Saturday, 29 de February de 2020

Martes, 28 Abril 2015 02:52

La muerte de Ruiz Esparza para poder salvar a Angie Ramírez




Written by  Arturo Rueda

Pero donde manda capitán, no gobierna marinero. Los intereses del morenovallismo depositados en Acción Nacional son superiores a los de Islas Maldonado, quien busca su plurinominal. La Amenaza Fantasma ya dio la orden de sacar la tarjeta roja, y la decisión será anunciada en los próximos días con algún pretexto, ya sean los consabidos “motivos personales”, o de plano recurrir a la enfermedad


Las cuentas no salen en el Distrito XI de Puebla capital. En todas las mediciones, las de un equipo y otro, sorprendentemente “El Capi” Ruiz Esparza aparece a la cabeza en un distrito fragmentado. La genialidad de Gerardo Islas de postular a un ex futbolista le resultó magnífica al partido turquesa y muy mala al morenovallismo. Angélica Ramírez no levanta cabeza, y en vez de asumir las responsabilidades en la desastrosa gestión de su campaña, ha convencido al Alto Mando que la culpa es de Nueva Alianza: Ruiz Esparza fractura el voto del PAN, lo que le da posibilidades en la contienda a Graciela Palomares del PRI-PVEM. Así,en el búnker morenovallista le han sacado la tarjeta roja al futbolista, quien en breve abandonará la cancha electoral para dejarle el espacio libre a la hija predilecta del Yunque, que todos los días en campaña recibe muestras de repudio en el distrito.

 

¿Por qué Ruiz Esparza le ha resultado atractivo al electorado del Distrito XI de la Angelópolis, al grado de colocarlo a la cabeza de las encuestas y darle la posibilidad a Nueva Alianza de ganar su primer distrito de mayoría en toda su historia?

 

Entrevistado ayer en el lanzamiento de #JuegoDeTroles, el encuestador Pepe Zenteno aventura una hipótesis que el grupo del gobernador se niega a analizar: la huelga de brazos caídos del panismo duro de los distritos XI y XII, quienes no se identifican con los candidatos postulados por el morenovallismo. Ese electorado que ve en Lalo Rivera a su ídolo, ha decidido abandonar a Ángel Trauwitz, Cabalán Macari y Angélica Ramírez.

 

Específicamente en el Distrito XI, el elector duro del PAN se identifica más con el ex futbolista Roberto Ruiz Esparza, que incluso ya fue diputado federal por el albiazul, ganando en 2003 el Distrito VI, aunque terminó la legislatura como independiente tras renunciar a Acción Nacional. En 2007 coqueteó con postularse por el PRI a la alcaldía de Puebla, aprovechando su cercanía al marinismo, pero finalmente terminó como abanderado turquesa para ayudar a Blanca Alcalá a ganar.

 

¿Merece la pena sacrificar a Ruiz Esparza para salvar a Angélica Ramírez, la candidata que tuvo la idea absurda de meterle un autogol al morenovallismo grabando un video sobre los usuarios descontentos con la línea 2 de RUTA?

 

Sí, si el objetivo es sacar adelante a toda costa a los candidatos de Acción Nacional, por muy malos que hayan resultado, y por más arrepentidos que se encuentren de las postulaciones aventuradas bajo la premisa de que el morenovallismo puede hacer ganar a cualquiera. A cualquiera sí, pero no a Angélica Ramírez, montada en un tobogán que no encuentra final, y para el que tampoco tiene respuestas, excepto culpar a Nueva Alianza de sus pesares.

 

La tarjeta roja al ex futbolista es una decisión especialmente dolorosa para Islas Maldonado, pues de la votación de Nueva Alianza en la cuarta circunscripción depende su diputación federal, situado en el tercer sitio de la lista plurinominal. Dado que Guerrero aporta muy pocos votos, y en el DF van en coalición parcial con el PRD, la pluri de Gerry depende de la votación que le dé Puebla, donde los turquesas esperan reeditar los 200 mil votos de la elección anterior. Sin el ex futbolista en la boleta será difícil llegar a la meta.

 

Pero donde manda capitán, no gobierna marinero. Los intereses del morenovallismo depositados en Acción Nacional son superiores a los de Islas Maldonado, quien busca su plurinominal. La Amenaza Fantasma ya dio la orden de sacar la tarjeta roja, y la decisión será anunciada en los próximos días con algún pretexto, ya sean los consabidos “motivos personales”, o de plano recurrir a la enfermedad.

 

Sacando a Ruiz Esparza de la cancha, ¿Angélica Ramírez podrá encabezar las encuestas y ganar el Distrito XI? Nadie lo sabe, especialmente si la hipótesis de Pepe Zenteno, la huelga de brazos caídos del panismo tradicional, resulta cierta. Pero en cualquier caso, esos panistas tradicionales, sin Ruiz Esparza en las urnas, de plano dejarán de ir a votar —alimentado el abstencionismo— o tendrán que decidirse a apostar por Grace Palomares, Karen Abraham o el candidato desconocido de Morena.

 

Pero si es cierta la huelga de brazos caídos del panismo tradicional, será demasiado tarde tratar de remediar el error. Angélica Ramírez se hunde, y para salvarla, decidieron sacrificar a Ruiz Esparza. 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus