Saturday, 14 de December de 2019

Martes, 05 Enero 2016 02:46

La misteriosa desaparición de Blanca (o el viaje a las Europas)




Written by  Arturo Rueda

La senadora Alcalá abandonó con tanta prisa el país que ni siquiera se tomó el tiempo de grabar un mensaje navideño o de Feliz Año 2016 para subirlo a sus redes sociales y arrancar su comunicación política. En pocas palabras: a Blanca Alcalá, la construcción de su candidatura, le tiene sin cuidado.


En la senadora Alcalá hay algo de temple a toda prueba o de valemadrismo absoluto.

 

Cada quien encontrará mejor explicación a su anómalo comportamiento en el periodo vacacional.

 

Tan pronto se dio por cerrado el periodo ordinario en el Senado, y luego de dar entrevistas a Intolerancia, El Sol de Puebla y Síntesis en las que rechazó fehacientemente haber asumido la candidatura del PRI a Casa Puebla, abordó un avión que la llevó a territorio desconocido para tomar casi tres semanas de vacaciones.

 

Los mejor enterados dicen que se fue a uno de esos magníficos cruceros que recorren Europa del Este y sus capitales como Praga y Budapest, a través del Danubio.

 

En tiempos normales, no habría nada mejor que hacer durante el parón vacacional.

 

Pero en vísperas de jugarse la gubernatura, ausentarse de la batalla por casi tres semanas es, de plano, suicida.

 

No por el contexto al interior de su partido: si hemos de creer a las plumas morenovallistas que la destaparon fallidamente desde principios de diciembre, ella recibió la señal de Beltrones en la última semana de noviembre.

 

Con la confianza de haber recibido la “pinche señal”, Alcalá habría tomado la decisión de irse a recorrer Praga, Budapest y Bratislava, encargándole al Niño Jesús la “operación cicatriz” con Enrique Doger, Alberto Jiménez Merino, Mario Marín, Javier López Zavala, y el resto de pirañas tricolores que no ven con buenos ojos su candidatura.

 

También habría dejado en suspenso el armado de la estructura estatal que habrá de acompañarla en la aventura de recuperar Casa Puebla, arrancando desde la dirigencia que sustituirá a Ana Isabel Allende Cano, así como a su coordinador general de campaña, los veintiséis coordinadores distritales y los doscientos diecisiete municipales.

 

Asimismo, dejar para otro momento la negociación con los sectores del tricolor, especialmente con los dirigentes más conflictivos (o traicioneros) como Leobardo Soto.

 

La senadora Alcalá abandonó con tanta prisa el país que ni siquiera se tomó el tiempo de grabar un mensaje navideño o de Feliz Año 2016 para subirlo a sus redes sociales y arrancar su comunicación política.

 

En pocas palabras: a Blanca Alcalá, la construcción de su candidatura, le tiene sin cuidado.

 

Nada que ver con lo que ocurre en entidades como Tlaxcala, Tamaulipas, Oaxaca o Aguascalientes, donde los aspirantes no tomaron un minuto de descanso en sus actividades de promoción y atestaron las redes con mensajes navideños, así como de buenos deseos para 2016.

 

Hay que admirarle a Blanca su valemadrismo absoluto o su temeridad a toda prueba.

 

Si en Bratislava o Sofía se dio tiempo de revisar encuestas, es probable que hubiera acortado el tiempo de vacaciones: si tu probable rival —Tony Gali— te saca 16 puntos de ventaja según Parametría, quizá los viajes a Europa del Este serían una magnífica idea para después de la victoria… o de la derrota.

 

A los priistas los tiene desconcertados, nuevamente, el no activismo de Blanca.

 

A la misteriosa desaparición de la senadora, dicen, hay tres posibles explicaciones.

 

Una, su viaje de casi tres semanas a Europa es tratar con “el látigo de su desprecio” a la dirigencia nacional de Beltrones, que no quiso concederle algo que pidió a cambio de asumir la candidatura. Hizo berrinches, pues, y puso tierra de por medio.

 

Dos, que se trata de la enésima demostración de que la candidatura a la mini no le interesa, y nuevamente lo hace evidente ausentándose en las horas cruciales.

 

Tres, que un océano de inmensa soberbia la ahogó, y sabiéndose candidata, cree que no es necesario negociar con los grupos del PRI, y luego, hacer una campaña de intensa cercanía con los ciudadanos.

 

¿Cuál es la verdadera explicación a la misteriosa desaparición de Blanca Alcalá?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus