Monday, 09 de December de 2019

Jueves, 10 Septiembre 2015 02:46

PAN-PRD: una alianza inconveniente




Written by  Julian Germán Molina

La posibilidad real de que se formalice en los hechos la alianza entre PAN y PRD, quienes, junto con la chiquillada de los partidos PSI y Compromiso por Puebla integrarían el grupo que apoyaría la candidatura del alcalde Tony Gali a la minigubernatura


La posibilidad real de que se formalice en los hechos la alianza entre PAN y PRD, quienes, junto con la chiquillada de los partidos PSI y Compromiso por Puebla integrarían el grupo que apoyaría la candidatura del alcalde Tony Gali a la minigubernatura, se ve cada vez más complicada; sobre todo, por los movimientos en la dirigencia nacional del partido del Sol Azteca y porque los saldos de dichas alianzas, por lo menos en Puebla, de acuerdo con los resultados de la pasada elección del 7 de junio, dejaron a los candidatos perredistas en un vergonzoso cuarto lugar en las preferencias electorales.

 

En el caso Puebla, en una evaluación de la rentabilidad política y aumento de la militancia, se han venido abajo, a pesar de que en un principio lo que se planteó para justificar la alianza en el 2010, era que se apoyarían a los alcaldes de los Municipios gobernados por el PRD y que habría posiciones para los militantes, que durante décadas lucharon en contra de las políticas de los gobiernos priistas. Hechos que nunca se cumplieron, ya que si profundizamos en una evaluación de los logros de las administraciones municipales encabezadas por perredistas, los pésimos resultados saltan a la vista, así como la nula incorporación de militantes en puestos de la administración gubernamental, ya que sólo llegaron personajes ligados a Los Chuchos desde el DF como el procurador Víctor Carrancá y el ex presidente estatal del PRD Miguel Ángel de la Rosa Esparza en una subsecretaría.

 

De ahí en fuera, los perredistas han sido ignorados y tratados en la actual administración como cualquier mortal, ya que los más beneficiados han sido personas provenientes de otros estados del país, situación que tiene molestos a la mayoría de militantes que hoy se preguntan para qué apoyar de nuevo una alianza de partidos, si los beneficios serán como ya lo demostró la actual administración, para otros.

 

Sin embargo, personajes como el senador Luis Miguel Barbosa Huerta, promueven de nuevo dicha alianza, con la esperanza de que para 2018, los partidos apoyen su eventual candidatura al Gobierno del Estado, lo que ni siquiera los más crédulos lo ven posible.

 

De hecho en el balance, la alianza que se plantea se consolide y que pretende apuntalar la presencia de Luis Maldonado Venegas como líder moral del perredismo en el estado, quien atraviesa por muchas inconformidades y vicisitudes difíciles de sortear. A esta situación se  suma,  que varios perredistas de la vieja guardia hoy se encuentren ya como militantes de Morena, dispuestos a dar su capital político al candidato de dicho partido; de tal forma que los votos que aportaría el PRD poblano a esta nueva etapa de la alianza son muy pocos y hay incluso quienes, les han reclamado el abandono de los movimientos sociales que enarbolaron hasta hace siete años y que se han entregado a la voluntad del Gobierno del Estado en la pasada y presente legislatura, apoyando sólo las iniciativas del ejecutivo; aun cuando sean contrarias a las que ha aprobado el gobierno como el del Distrito Federal y demostrando con ello un completo alejamiento de los intereses de los ciudadanos. Por ell,o inclusive y cuando se lograra la Alianza para las elecciones de 2016, el voto de castigo de los perredistas que todavía siguen en el Partido y de los militantes de Acción Nacional que hoy se encuentran enfrentados con la administración del Gobernador, seguramente podrían inclinar la votación a favor del candidato del PRI, aplicando los poblanos aquel refrán que dice “más vale malo por conocido, que bueno por conocer”.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus