Saturday, 14 de December de 2019

Jueves, 10 Diciembre 2015 03:07

La encomienda que EPN le dio a Blanca Alcalá




Written by  Arturo Rueda

La agenda de Blanca Alcalá en estos días no tiene un solo minuto libre. Ya sabe usted, son días de Palabras Mayores. Ayer dio paso a uno de los momentos más intensos de su carrera política. Nada más y nada menos que cumplir una encomienda presidencial directa que recibió la semana anterior. Una instrucción precisa de Enrique Peña Nieto


La agenda de la senadora Blanca Alcalá en estos días no tiene un solo minuto libre.

 

Ya sabe usted, son días de Palabras Mayores.

 

Ayer dio paso a uno de los momentos más intensos de su carrera política.

 

Nada más y nada menos que cumplir una encomienda presidencial directa que recibió la semana anterior.

 

Una instrucción precisa de Enrique Peña Nieto: sacar adelante su propuesta de crear una Secretaria de la Cultura.

 

No se quiere una construcción legislativa hueca, sino que al presidente le interesa un consenso casi absoluto de la comunidad cultural de México: creadores y promotores.

 

Y si alguien cree que las grillas políticas son intensas, no conoce los jaloneos tremendos de las grillas culturales en las que se tiran dentelladas por una beca.

 

Como diría el periodista español Juan Cruz: los literatos, creadores y promotores de la cultura todos los días desayunan EGOS revueltos.

 

Los trabajos de Blanca Alcalá ayer resultaron redondos, pues en su calidad de presidente de la comisión de Cultura en el Senado logró el consenso necesario con la difícil comunidad de México.

 

Atendió, escuchó, convenció, a un auténtico desfile de personalidades del ámbito.

 

Carlos Villaseñor, especialista en gestión cultural.

 

Luis de Tavira, dramaturgo.

 

Horacio Franco, flautista.

 

Mara Robles, académica de la UDG.

 

Eduardo Vázquez, secretario de Cultura del DF.

 

Eduardo Matos Moctezuma, oh sí, el gran arqueólogo.

 

Sergio Raúl Arroyo, antropólogo.

 

Natalio Hernández, poeta náhuatl.

 

Marco Antonio Silva, coreógrafo.

 

El cabildeo resultó mejor de lo esperado, por lo que ayer mismo la Comisión de Cultura de San Lázaro aprobó la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública. Luego de votarse en el Pleno, será enviada al Senado para que sea aprobada en los días restantes antes de que termine el periodo ordinario de sesiones.

 

Serán días cruciales, porque la República de las Letras, ligada a la izquierda, va a torpedear la iniciativa con el objetivo de que Peña Nieto no cumpla su compromiso.

 

Viene metralla fuerte contra Blanca, que tendrá a aguantar vara ante la crítica de los chairos.

 

A eso dedicará sus días y horas.

 

Y si le sobrara tiempo, hay muchos pendientes en su escritorio.

 

Ajustes a la Reforma Política del Distrito Federal.

 

Designación de magistrados fiscales.

 

Ambos asuntos de las comisiones del Senado en las que participa.

 

Y claro, las de la Junta de Coordinación Política de la que forma parte.

 

(Gracias a Dios, ya rindió su informe de la presidencia del Parlatino).

 

Si a alguien le contaron que andaba armando la estructura de campaña para cierto proyecto denominado minigubernatura o atendiendo operadores priistas de todo el estado, le tomaron el pelo.

 

En su agenda pueden aparecer tales actividades si es necesario, pero de momento, nada.

 

Nada es nada.

 

Los proclives a los destapes engañabobos harían bien en revisar la agenda de la senadora y las personas a las que recibe.

 

Aun así, hay oligofrénicos que creen que unos tuits son capaces de cambiar los tiempos de Los Pinos y de Manlio Fabio Beltrones.

 

Simplemente hilarante.

 

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus