Saturday, 05 de December de 2020

Martes, 28 Julio 2015 02:40

¿Anaya quiere la presidencia del CEN para buscar la Presidencia?




Written by  Arturo Rueda

Al momento, no hay fecha para que Ricardo Anaya venga a Puebla en gira por la disputa de la dirigencia de Acción Nacional que lo enfrenta con Javier Corral. Y aunque todo se maneja de forma tersa, en privado hay preocupación por lo que ya parece ser una carrera desbocada del queretano para usar el CEN como trampolín para construir su candidatura presidencial, desplazando a sus anteriores benefactores, al gobernador poblano y al chihuahuense Madero


La noche del 25 de octubre de 2014, cuando Gustavo Madero ya había solicitado licencia como dirigente nacional del PAN y encargado la silla a Ricardo Anaya, “El Joven Maravilla” se sinceró ante las cámaras de Azteca 13: entrevistado por la periodista Katia D’Artigues para su programa Katia 360, ante la pregunta sobre el sueño o aspiración de su vida, el queretano reconoció que su máximo anhelo es llegar a ser Presidente de México. “¿A quién no le gustaría?”, responde con candor el “Joven Maravilla”, sin ignorar que tal pretensión lo enfrenta directamente a sus dos máximos valedores: Rafael Moreno Valle y Gustavo Madero.

 

Al momento, no hay fecha para que Ricardo Anaya venga a Puebla en gira por la disputa de la dirigencia de Acción Nacional que lo enfrenta con Javier Corral. Y aunque todo se maneja de forma tersa, en privado hay preocupación por lo que ya parece ser una carrera desbocada del queretano para usar el CEN como trampolín para construir su candidatura presidencial, desplazando a sus anteriores benefactores, el gobernador poblano y el chihuahuense Madero. La preocupación crece cuando se conocen los antecedentes de Anaya, conocido en Querétaro como un traidor de altos vuelos, capaz de apuñalar a su primer mentor, el ex gobernador Francisco Garrido Patrón, de quien fue secretario particular.

 

Tanto esfuerzo pone Anaya Cortes en distanciarse del consorcio Madero-Moreno Valle que quizá ya se lo está creyendo. En público y en privado, Anaya ha declarado que en caso de convertirse en dirigente nacional, Madero no tiene segura la coordinación parlamentaria en San Lázaro. Una entrevista con Mario Beteta la semana anterior, en la que Madero fue puesto contra las cuerdas y se vio obligado a reconocer que no buscaría la coordinación de la bancada de 108 diputados panistas, desató las especulaciones y abrió la puerta a Eukid Castañón, de colocarse al frente del rebaño.

 

Pero muchos empiezan a sospechar que Anaya trae su propio juego y en realidad prepara su candidatura presidencial para 2018 bajo el argumento que solamente él es capaz de unir a todas las facciones del albiazul en disputa, pues es el único capaz de sentarse a la mesa con tirios y troyanos.

 

La conformación de su Comité irritó especialmente a los morenovallista por la presencia indeseada de Josefina Vázquez Mota, con quien Moreno Valle tiene una larga lista de diferendos. Pero que la ex candidata presidencial haya sido incorporada al juego tiene un inconveniente extra: el manto de protección que, desde el CEN, brindará a Eduardo Rivera Pérez, a quien el régimen ya daba como molestia eliminada a partir de la amenaza de sus cuentas públicas.

 

Para nadie es un secreto que el ex alcalde poblano fue el único apoyo que en 2012 recibió la ex candidata presidencial Josefina: Lalo se la jugó con ella a muerte, por lo que es probable que Vázquez Mota devuelva el favor impidiendo su persecución judicial.

 

Tampoco gustó al morenovallismo la integración de Damián Zepeda como secretario general en la planilla. Los operadores del gobernador poblano exigieron esa posición como cuota de apoyo, pero Anaya se negó a entregarla y prefirió colocar ahí al perdedor de la alcaldía de Hermosillo, cuya experiencia nacional es igual a cero. ¿Qué puede aportar? Muy poco, excepto sumisión y lealtad absoluta al queretano.

 

Anaya, en su afán por marcar distancia con el proyecto poblano, fue poco generoso al respetar la cuota que ya tenía Moreno Valle en la dirigencia de Madero: solamente sustituyó a Blanca Jiménez con la diputada federal electa Genoveva Huerta. Pero no abrió más espacios. Por el contrario, firmó alianza con personajes como Santiago Creel, la propia Josefina, el panismo duro a través de Ernesto Ruffo o la candidata perdedora en San Luis, Sonia Mendoza.

 

¿De veras cree Ricardo Anaya en su proyecto presidencial a costa de desbancar a Moreno Valle y a Madero? ¿Hay Cumbres Borrascosas entre el morenovallismo y el queretano? Las respuesta podría darse pronto cuando Anaya visite Puebla en su gira. Del tamaño del evento que le arme el morenovallismo veremos qué tan bien o mal andan las relaciones. Si es que viene

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus