Thursday, 12 de December de 2019

Miércoles, 06 Enero 2016 03:15

El sudoku Tlaxcalteca pone en riesgo a Puebla: la conspiración de los Calderón




Written by  Arturo Rueda

El sudoku tlaxcalteca tiene en vilo a la alianza PAN-PRD que Moreno Valle apresura conforme a sus propios intereses. Pero Adriana Dávila es una piedra en el zapato que no esperaba. Por si fuera poco, se dijo que Felipe Calderón y Margarita Zavala son los principales instigadores de la senadora panista, pues saben que si ella no cede, el futuro electoral de Puebla y de Tony Gali estará en riesgo, con lo que Moreno Valle perdería toda posibilidad de pelear la candidatura presidencial


Sólo en el mundo del revés lo Principal sigue la suerte de lo Accesorio. Desde cualquier punto de vista, Tlaxcala es un apéndice socioeconómico de Puebla: su minúscula economía dependen de la poblana en un 70 %.  Pero en la política, ahora Tlaxcala es más importante que Puebla, y de lo que ocurra en la entidad vecina con sus desarreglos dependerá en buena medida el destino de nosotros los poblanos. Más absurdo e increíble no puede ser, pero es. Y a lo hecho, pecho. La comedia tlaxcalteca comenzó como la hoguera de las vanidades entre dos senadoras, Lorena Cuéllar y Adriana Dávila, una del PRD y otra del PAN, pero su rivalidad ya tiene implicaciones a nivel nacional, específicamente por las alianzas frenadas en Puebla y Veracruz.

 

El guion es más o menos así.

 

El Sol Azteca tiene una excelente candidata a la gubernatura de Tlaxcala en la senadora Lorena Cuéllar: fue presidente municipal de la capital por el PRI pero dejó el partidazo en buen momento ante las locuras de Mariano González Zarur. Se alió en 2012 a Andrés Manuel López Obrador y haciendo fórmula con Martha Palafox ganaron al PAN —que coló a Adriana Dávila como primera minoría— y dejaron al tricolor tlaxcalteca sin representante en el Coso de Insurgentes. Desde ese momento Lorena Cuellar se convirtió en la aspirante número uno a suceder al Loquito González Zarur.

 

El PAN también tiene una buena candidata en Adriana Dávila, pero en todas las encuestas aparece ligeramente menos posicionada que la perredista. Con el apoyo de Felipe Calderón se hizo de la candidatura panista en 2010, aunque perdió frente a González Zarur.  Su buena campaña le permitió colarse al Senado como primera minoría. Y ahora, tiene en sus manos el control de Acción Nacional en su estado para repetir como candidata con posibilidades de triunfo.

 

Recién llegado al cargo de dirigente nacional del PRD, Agustín Basave se puso como objetivo inmediato ganar la gubernatura de Tlaxcala con Lorena Cuéllar. Es el triunfo hipotético más a la mano y reforzaría su imagen. Por ello, condicionó las alianzas con Acción Nacional en Puebla y Veracruz a la declinación de Adriana Dávila y su apoyo a una coalición con el PRD.

 

Pero la senadora panista le dice un rotundo NO a la alianza con el PRD y nadie ha podido convencerla de lo contrario. Ninguna negociación prospera porque Dávila no quiere perder la posibilidad de ser gobernadora, y desafiante, amenaza que si el PAN nacional vende su declinación, ella irá por la vía independiente y reventará por fuera la coalición PAN-PRD, provocando la derrota de Lorena Cuéllar.

 

Basave tampoco se mueve de su posición, como evidenciaron las tribus que filtraron el audio publicado ayer en El Universal y no desean la alianza en Tlaxcala, aunque quizá sí la de Puebla.

 

Mientras tanto, y fuera de toda lógica, Mariano González Zarur se impuso y logró convertir en candidato a su delfín Marco Antonio Mena Rodríguez con el aval del presidente Peña Nieto y de Beltrones, pese a que las encuestas le dan escasas posibilidades por posicionarse como la continuidad de un gobernador sumamente desprestigiado, y quizá hasta odiado por los tlaxcaltecas.

 

Frente a la segura candidatura de Lorena Cuéllar por el PRD, más la de Martha Palafox por Morena, y la hipotética participación de Adriana Dávila por el PAN o como independiente, las encuestas mostraban que Anabell Ávalos Zempoalteca era la mejor opción. Pero González Zarur impuso a su delfín frente a la lógica electoral, así que cargará con todo el peso de la derrota.

 

El sudoku tlaxcalteca tiene en vilo a la alianza PAN-PRD que Moreno Valle apresura conforme a sus propios intereses. Pero Adriana Dávila es una piedra en el zapato que no esperaba. Por si fuera poco, se dijo que Felipe Calderón y Margarita Zavala son los principales instigadores de la senadora panista, pues saben que si ella no cede, el futuro electoral de Puebla y de Tony Gali estará en riesgo, con lo que Moreno Valle perdería toda posibilidad de pelear la candidatura presidencial.

 

Vaya embrollo: la Minúscula República Tlaxcalteca pone en vilo el destino de la Majestuosa Puebla. Algo va mal cuando lo Principal sigue la suerte de lo Accesorio. O, en otras palabras, cuando los patos le tiran a las escopetas. 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus