Saturday, 29 de February de 2020

Miércoles, 22 Abril 2015 03:10

Hernández Deras, otro de los ahijados distinguidos de Elba Esther




Written by  Arturo Rueda

Entre Hernández Deras y Rafael Moreno Valle hay parentesco político, pues comparten una línea genealógica que se remonta, oh sí, a Elba Esther Gordillo. No podía ser de otra manera: el delegado tricolor moldeó su carrera política, incluida la primera magistratura de su estado, bajo el cacicazgo de La Maestra


“No soy Santa Claus”, respondió tajante el ex gobernador de Durango, actual senador y recién designado delegado del CEN tricolor en Puebla, Ismael Hernández Deras, ante el rosario de peticiones que recibió de los 16 candidatos a diputados federales de la alianza PRI-PVEM. A diferencia de las visitas esporádicas que hacía la yucateca Angélica Araujo, quien prefería despachar los asuntos del tricolor poblano desde el DF, el nuevo delegado ya ocupa oficina en el edificio de la Diagonal y mantiene supervisión estricta sobre lo que hace y no hace Ana Isabel Allende Cano, la conflictiva dirigente que con sus desplantes provocó la huida graciosa de todos los yucatecos enviados por Ivonne Ortega.

 

El ex gobernador de Durango viene a poner orden, pero se va a quedar esperando quien crea que una de sus prioridades será enfrentar a la administración estatal. Entre Hernández Deras y Rafael Moreno Valle hay parentesco político, pues comparten una línea genealógica que se remonta, oh sí, a Elba Esther Gordillo. No podía ser de otra manera: el delegado tricolor moldeó su carrera política, incluida la primera magistratura de su estado, bajo el cacicazgo de La Maestra —todavía presa y a la espera de recibir una libertad anticipada por avanzada edad—. Medios nacionales de comunicación como Excélsior lo incluyen en la lista de los ahijados distinguidos. Y vaya que lo fue.

 

Testimonios periodísticos, además de reseñar el apoyo que recibió de Elba Esther Gordillo para ganar la gubernatura de Durango, involucran al hoy senador en una de las coyunturas más complejas del cacicazgo político de La Maestra: Hernández Deras fue uno de los gobernadores que en 2006 participó en la traición a Roberto Madrazo, que se tradujo en el apoyo a Felipe Calderón para ganar las elecciones presidenciales de ese año. Como premio, incluso, coqueteó con abandonar la gubernatura de Durango para sumarse al gabinete del panista, hecho que ya no ocurrió, por lo que terminó su sexenio.

 

Versiones no confirmadas, incluso, señalan que como gobernador de Durango, Hernández Deras pactó apoyo financiero al candidato de Compromiso por Puebla, Rafael Moreno Valle, durante una cena realizada el viernes 26 de febrero de 2010 en Culiacán entre Elba Esther Gordillo y doce mandatarios priístas. El cónclave fue reportado por El Universal, y trascendió que La Maestra reunió a sus mandatarios afines para conseguir donativos para sus dos gallos, Moreno Valle y Miguel Ángel Yunes, quien al final salió derrotado en Veracruz.

 

Pero tan pronto abandonó la gubernatura de Durango, comenzó un progresivo alejamiento de las causas de “La Maestra” y a través de otro gobernador con quien compartió periodo, Miguel Ángel Osorio Chong, se quedó en el tricolor para llegar al Senado por segundo ocasión en su carrera. Precisamente es el poderoso titular de Cobián quien decidió enviarlo a Puebla para poner orden en el desastre de Allende Cano y conseguir, por lo menos, 8 de las 16 diputaciones federales en disputa.

 

La llegada de Hernández Deras es un upgrade para el tricolor poblano en la agenda de prioridades del CEN priista que acelera en la búsqueda de más triunfos. Su estatura política, ex gobernador de un estado de mediano peso —no una miniatura como Colima— y una larga experiencia en la operación electoral, le dan esperanza al PRI poblano que vive a la espera de las señales que envían desde el CEN y Segob.

 

El nuevo delegado, además, fue quien fijó la línea política de respuesta al discurso de Martha Erika Alonso sobre los candidatos “guapos”. Lejos de lanzar una ofensiva desde todos los frentes posibles, Hernández Deras apostó por un comunicado que decía poco y que, nuevamente, enfrió los ánimos de los pocos priistas que querían lanzarse a la guerra. Gracias al senador, parece, el pacto de Caballeros con Los Pinos no sufrirá mayores abolladuras.

 

Así, la línea política de Hernández Deras es clara: rescatar lo rescatable en el PRI, ganar al menos ocho distritos, no romper el pacto de caballeros con Moreno Valle —a quien une parentesco político con Elba Esther— y controlar los excesos de Ana Isabel Allende Cano quien, como escribió ayer el columnista Ricardo Morales, busca la candidatura a la minigobernatura para perder, pero en 2018 dar un salto al senado. Menudo trabajo le espera al ex gobernador.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus