Friday, 06 de December de 2019

Jueves, 07 Enero 2016 02:59

Los retos de Diódoro Carrasco al frente de la SGG




Written by  Julian Germán Molina

El nombramiento de Diódoro Carrasco como nuevo titular de la Secretaría General de Gobierno del Estado ya se veía venir desde principios del mes de Diciembre de 2015, ante la crítica situación que prevalece en el gabinete estatal y las pugnas internas que se desataron, a partir de la virtual designación de Antonio Gali Fayad como el candidato del morenovallismo a la minigubernatura para este año.


El nombramiento de Diódoro Carrasco como nuevo titular de la Secretaría General de Gobierno del Estado ya se veía venir desde principios del mes de Diciembre de 2015, ante la crítica situación que prevalece en el gabinete estatal y las pugnas internas que se desataron, a partir de la virtual designación de Antonio Gali Fayad como el candidato del morenovallismo a la minigubernatura para este año.

 

Señalo esto porque para nadie es un secreto que en la recta final del actual gobierno, ya se han desatado las intrigas y golpes bajos entre los miembros de la clase gobernante, entre quienes detentan los cargos de mayor relevancia de la administración y que ven muy cerca su salida o que buscan reacomodarse en el siguiente mandato en algunos casos y en otros, pensando en regresar a sus Estados de origen, ya que muchos de ellos no repetirán en sus posiciones.

 

Por ello la llegada del exgobernador de Oaxaca a la Secretaría General de Gobierno y quien se desempeñara como secretario de Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo, tiene varias lecturas para los miembros de la clase política, por ejemplo: entre los priistas de la vieja guardia, lo consideran como un buen interlocutor, con quien se puede entablar un diálogo abierto y de respeto, porque su experiencia y manejo de las situaciones están debidamente probadas; por ello es visto como un hombre institucional y que por su trayectoria política, no será presa fácil de aquellos que han visto al Gobierno como su patrimonio, desatendiendo los reclamos y demandas sociales de los sectores más vulnerables de la sociedad y de los distintos grupos políticos y organizaciones y que han utilizado a las instituciones como instrumentos para reprimir a los opositores, negándoles espacios para escuchar sus planteamientos.

 

Por ello, algunos priistas han señalado que aunque su llegada es tardía a la administración, puede darse un cambio radical en la forma de gobernar la entidad y ello será benéfico para todos los poblanos y los partidos políticos; aunque hay también algunos que afirman, que estará muy acotado y que aún con sus buenas intenciones y experiencia, no podrá salirse del script que se le dio y que la política interna no sufrirá cambio alguno, sino que se le colocó ahí, para evitar que en caso de que el PAN no retenga la gubernatura, no se queden expedientes comprometedores o documentos que pongan en riesgo a la actual administración y evitar se le puedan fincar responsabilidades, pero todo son meras especulaciones y sólo el tiempo nos dará la respuesta.

 

Por lo pronto, en su discurso de toma de protesta, señaló cuatro compromisos: “fortalecer la gobernabilidad democrática, respetar la división de poderes, implementar una política de diálogo respetuoso y dar seguridad y estabilidad a las próximas elecciones”. Tareas que se ven difíciles que logre cumplir, porque si de algo ha adolecido la actual administración es de la falta de apertura, falta de diálogo y sobre todo el aumento del descontento social entre diferentes grupos, lo que ha propiciado que exista una lista enorme de pendientes en todas las áreas de la administración, que se ve difícil se solucionen en los mejores términos, a menos que el nuevo secretario logre cambiar la actitud y forma de trabajar de los funcionarios de primer nivel, desde los secretarios del Gabinete, subsecretarios y directores de áreas, por ello, será interesante ver cuáles son los primeros resultados que arroja su gestión y hasta dónde es posible logre cambiar el rostro del actual Gobierno en la recta final.

 

Sobre la división de poderes y su respeto, me queda claro que conoce cuál es la situación que prevalece actualmente, por la percepción ciudadana y resultados de la labor del Poder Legislativo y el Poder Judicial, cuya independencia y autonomía han sido vulneradas y se han cerrado al diálogo y atención a las demandas ciudadanas.

 

Por todo ello, los retos del nuevo SGG son complicados, habrá que analizar hasta dónde los funcionarios entienden el mensaje y ahora sí, comprender que son servidores públicos, que se deben a los ciudadanos y dejen de lado sus protagonismos.

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus