Monday, 28 de September de 2020

Jueves, 21 Mayo 2015 03:20

Homofobia y discriminación legislativa en Puebla




Written by  Julian Germán Molina

El pasado diecisiete de mayo se celebró el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia y el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.


El pasado diecisiete de mayo se celebró el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia y el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. De acuerdo con cifras dadas a conocer por el Consejo Nacional para prevenir la Discriminación, las personas que tienen una preferencia sexual distinta a la heterosexual enfrentan en su vida diaria y laboral en forma cotidiana la discriminación, señalando que el 42.8 por ciento de la población considera a la policía como el grupo más intolerante con las personas homosexuales, bisexuales y lesbianas; el 52 por ciento señala que el principal problema que enfrentan en forma general es la discriminación; el 26.2 por ciento enfatiza en la falta de aceptación; el 6.2 por ciento hace alusión a las críticas y burlas.

 

Entre otros datos a resaltar, se detectó que 70 por ciento de la población en el país cree que no se respetan los derechos de los homosexuales, ya que al menos 4 de cada 10 mexicanos, no aceptarían que convivieran en sus domicilios y con sus familias.

 

Uno de los fenómenos que se derivan de esta actitud homofóbica es la violencia, ya que de 1998 a 2008 se abrieron 689 expedientes por agresiones contra estos grupos, entre las que se cuantifican homicidios y agresiones graves.

 

En 1990, la organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la clasificación internacional de enfermedades, considerando a ésta como una variación natural de la sexualidad humana por lo que no se le puede considerar como una condición patológica. A pesar de todos estos avances a nivel mundial, en México siguen prevaleciendo las prácticas y actitudes discriminatorias en contra de los grupos de homosexuales, bisexuales y lesbianas que se traducen en la falta de políticas públicas acordes para atender sus derechos humanos y brindarles condiciones adecuadas para integrarse a la sociedad como cualquier ciudadano. Por el contrario, en temas como el acceso a los servicios de salud, se escatima en el servicio y los medicamentos, excluyéndolos de los demás derechohabientes que acuden a los centros que brinda el Estado.

 

Pero la discriminación de la que son víctimas estos grupos, también llega a los órganos legislativos, donde nuestros representantes, como en el caso del Congreso del Estado de Puebla, no ocultan su homofobia y prácticas discriminatorias, anteponiendo su forma de pensar e intereses de sus partidos a los cambios que ha venido sufriendo nuestra sociedad, desde hace más de veinte años. Ya que al recibir el exhorto que les envió el Senado de la República para que inicien el análisis para la aprobación del reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, los diputados del PRI, PAN, PT y Nueva Alianza, afirmaron que “los poblanos no estamos preparados para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, pues es una sociedad conservadora”.

 

Aunque algunos diputados plantearon abrir una consulta ciudadana sobre el tema, el PRD manifestó su apoyo a esta reforma del Código Civil. Aunque el PAN por voz de Jorge Aguilar Chedraui y Eukid Castañón Herrera, de plano cerró la posibilidad de que su partido apoye una reforma de tales características, bajo el argumento de que no está considerada dentro de la agenda legislativa y de que es una postura del blanquiazul a nivel nacional en contra de legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo. Lo que significa que de no aprobarse abrir una discusión y análisis a una iniciativa sobre el tema —ya que el PAN tiene mayoría en el Congreso junto con otras fuerzas que le son afines—, el exhorto del Senado quedará sólo en eso y será archivado sin mayor trámite legislativo.

 

Pero después nos asustamos que prevalezcan en la sociedad poblana la intolerancia y discriminación hacia estos grupos y aumenten los casos de violencia en contra de ellos. Si desde el propio Congreso no existe la apertura ni sensibilidad para analizar estos temas, que a nivel mundial en diversos países se han aprobado reformas para legalizar dichos matrimonios, que de todas formas pueden autorizarse en Puebla, por la vía del juicio de amparo, sin que nuestros flamantes legisladores puedan hacer algo al respecto. Pero quizás cuando eso ocurra, se darán cuenta del error en que viven.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus