Thursday, 12 de December de 2019

Jueves, 03 Diciembre 2015 02:31

En el PRI ya empezó la fiesta: hay que abrocharse el cinturón




Written by  Arturo Rueda

Las últimas encuestas señalan que Enrique Doger creció gracias a su activismo mediático y se colocó muy cerca de Blanca, lo que obligó a la senadora a pisar el acelerador y arrancar la campaña mediática por su informe legislativo. Jiménez Merino también tuvo crecimiento, pero se mantiene lejano a los punteros. Lucero Saldaña quiso dar un golpe de efecto con la presentación de su 3de3, pero el tiro le salió por la culata ya que en sus declaraciones fiscales de 2013 y 2014 hasta el SAT le quedó a deber, o sea que no pagó impuestos. Del resto nada se sabe


La fiesta en el PRI ya comenzó. La música la puso Alejandro Murat al renunciar al suculento cargo de director general del Infonavit, para enfilarse en pos de la gubernatura de Oaxaca. Previamente, Lorena Martínez, la titular de Profeco, anunció su salida del puesto para finales de año con el objetivo de hacerse de la candidatura por Aguascalientes. Si no es la “pinche señal”, significa que los aspirantes han decidido jugar en el límite del reglamento para presionar al partido, que en los hechos es presionar al Presidente para apresurar la designación de candidatos. Y si ambos, que eran parte de su gabinete ampliado, decidieron entrar en rebeldía, qué se puede esperar de otros aspirantes.

 

Manlio Fabio quiso jugar a lo institucional, a poner orden en la caballada. Su primera jugada en ese sentido fue crear un modelo para resolver las candidaturas en los 12 estados donde habrá elecciones. Ese modelo fue el pacto de unidad firmado por los cinco aspirantes de Durango —Leticia Herrera, Héctor Arreola Soria, Oscar García Barrón, Ricardo Fidel Pacheco y Esteban Villegas— en el CEN. Cualquiera que sea el ganador, los demás habrán de apoyarlo.

 

Pero antes de que Beltrones pudiera amarrar otros pactos de unidad, los aspirantes han comenzado a reventar la carrera de forma agresiva. En el cierre de campaña del candidato tricolor en la elección extraordinaria de Aguascalientes, la titular de Profeco armó un mitin con porras a su favor y abucheos a sus rivales delante las narices del presidente del CEN. Tanta es la osadía de Lorena Martínez que fue la primera en plantear su salida del organismo federal para presionar a su partido.

 

Pero el verdadero golpe lo dieron los Murat con la renuncia de Alejandro al Infonavit. Por la cercanía de su padre con Los Pinos —fue el negociador tricolor en el Pacto por México y en su casa se reunían los presidentes de los partidos— se interpretó como la “pinche señal” en Oaxaca. Pero parece que no: que no se trata de un destape, sino que el joven decidió irse al desierto porque nada más no veía claro y los movimientos de los ex gobernadores Ulises Ruiz —a través de Eviel Pérez— y de Diódoro Carrasco —a través de Gutiérrez Candiani del CCE— lo pusieron en alerta. Ahora la postulación en Oaxaca arde.

 

Beltrones va el sábado a Tamaulipas a sesión del Consejo Político del tricolor que será presidida por Egidio Torre Cantú, el gobernador de ese estado. En una de las entidades más conflictivas del norte del país el presidente de la Comisión de Presupuesto avanza a paso decidido, pero su cercanía con el ex gobernador Eugenio Hernández Flores, perseguido por la justicia norteamericana, le pone un difícil hándicap. La “Comandanta Paloma” sigue apretando, pero se ha debilitado al igual que su padrino Osorio Chong.

 

Mientras Beltrones recorre prácticamente todo el país amarrando los pactos de unidad y apagando fuegos, en Puebla no hay noticias del capitán priista. No se sabe ni cuándo viene, ni con qué pretexto. Quizá porque hasta ahora todo ha sido muy aseado entre los principales aspirantes, quizá porque la plaza se da muy difícil o ya de plano porque el presidente del CEN está dejando las elecciones más complejas para el final.

 

Las últimas encuestas señalan que Enrique Doger creció gracias a su activismo mediático y se colocó muy cerca de Blanca, lo que obligó a la senadora a pisar el acelerador y arrancar la campaña mediática por su informe legislativo. Jiménez Merino también tuvo crecimiento, pero se mantiene lejano a los punteros. Lucero Saldaña quiso dar un golpe de efecto con la presentación de su 3de3, pero el tiro le salió por la culata ya que en sus declaraciones fiscales de 2013 y 2014 hasta el SAT le quedó a deber, o sea que no pagó impuestos. Del resto nada se sabe.

 

Los priistas poblanos resultaron muy institucionales, o muy apegados al hueso: nadie ha renunciado a sus cargos para ponerle presión a la jugada. Ninguna de las senadoras presentó licencia, y los delegados Vega Rayet y Jiménez Merino siguen muy acomodados despachando. Lastiri ni en su peor pesadilla dejaría la subsecretaría de Sedatu y así por el estilo.

 

Pero más tarde o más temprano, la revolución va a iniciar y de ahí comenzarán los cambios en cascada. El candidato a gobernador va a necesitar un nuevo presidente del Comité Estatal y un coordinador de campaña, y los perdedores en la carrera negociarán posiciones en las delegaciones. Muchos de los que están hoy se van a ir, y muchos de los desempleados de ahora van a encontrar acomodo. Es hora de abrocharse el cinturón.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus