 

Lo que nos demuestran a los ciudadanos es que la falta de unidad del partido es la primera tarea en la que deberán trabajar, si desean ser una alternativa real de gobierno en las próximas elecciones. 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus